Benchs de Phenom post-corrección caché L3

Benchs de Phenom post-corrección caché L3

por

Fuerte impacto en rendimiento

Hace un par de días profundizamos en el problema que tenía la arquitectura detrás de Phenom / Barcelona en el TLB (Translation lookaside buffer) de su caché L3 y las opciones que tenía AMD para solucionar el problema antes del lanzamiento de su stepping B3.

La más directa entre ellas era la modificación de la BIOS de la placa madre, con el consiguiente impacto en rendimiento que tendría dicho overhead en los procesos. AMD, fiel a su propia ley de “100% de confiabilidad” ha impuesto que las BIOS por defecto de las placas madres incluyan el arreglo.

Hoy tenemos, en fríos números, el impacto que tiene el arreglo vía BIOS en un entorno real, y los números no se ven bien.

Las pruebas se corrieron sobre una placa MSI K9A2, y se ejecutaron sobre tres casos:

  • Phenom 9600 – TLB patch: Phenom 9600 con el parche
  • Phenom 9600 – no TLB patch: Phenom 9600 sin el parche
  • Phenom ES 2.3 GHz: Phenom de pre-producción overclockeado a 2,3 GHz.

Inicialmente se supondría que el Phenom ES sería virtualmente idéntico al Phenom 9600 sin el parche TLB, pero el NB de este último (ergo su caché L3) sólo corre a 1,8 GHz, en contraste con los 2 GHz que se supusieron en el lanzamiento de Phenom y presentes en el ES.

Ahora las pruebas serias: el subsistema de memoria (latencias y velocidad) fue el apartado más golpeado:

En test más generales, el impacto fue menos notorio, pero igualmente existente:

Fuente: The Tech Report