Impresiones del MacBook Air

Impresiones del MacBook Air

por

Estuvimos en su lanzamiento, luego lo manoseamos y fotografiamos. Tres días más tarde, luego de haber digerido impresiones y conversado con medio centenar de personas al respecto, les entregamos nuestras impresiones de este singular equipo portátil.

El Macbook Air, es probablemente uno de los productos más esperados por parte de los fanáticos de Apple y de la tecnología en general. Desde que el Powerbook G4 de 12″ fue descontinuado, quedo un enorme vació que solo fue llenado parcialmente más tarde, con el Macbook de 13,3″.

Los equipos de tamaño menor, aquellos llamados sub-notebooks han tomado gran importancia en el ultimo tiempo. Hoy por hoy, no basta con tener un computador en casa, sino ademas buscamos movilidad. ¿Pero a que le llamamos movilidad? Un portátil con pantalla de tamaño completo, puede ser una buena solución para mover desde el trabajo o la universidad hasta nuestra casa, sin embargo cuando estamos todo el día en la calle, de reunion en reunion, en conferencias o viajes, necesitamos de equipos que cumplan con las siguientes características:

  • Que pese menos de 1,5 kilogramos
  • Que sea pequeño (en todas sus dimensiones)
  • Que tenga gran autonomía de batería

La potencia, si bien es deseable, puede ser dejada de lado. Estos equipos son utilizados para tareas básicas, como mensajería instantánea, telefonía IP, Internet, correo electrónico, presentaciones y uso multi-media moderado. Es así como se agradece enormemente parlantes de gran calidad y por sobre todo, lo que nombramos anteriormente, autonomía.


Cuando estamos corriendo, de un lugar a otro, necesitamos de a lo menos 5 horas de autonomía. Estamos hablando del mínimo, y una autonomía que varios del rubro logran, como los exponentes de Fujitsu, Lenovo y en menor medida Asus. Así mismo la posibilidad de llevar con nosotros una batería extra también se agradece enormemente, para multplicar por dos nuestra autonomía total y lograr hazañas tales como ocupar nuestro computador durante todo el día o viajar desde Londres a Nueva York, trabajando en ese importante informe de fin de año.

 

Lo que Apple cree es un sub-portátil


El Macbook Air es una grandiosa obra de arte. Tal como otras obras de arte modernas  como el Ferrari Enzo, el Macbook Air centra todos sus esfuerzos en ser bello, dejando de lado la funcionallidad y el día a día.

En la parte ingenieril, nuevamente los diseñadores de Apple hicieron un gran trabajo. De la mano de Intel y sus proveedores – probablemente Quanta, Compal y/o Foxconn – lograron hacer un diseño extremadamente delgado. Intel se encargó de desarrollar un empaque de menor tamaño, para sus procesadores Penryn móviles. Si bien esto es trivial desde el punto de vista tecnológico, logra acercar más a Intel a la imagen cool de Apple Inc. Con esto hecho, el resto no es muy difícil de lograr, ocuparon discos duros de 1,8″, una batería muy delgada (pero de gran superficie) y las pantallas que actualmente ocupan en los MacBook.

 

Desde el punto de vista financiero, el MacBook Air, es sencillamente genial. Ocupando partes ya disponibles en sus lineas de producción, Apple reduce costos al ahorrar en bodegaje, logística y trato con proveedores (one stop shopping) y gracias a tener el logotipo de la manzana en su lado superior, puede tener un precio estratosférico y un margen que cualquiera en la industria se lo querría.

Porque claro, el Macbook Air no es caro, sino ridículamente caro. Su fabricación no es mucho mayor al de un Macbook tradicional, que solo cuesta U$1100 y debido a que se centra en ser delgado, deja de lado aspectos muy importantes, como el resto de sus dimensiones, conectividad y mantención.

 

Aquellos que ocupamos sub-notebooks no podemos vivir sin ellos por un día. En el caso del Macbook Air, luego de dos años, tendrás que vivir sin el por algunos días, mientras los secuaces del servicio técnico se las ingenian para cambiar su batería. Desde el punto de vista conectividad, este nuevo producto tiene sólo un puerto USB, no posee puerto Ethernet, ni Firewire ni entrada de audio.


El hecho que no tenga un puerto de red podría parecer perdonable, pero no lo es. Aun cuando trae conectividad 802.11n, esta última no es mucho más rápida que 802.11g en la vida real – aun cuando en el papel dice serlo – y sumado al hecho que no tiene grabador de DVD, cargar y descargar contenido de gran volumen desde este computador será una odisea.


Pero bueno, se supone ser un sub-portátil, y por ende sus características se centran en la movilidad y no en tareas pesadas. Hasta que analizamos el hecho que solo posee un puerto USB. En los tiempos que corren, donde existen posibilidades para estar conectados donde quiera que estemos – EVDO, HSDPA – y con la masificación de las tarifas planas, un sub-notebook parece una gran alternativa para esto. De hecho variados fabricantes ofrecen en su hardware conectividad de este tipo. Hasta ahí todo bien, pero el problema es que el MacBook Air no tiene una ranura para instalar una tarjeta de este tipo, por lo que solo quedaría ocupar un adaptador USB, en el único puerto USB que tiene. Asi, si queremos estar conectados a banda ancha donde queramos, no podremos conectar una camara de fotos, un mouse, una impresora, un disco duro externo y un largo etcétera.


En conclusión el MacBook Air es solo una gran obra de arte, pero que carece gravemente de funcionalidad. No es un sub-notebook debido a sus dimensiones. No es un aparato que pueda estar conectado 24/7. No es un portátil que entregue autonomía para un día entero. No es una estación de trabajo. No es un portátil económico. Solo es un portátil de Apple, muy bonito por lo demás, que no cumple con ninguna función en especial. Ahora, ¿Irá a ser un éxito en ventas? Eso es completamente impredecible, especialmente cuando hablamos de productos con un manzana incrustada en su superficie.

 

Comente este artículo