Según Greenpeace Nintendo es la más contaminante en electrónica

Según Greenpeace Nintendo es la más contaminante en electrónica

por

La organización ecologista Greenpeace ha publicado en su sexta “Greeners Electronics Guide”, un documento que recoge en una lista la valoración que han recibido diversas empresas relacionadas con esta industria según sus criterios de protección al medio ambiente

Para elaborar el listado se siguen dos criterios fundamentales: la no utilización de residuos tóxicos en la fabricación de los componentes y la existencia de un sistema de recogida de aparatos obsoletos o averiados para su reciclado. “Ambas cuestiones están relacionadas“, comentan desde Greenpeace. “El uso de productos químicos dañinos en dispositivos electrónicos dificulta un reciclaje seguro cuando son eliminados“.

Nintendo ha sido la primera compañía en obtener un suspenso absoluto, con una nota de cero, ya que no cumple ninguno de los puntos tenidos en cuenta en la valoración, como son la no utilización de PVC y BFR en sus productos, carecer de un tratamiento adecuado de contaminantes químicos o dar una información adecuada sobre sus servicios de reclicaje a sus clientes, entre otros.

Algo por encima de Nintendo se encuentran Philips, otra recién llegada a la lista, y Microsoft, con un 2 y un 2’7 respectivamente, ya que ambas siguen utilizando componentes químicos altamente contaminantes en sus productos (no obstante, Microsoft ha prometido dejar de emplearlos en 2011). Sony por su parte ha alcanzado una nota de 7’3 gracias principalmente a su sistema de recogida de residuos sobre todo en EE.UU. y en cuanto a la fabricación no se han especificado áreas concretas de toda su gama de productos.

En lo más alto de la tabla se encuentran Sony-Ericsson y Samsung, ambas con 7’7, ya que sus procesos de fabricación son los más limpios y poseen un sistema de reciclaje para sus productos, aunque éste aún debe ser pulido. Salvo Sharp, con un 4’7, el resto de empresas evaluadas, como Apple, Nokia, HP, Acer o Toshiba han logrado aprobar, pero a todas les queda trabajo por hacer según la organización ecologista.

FUENTE: MERISTATION