La revancha multiGPU

La revancha multiGPU

por

Mucha agua ha pasado bajo el puente de las soluciones de más de un procesador gráfico: CrossFire de ATi y SLI de NVIDIA. Hoy vemos brevemente el estado actual de las tecnologías y hacemos una pequeña reflexión al respecto. 

Cada vez más los procesadores gráficos se parecen a los centrales. Es que la tecnología en aceleradoras gráficas va tan rápido que es asombroso que no hayan habido incluso más compañías difuntas en el camino. Un desarrollo a grandes trancos, no falto de complicaciones y con solo el dinero justo y necesario para re-inventarse por completo de generación en generación. Hasta hoy. Un momento en el cual pareciera haber una pequeña calma en el desarrollo a nivel de metales y más a nivel de software, donde los controladores serán las armas del futuro.

 

Claro, tanto avance los puso a un nivel similar al de los procesadores, donde las unidades de computo por si solas ya no son suficientes, y la manera menos engorrosa de aumentar rendimiento parece ser sumar más unidades. Exacto, lo mismo que sucede con los procesadores centrales, comenzó una guerra de núcleos.

 

CrossFire y SLI en un comienzo parecieron ser soluciones peculiares y que mostraron un mínimo aumento en desempeño. Hoy ambas tecnologías han cambiado y evolucionado, de un SLI tosco, poco flexible y con débil desempeño, pasamos a una técnica con escaladas decentes, mayor flexibilidad y elegancia. No olvidemos que en el comienzo, al aplicar SLI debíamos reiniciar, para tener una configuración debían ser tarjetas idénticas – misma BIOS – y las placas madres no permitían espacio a la imaginación termal. Ni siquiera mencionemos los comienzos de CrossFire que con su horrible cable externo no merece ni palabras, pero que hoy, no solo brinda flexibilidad, sino ademas soporte en AMD e Intel. Las cosas han cambiado y seguirán cambiando, para bien.

 

CrossFire X es lo nuevo de AMD, una tecnología que permite conectar hasta un total de cuatro procesadores gráficos y en un futuro cercano cuantos queramos. Sin embargo lo interesante, es que no importa en que tarjeta estos estén montados, sino que existan. Podremos hacer configuraciones en base a dos tarjetas gráficas, tres o cuatro, o combinaciones de tarjetas con distinto numero de procesadores abordo, como es el caso de la Radeon HD 3870 X2.

 

SLI es lo mismo que nos ha presentado NVIDIA, y que ha refrescado de vez en vez. En este caso, no solo veremos capacidades para tres tarjetas, como ya existe en la actualidad con 3-way SLI, sino también la posibilidad de ver dos tarjetas de doble procesador gráfico en modalidad Quad SLI, algo que vimos en el pasado sin mayor éxito.

 

Ambas tecnologías en la actualidad nos amplían nuestro abanico de posibilidades y si en el pasado SLI o CrossFire eran solo considerados para sistemas tope de linea, iremos viendo poco a poco como esta tecnología es transversal a las gamas de productos. Desde soluciones de gama baja, usando Hybrid SLI o Hybrid CrossFire, hasta lo máximo en potencia con configuraciones de tres, cuatro o más procesadores gráficos.

 

Por lo tanto no se alarmen si en el futuro se encuentran con que ustedes mismos consideran una solución multiGPU, cuando en el pasado las odiaban. Todo radica en la flexibilidad y en la escalada de rendimiento, dos aspectos en los que hoy, los principales lideres en desarrollo gráfico, están trabajando.

 

Comente este artículo