Intel Silverthorne: tataranieto de Pentium?

por

La nueva arquitectura que no era tan nueva

Hace algún tiempo, Intel anunció un nuevo procesador, nombre clave Diamondville, y a su hermano menor nombre clave Silverthorne, que con un consumo eléctrico del orden de los 2 Watts apuntaría al mercado de los dispositivos portátiles, embebidos, subnotebooks e incluso a un futuro OLPC 2.

El concepto con que Intel más insistió fue aquel de haber desarrollado toda una nueva arquitectura enfocándose en la portabilidad y el consumo, cosa de dejar en claro que no es un Penryn a dieta. Sin embargo, la descripción del nuevo CPU deja algunas sospechas en el aire:

Un CPU X86 de 47 millones de transistores, 25mm[sup]2[/sup], de hasta 2 Watts de consumo, diseñado para Mobile Internet Devices. Tiene un pipeline in-order de dos pasos, tiene FSB de 533MT, 56KB de caché L1 y 512Kb de caché L2. Está fabricado con tecnología CMOS High-K metal-gate de 45nm y se presenta en un paquete μFCBGA de 441 contactos.

El hecho de ser un CPU con pipeline in-order de dos pasos lo hace sin duda un tataranieto del primer Pentium pero, a diferencia del vetusto procesador, el Silverthorne tiene menos superficie y destina mucho espacio a caché, lo que significa que destina menos proporción a la decodificación de instrucciones. Es más, sus características lo harán competir directamente con los procesadores ARM basados en RISC, aunque todo indica que Mhz por Mhz rendirá menos.

Lo anterior no es tan terrible si pensamos que a 2Ghz el Silverthorne seguro puede derrotar a un ARM X8 de 600Mhz pero ¿Qué queda para el Diamondville que es aún más ahorrativo? Si es entre otras cosas un Silverthorne underclockeado, Intel terminará ofreciendo un CPU que, en el mejor de los casos podrá correr una distro ultra-ligera de Linux.

Fuente: Ars Technica