BeOS resuscita como Haiku

por

Hoja que cae sobre el agua. Es la hora del alba.

Ok como poeta de haikus soy una bazofia, pero lo que no es una bazofia es Haiku, un sistema operativo desarrollado por Bruno de Alburquerque, ingeniero de Linux y desarrollador Open Source.

Haiku pretende ser un clon recauchado de BeOS, un sistema operativo que a fines de los 90 no tuvo el esperado éxito comercial y pereció no sin antes sorprender gratamente a todos los que tuvimos la oportunidad de probarlo.

Era un sistema edificado sobre un microkernel modular que ofrecía revolucionarios avances para la época: sistema de archivos FAT64 (que no sólo era de 64bits sino que permitía buscar mediante querys) enfoque particularmente eficiente para tareas multimedia, facultades multitasking sorprendentes y en general, responsividad casi instantánea para cualquier tarea de escritorio.

Sin embargo, de poco le valió ser superior a Windows 98 porque un par de años después apareció Windows XP y su superioridad ya no era tan evidente, por no decir que la falta de aplicaciones, drivers y difusión lo hacían poco atrayente por bueno que fuera a nivel estructural.

Con Haiku, los desarrolladores aspiran a lograr que siendo un proyecto Open Source aparezcan más interesados en probar el sistema y desarrollar aplicaciones para él.

La idea de fondo, o mejor dicho el nicho que quieren llenar, es el de un sistema operativo open source pensado puntualmente para su uso de escritorio. Los OS actuales ofrecen una versatilidad tal que puedes destinarlos a servidores o productos embebidos, pero en el uso de escritorio lo que importa es liviandad y respuestas inmediatas.

El sistema es de código abierto y puede descargarse aquí. Pesa sólo 60MB y usa muy pocos recursos… a ver si esta noche lo descargo para probar.

Fuente: Ars Technica

Nota aclaratoria: En rigor, el proyecto Haiku lleva años desarrollándose, pero la presentación del Sr. De Alburquerque durante el fin de semana, en la Southern California Linux Expo, sirvió para hacer una presentación oficial, actualizar a los que ya lo habían oído nombrar, y conseguir algo más de figuración y tal vez apoyo.