TS en evento de Telefonía Satelital de Iridium

TS en evento de Telefonía Satelital de Iridium

por

En las portadas de TecnoSquad muchas veces nos encontramos con celulares con tecnología de punta y armados con más funciones de lo que parece posible en un espacio tan pequeño. Sin embargo, existe un mundo olvidado de comunicación inalámbrica, en donde los celulares son usados en misiones de importancia crítica por empresas multinacionales e incluso gobiernos que requieren contar con comunicación en los parajes más remotos de nuestro planeta.

La relevancia de este mercado es tal que existen verdaderas constelaciones de satélites en torno a nuestro planeta para ofrecer este servicio y formando efectivamente una red de cobertura global a manos de una empresa específica. El día de hoy tuvimos la oportunidad de presenciar una presentación por parte de Iridium, una de estas compañías, y sus asociados que ya ven en nuestro país un jugoso mercado para sus operaciones, algo que no sorprende al ver nuestra compleja posición global y características geográficas, que van desde los desiertos del norte al frío antártico pasando por todo lo que hay en medio, que incluye profundos valles y lugares de acceso casi imposible.

No los molesto más y los dejo con el artículo del día, que habla de las posibilidades de la telefonía satelital enfocada a nuestro país.

En un lujoso hotel del centro de la capital la empresa Iridium (dueña de una constelación de 66 satélites de comunicación) junto con sus representantes de negocios Stratos y Tesacom expuso una presentación a una serie de personas que normalmente no veríamos reunidas en una sala: miembros de empresas de requerimientos de comunicación críticos (mineras, pesqueras, industria aeronáutica etc), representantes de las Fuerzas Armadas, miembros del gobierno y su siempre dispuesto reportero en terreno tratando de ampliar su conocimiento de cualquier tema de interés.

Lo que reunía a personas tan disímiles era la presentación de un servicio de telefonía satelital de “bajo costo” ofrecida por Iridium a través de su aliado global de servicios Stratos y, más específicamente para nuestra región, la empresa Tesacom. El objetivo era claro: tentar a estos clientes potenciales a utilizar esta clase de servicios para sus movimientos críticos, como lo son las operaciones en alta mar de las pesqueras y la Armada, las de tipo geológico en áreas remotas para las mineras, las de exploración en ocultos valles y territorios antárticos, etc.

Lamentablemente el aire de formalidad se perdió rápidamente con un vídeo reproducido “a pedazos” en Windows Media Player 10, un archivo de PowerPoint que casi cuelga Windows XP y un retraso de uno de “los grandes” dentro de Iridium por estar dando una entrevista a un medio local, combinación de factores que a mi juicio resultan impresentables en una presentación de este calibre.

¿Qué es Iridium y cómo funciona?

Para dar cuenta de la solidez de la empresa nos presentaron un rápido resumen del funcionamiento técnico de esta propuesta que lleva varios años en el mercado global.

Iridium es una empresa dueña de una constelación de satélites compuesta de 66 equipos que rondan la Tierra de forma sincronizada a muy baja altura (780 km.) en una configuración LEO (Low Earth Orbit) en una serie de “planos” que van de polo a polo, donde cada satélite completa una órbita en torno al planeta en un tiempo que está en torno a los 100 minutos y a una velocidad de 26.858 km/hora.

La disposición de estos aparatos (cada uno con una “huella” de 4.500 km) hace que efectivamente cualquier punto del planeta esté cubierta por el campo de por lo menos un satélite, cuyos rangos se solapan entre sí para que las llamadas no sean cortadas cuando un satélite se aleja del equipo, transmitiendo la labor de continuar con la comunicación al satélite que se acerca. Además es curioso notar que la mayor cobertura de este sistema se alcanza en los puntos más alejados de la Tierra: los Polos Norte y Sur, algo que resulta casi contradictorio por decir lo menos.

Iridium ofrece servicios desde hace 6 años y su constelación ya tiene fecha de renovación: 2013, cuando la nueva generación “Next” de satélites sea lanzada de forma gradual para actualizar los equipos ya presentes y consolidando la presencia de la empresa en el tiempo luego de años en bancarrota (a finales de la década pasada).

Como decíamos al comienzo de la nota los servicios de Iridium son propuestos a nivel global por la canadiense Stratos (aunque no es la única) y para entrar a nichos más pequeños y localizados aparecen grupos como Tesacom, que cuentan con la experiencia y el conocimiento para llevar negocios en ciertas regiones específicas del mundo, incluyendo a América del Sur.

En competencia directa con otros servicios como GlobalStar, Iridium se jacta de su cobertura a nivel global y de su “mejor servicio y atención al cliente”, afirmación de imparcialidad más que cuestionable.

Los equipos

A pesar de que se propuso presentar los modelos concretos de celular que ocupa Iridium, el tiempo pareció correr más rápidamente de lo que se esperaba, así que sólo pudimos recurrir a un clásico folleto exponiendo las características de uno de los equipos, que en este caso resultó ser un Motorola Iridium 9505A.

De más está decir que nos podemos olvidar de los perfiles ultradelgados y hordas de funciones de un celular convencional moderno, pues estos equipos están pensados para usos más profesionales y que sólo requieren de la pantalla monocromática de 4 x 16 caracteres, además de una antena “pequeña” (en comparación con otros celulares satelitales) pero que por lo menos comparten algunas características con sus pares convencionales, como lo son el uso de una tarjeta SIM, además de funciones como agenda y manejo de SMS.

Preguntas y Respuestas frente a Iridium

Llegada la ronda de preguntas un emprendedor marítimo de la zona sur (que ya contaba con el servicio) cuestionó la calidad de la señal de Iridium en la zona de Punta Arenas (extremo austral de Chile), específicamente en la zona de Bahía Mansa, al tratar de transmitir datos de forma inalámbrica usando Pocket PCs y además hizo alución a la caída ocasional de la señal, ante lo cual la respuesta oficial fue que la banda de transmisión de audio (rango de MHz usado para comunicaciones) era tan angosta que no era apta para transmisión de datos con su velocidad de apenas 2.400 baudios, dejando una discusión más formal pendiente, pero sin perder la oportunidad de notar la existencia de un servicio con velocidad de 10.000 baudios.

Otra pregunta interesante vino de boca del Ejército, interrogando acerca de la confidencialidad de la relación con Iridium y de la seguridad de las comunicaciones, pregunta más que coherente al recordar la clase de operaciones de corte crítico que realiza el cuerpo. La respuesta fue que la señal es virtualmente imposible de capturar por una persona natural, pero que los servicios de inteligencia de algún país extranjero tendrían más probabilidades de éxito.

Recordando que la mayoría de los contratos son bastante reservados y la flexibilidad del negocio, no se dieron a conocer tarifas de servicio dado el enorme número de variables involucradas.

Con esto, cerramos esta pequeña cobertura de lo que fue una jugada bastante formal para propulsar la telefonía satelital en el país.