Enseñando a un robot a jugar a las canicas

Si viste el video y no entiendes nada, no te preocupes, existe una explicación. Un par de jóvenes ex empresarios de la industria robótica han lanzado una bebida energética llamada Mana Energy Potion — que según ellos, una botella equivale a dos Red Bull. Para promocionarla, no encontraron nada mejor que enseñarle a un robot industrial a jugar a las canicas (o bolitas, balitas, bochas, bolindres, metras, boliches, pelotitas o polcas) con bolas de bowling — y lo mejor de todo, publicaron las instrucciones.

Originalmente la idea era destruir un vehículo abandonado con bolas de bowling. Se consiguieron prestado un brazo robótico industrial y con un presupuesto de US$1.000 para el traslado e implementos, lo convirtieron en una catapulta y lo llevaron a un desierto en California. Ese es el sueño americano: Con perseverancia todos obtienen lo que quieren, sin importar que tan estúpida o inútil sea la idea.

Link: How To Make a vision-guided fireball-throwing catapult out of an ordinary industrial robot (via digg)