Cuestionan ventas del iPhone

por

Steve Jobs pecó de optimista en el keynote?

Era el 15 de enero y los ojos del mundo estaban posados en el keynote de Steve Jobs, en espera de los suculentos anuncios que el más indie de los geeks suele hacer en esa instancia año a año. Aunque los anuncios de productos nuevos fueron más conservadores que lo esperado, sí impresionaron las cifras de ventas que expuso, empezando por los 4 millones de iphones.

Hoy, Toni Sacconaghi de la consultora Stanford Bernstein, pone en evidencia una extraña discrepancia que podría indicar que las ventas del iPhone no son tan exitosas como se piensa.

Ayer, la operadora AT&T, quien tiene la exclusividad del iPhone en los Estados Unidos, reportó que ha activado alrededor de 2 millones de aparatos. Adicionalmente, los operadores europeos reportan haber activado unos 350.000. Si la cifra oficial de Apple al 31 de diciembre eran 3.75 millones, nos estarían faltando 1.400.000 iPhones que nadie sabe donde están.

Todos sabemos que hay muchos iPhones dando vueltas en los Estados Unidos y en países en donde no hay proveedores que lo ofrezcan, y que están siendo utilizados gracias al desbloqueo. La pregunta es ¿Es posible que realmente haya 1.400.000 iPhones desbloqueados activados a través de otras compañías?

Según Sacconaghi, no más de la mitad de este millón cuatrocientos estarían en esa situación, por lo que los otros 700.000 no pueden estar sino en el stock de tiendas que no han logrado venderlos. Es cierto, Jobs había despachado 3.75 millones de unidades, pero no suena tan bien si pensamos que, tal vez, hay un 18% de ellas arrumbadas y juntando polvo. Pensemos que si han acumulado ese stock, probablemente no se apuren en encargar nuevos cargamentos hasta que se deshagan de él, una circunstancia que desacelerará las ventas y podría llevar a que no se cumpliera el pronóstico de Jobs, de despachar 10 millones de unidades el 2008.

Esto a menos, claro, que decidan expandirse agresivamente a otros países que hoy dependen del desbloqueo. ¿Alguien dijo latinoamérica?

Fuente: Fortune