Netflix y su aparato de video online

Netflix y su aparato de video online

por

Era una tarde apacible en mi trabajo y entonces un ladrillo cayó del techo y al golpearme en la testa me iluminé: "Video Online", me dije, "ese es el futuro". Pero no pensé en video online al PC, sino video online a la TV que tienes en la pieza o en el living. Entonces busqué... y ya lo habían inventado.

Si resulta, pronto lo veremos por latinoamérica

Cada vez que informamos sobre un nuevo invento que promete revolucionar la manera en que la gente de los países desarrollados se transporta, se comunica o se entretiene, es inevitable observar que: “Si todo sale bien, lo tendremos en latinoamérica en X meses”. Entonces se me ocurrió pensar

¿En qué se diferencia la tecnología de otras industrias? Yo lo veo así: si van a lanzar un nuevo servicio, aparato, computador, móvil o transistor, primero lo prueban en países desarrollados y, si funciona, lo masifican a países emergentes. Si pensamos en cosméticos, medicamentos y alimentos, se da el caso contrario: primero lo prueban en países con regulación débil y si a nadie le sale un tercer brazo, lo venden en el primer mundo.

La noticia de hoy apunta al primer caso, un tipo de producto que puede convertirse en un commodity a mediano plazo. Cuando eso ocurra los quiero ver a todos diciendo “Lo leí primero en CHW” porque no aguanto a los adúlteros de la información.

Pequeña Cronología

Estimado lector, a lo mejor usted no estuvo ahí  cuando mataron a JFK, Matin Luther King o John Lennon, pero sabe que esas cosas ocurrieron. En tecnología, en cambio, hay cosas que mucha gente no sabe que ocurrieron, y da por sentado que el estado actual de las cosas no es el fruto de una larga evolución sino de un estado instantáneo. Como eso no es así, siento que debemos hacer una cronología para mostrarles cómo llegamos a la manera en que hoy se concibe el arriendo de una película:

  1. En un principio fue el Verbo
  2. Vinieron muchas guerras, imperios, civilizaciones y llegaron los años 80
  3. Se masificaron los VHS en USA, mientras en latinoamérica seguíamos con TVs blanco y negro.
  4. Llegaron los VHS a latinoamérica y rentamos películas en videoclubes de barrio, en USA se masificaba Blockbuster
  5. Llegó Blockbuster a latinoamérica, necesitaban tener a quien rentarle todos los VHS que en USA dejaron de rentar porque inventaron el DVD
  6. Llegaron los DVDs a latinoamérica, durante unos pocos años anduvimos a la par con USA.
  7. Mientras Blockbuster permanecía fuerte en latinoamérica, en USA surgió un competidor que sería su perdición: Netflix.

Yo sé, me salté cosas tan importantes como el disco láser, el modo EP, los videos de 6 cabezales y las palomitas de microondas, pero olviden eso por un momento. La clave está en esa empresa con nombre de soldado galo: Netflix.

¿Qué es Netflix?

Cuando a alguien le preguntan para qué sirve la internet el pensamiento instintivo es “porno”, pero ciertamente hay otros usos y dependiendo de la industria en cuestión puede pertenecer a tres conjuntos bastante dispares entre sí:

  1. Aquellas industrias en donde la internet sencillamente no sirve o constituye un reemplazo muy pobre de la experiencia real (turismo virtual? puaj!)
  2. Aquellas en donde la internet es un reemplazo aceptable para medios tradicionales con ventajas y desventajas respecto de estos. Por ejemplo, para efectos de informarse un diario en papel y un medio electrónico son soluciones aceptables, pero un periódico en papel no tiene un hilo de discusión y un blog… bueno, no te puedes limpiar con un blog aunque con algunos dan ganas.
  3. Finalmente, hay industrias en las cuales el concepto tradicional involucra una plataforma de atención humana que hace de interfaz para ingresar los pedidos a un computador o un sistema integrado de ellos.

Del tercer conjunto, tenemos que decir que en esas empresas el factor humano es el eslabón más débil, pues es caro (malditos empleados insisten en ganar un sueldo digno!), es lento y caro de escalar (los muy altaneros se niegan a trabajar 25 personas en un cubículo) y finalmente está sujeto a diversos errores en el ingreso de los datos o, como dicen, los errores de capa 8 y capa 9, en donde la capa 9 es el supervisor que se para detrás tuyo y te dice cómo hacer tu trabajo.

Es en la industria del tercer conjunto en donde una plataforma web bien diseñada permite saltarse la interfaz humana, la digitación de los datos escuchados telefónicamente, y atender en una forma más rápida, más directa y fácilmente escalable a miles de clientes simultáneos. Tiene sus desventajas, claro, pues como todos los cambios el paso de estas industrias a plataformas web tienen una curva de aprendizaje, pero a la larga terminan por imponerse. Por poner un ejemplo, las aerolíneas han visto con satisfacción cómo la reserva de vuelos en línea ha desplazado casi por completo lo que era un trabajo casi totalmente externalizado -y pagado- a agencias de viaje y yendo más lejos, eventualmente, cuando se logre superar las fallas de seguridad e integridad, incluso se hará común que las elecciones en las diversas democracias del mundo se realicen por via web.

Fue en este contexto que Netflix se metió en el negocio del alquiler de películas por via web, empezando en 1998 por un sistema tradicional y evolucionando a un sistema de suscripción de tarifa plana en donde te van enviando películas a medida que vas devolviendo las que recibes. Eventualmente la empresa siguió desarrollando la plataforma web y desarrolló un sistema en donde los clientes podían recomendar películas o ponerles nota entre muchas otras opciones que incrementaron la participación de los suscriptores hasta convertir la empresa en una verdadera plataforma social.

