Arrington demanda a Facebook por USD 25 millones

Arrington demanda a Facebook por USD 25 millones

por

Farándula legal en la Web 2.0

Michael Arrington, dueño de TechCrunch y todos sus sitios anexos, es una de las personas más influyentes de la blogósfera de alto nivel, y ese es un sitial que se ha ganado con trabajo duro, visión y una pluma aguda. De él hemos hablado en artículos como ¿Reventará la Burbuja Web 2.0? y es por algo.

Pues bien, Arrington está indignado, porque tuvo la ocurrencia de agregar a su perfil de Facebook la aplicación Movie Clique, y hoy se ha encontrado con que están usándolo para promocionarla. Ya que es una celebridad de la Web 2.0, a sus creadores les reporta créditos usarlo como emblema.

Es como si un día vieras a Kaká tomando café en el Starbucks y aprovecharas de hacer una tremenda campaña aprovechando su imagen sin preguntarle siquiera. Bueno, pues el código civil de USA contempla esos incidentes, y dice, en la sección 3344 que (traduzco libremente):

La ley permite el resarcimiento por daños, costas legales y compensaciones varias, así como daños punitivos y estatutarios no especificados, por un monto de hasta USD 750 por incidente en el caso en que una persona viera utilizados su nombre, voz, firma, fotografía, etc, en cualquier producto o servicio, o para propósitos de promocionar vender, o solicitar la compra de un producto o servicio, sin el consentimiento expreso de esa persona

Pues bien, los abogados de Arrington sostienen que por cada impresión de este aviso que mostramos en la imagen, se genera un incidente, lo cual multiplicado por las impresiones que Comscore ha medido para Facebook resulta en al menos USD 125 millones. Así las cosas, Arrington está dispuesto a llegar a un acuerdo extrajudicial por USD 25 millones.

De que tiene algo de razón, la tiene, pero pase lo que pase con este altercado, sentará un tremendo precedente para todos los sitios sociales: mal que mal, todas las miniaplicaciones se difunden viralmente cuando en el perfil de tus amigos les aparece que has añadido una de éstas. ¿No debieran pagarnos a todos nosotros cuando se valen de ello para promocionar una aplicación, por mucho que no seamos celebridades?

Fuente: TechCrunch