El día llegó: IPv6 empieza a llenar los tubos de Internet

por

461 posts

mapa-de-la-interweps.jpg

Hace tiempo venimos escuchando que la internés se nos está quedando chica. Que los 232 = 4.294.967.296 números IPs que provee la versión actual del Protocolo de Internet, IPv4, no son suficientes para satisfacer el explosivo crecimiento que ha tenido la web, y que tarde o temprano tendríamos que cambiarnos a una casa más grande. Algunos por ahí decían que de no hacerlo el mundo se partiría en dos.

Bueno, así no será la cosa: la red se está actualizando.

La IANA — o Agencia de Asignación de Números de Internet — dio ayer el primer paso hacia la plena adopción del IPv6, al agregar los registros correspondientes a seis de los 13 servidores de dominio “madre” de internet. Los llamados “root servers”, que son los que están al tope de la pirámide de los servidores DNS, y que son los que permiten que al escribir “f-a-y-e-r-w-a-y-e-r-.-c-o-m” efectivamente llegues a este lugar y no a cualquier antro de la globósfera.

Esto significa que dentro de un tiempo tendremos un total de — respira hondo — 340.282.366.920.938.463.463.374.607.431.768.211.456 direcciones, que como bien ejemplifica la Wikisanta, serían algo así como 430 trillones de direcciones por cada pulgada cuadrada de la superficie de La Tierra.

Sí, haaartos.

La mayor diferencia entre ambas está en que IPv6 usa direcciones de 128 bits, y no 32 bits como lo hace IPv4 (dato: cada número es un set de 8 bits, 4×8 = 32). Si estas últimas son del tipo 64.233.187.99 (ping google.cl), las nuevas serían algo así como 2001:0db8:85a3:08d3:1319:8a2e:0370:7334.

¿Bueno, y?

¡Y eso pues! Un detalle interesante que entrega DownloadSquad es que al no haber escasez de direcciones IP, nos ahorraríamos un montón de dolores de cabeza a la hora de configurar redes, ya que todos los dispositivos de red de nuestras casas podrían tener un IPs públicos, es decir, no más redireccionar puertos o configurar tablas de NAT o cuánta cosa más. Eso sí, es cierto que eso también dejaría a los dispositivos más vulnerables, ya que estarían “al descubierto“.

En fin. Si bien con IPv6 cambiará la estructura de números IPs en la red, eso no implica que vaya a modificarse el uso de los dominios en sí. Y algo que obviamente tampoco cambiará son el lote de cables y cables que tenemos conectados alrededor del planeta — lo que claramente revoca la teoría de los que pensaban que el planeta se partiría en dos: ¿que acaso no se les ocurrió que esa inmensa malla podría contener a las dos mitades?

Link: IPv6 Addresses for the Root Servers (IANA.org, vía DownloadSquad)