Con estas innovaciones, Netflix fue poco a poco desbancando la hegemonía de BlockBuster, que cuando se metió al negocio del arriendo online y la tarifa plana el 2004 descubrió que su competidor había patentado dos de las tecnologías que ellos pretendían usar.

Pese a que otros han intentado meterse en el feudo de Netflix -y BlockBuster ha seguido insistiendo en este canal- muchos quedaron en el camino, empezando por Wal Mart que después de haber lanzado un servicio de arriendo online terminó dándolo de baja y sustituyéndolo por un acuerdo cruzado con Netflix.

Para terminar, vale la pena señalar que aunque Netflix ha considerado expandir el negocio a otros países, para cuando quiso hacerlo encontró que otros habían copiado su modelo, e incluso que BlockBuster había aprovechado su presencia internacional para ofrecer en otros países lo que Netflix se les adelantó en ofrecer a los estadounidenses.

El video online ¿Amenaza u Oportunidad?

Ante la arremetida de los sitios de video online a partir del 2005, muchos pensaron que las cadenas de arriendo de películas perderían terreno. Hay dos razones que han impedido que aquello ocurra: primero, las productoras no tienen intenciones de regalar su material y han luchado tenazmente contra la publicación de los contenidos protegidos por copyrights. Segundo, la calidad y extensión de los videos online todavía no puede competir contra un buen DVD en tu reproductor favorito.

Netflix anunció hoy que piensan lanzar un set top box para la reproducción de contenidos online en tu TV, mediante una suscripción que probablemente esté incluída en la tarifa plana de su sistema actual, el cual te permite efectivamente ver una cierta cantidad de películas online en tu PC, donde el número varía de acuerdo al plan que
tengas contratado.

¿Será buena idea lanzarse a un mercado en donde Apple ya tiene un dispositivo que ha sido alabado por la prensa especializada? Reflexionemos un poco.

No hay que llegar primero

Dice la canción que no hay que llegar primero, sino saber llegar. En realidad, pienso yo, es una mezcla de las dos cosas. Si bien para las estadísticas la idea de Netflix es sólo una iteración del concepto que Apple introdujo con su AppleTV,  que en el keynote de Septiembre 2006 recibió el nombre tentativo de iTV,  lo cierto es que el invento de Apple no ha tenido el éxito esperado y hasta antes de la navidad habían vendido apenas 400.000 unidades desde su lanzamiento en enero 2007. ¿Por qué pasó esto? Bueno, básicamente, porque Apple no logró forjar con los estudios cinematográficos una alianza tan conveniente como sí tiene con las disqueras y que es la clave del éxito de iTunes.

Pero es un error pensar que el AppleTV fue el primer set top box en ofrecer películas por internet. Ya en el 2003 Disney había presentado un servicio llamado MovieBeam, que fracasó por una razón que también afecta al AppleTV: acá la idea es satisfacer una necesidad, y a la gente le da lo mismo si se satisface gracias al viejo cartero que te trae el DVD de Netflix, gracias a la película pay per view que Amazon hace llegar a tu TiVo o si acaso la magia de la internet la manda a tu set top box conectado a internet. Mientras para nosotros Geeks el hecho de utilizar la internet como canal de difusión es maravilloso y es un mérito en sí, para el resto de la gente es anecdótico: si es más caro, más lento y encima tienes que comprar un aparato adicional a tu reproductor de DVD… entonces ¿Cuál sería el objeto?

Netflix esta plenamente consciente de eso, pero además sabe, como también sabe Microsoft, que en el futuro se terminará por imponer el streaming de video HD. En la práctica, el director de Transformers, Michael Bay, dice que Microsoft ha subsidiado el formato HD-DVD sólo para mantener el mercado dividido entre éste y Blu Ray, cosa de alzarse como el gran unificador (y cosechar los beneficios) cuando el streaming de video HD se perfeccione y masifique.

Cuando decimos, entonces, que Netflix quiere “saber llegar”, es porque su intención no es lanzar un reproductor propio, sino contribuir con contenido y con el desarrollo ingenieril para tener no un “reproductor Netflix” sino muchos modelos “Netflix Capable”. Tal como lo leen, la prensa especula que el plan introductorio sería darle al reproductor híbrido LG (que acepta HD-DVD y Blu Ray) la capacidad de conectarse a internet y reproducir títulos de la biblioteca Netflix siempre y cuando su dueño sea socio de la cadena.

Netflix no se ha casado con ninguna marca y lo de LG es sólo especulación, además que sería sólo el primer paso de una generación de reproductores Netflix Capable, pero para qué negarlo, la idea de un aparato que toque HD-DVD, Blu Ray y acepte streaming de video HD suena brillante.

Para cerrar, y antes de llenarnos la boca diciendo: “es una idea genial”, hay que  tener presente que la idea está en pañales, y que incluso si se masifica tenemos el gran problema de que Netflix es una compañía basada puramente en USA. Evidentemente, nada impide intentar ver una película de Netflix desde latinoamérica si es que alguna vez aceptan membresías foráneas pero, con los precios y la calidad de las conexiones de banda ancha en este lado del mundo… ufff, más nos vale que BlockBuster copie la idea pronto y sea lo suficientemente humilde para lograr un acuerdo cruzado.

Fuente: Ars Technica