FWLabs: Sony VAIO FZ190FE

FWLabs: Sony VAIO FZ190FE

por

Hace algunas semanas, Intel Chile fue muy amable y solo por ser yo me envió un Sony Vaio FZ190FE sin concursos ni sorteos. Pero más que el disfrutar el computador, la idea era probar y contarles el poder de los nuevos procesadores Core 2 Duo serie Santa Rosa, el alma del laptop. Pasé cuatro días con el Vaio en una verdadera Divina Comedia, pasando por el infierno, el purgatorio y finalmente el paraíso. ¿Por qué? Todos los detalles… tras el salto.

El equipo que probé:

  • Procesador: Intel Centrino Duo (Core 2 Duo T7300) a 2GHz, con 4MB de Caché L2.
  • RAM: 2GB DDR2 667MHz, expandible a 4GB.
  • Sistema Operativo: Windows Vista Home Premium
  • Disco Duro: 200GB Serial ATA
  • Pantalla: 15.4” WXGA, con Tecnología XBRITE HiColor.
  • Unidad óptica: Lector/Grabador/Regrabador de CD y DVD doble capa + Lector/Grabador de Blu-ray (BR-R, BR-RE).
  • Conectividad Wireless: 802.11 a/b/g/n; Bluetooth
  • Cámara: 0.3Mp con micrófono, integrada
  • Puertos: 3 USB 2.0; 1 FireWire 400; Ranura ExpressCard; Salidas S-Video, VGA y HDMI (1080p); Lector de tarjetas SD y MemoryStick; Entrada de Módem 56k y Ethernet 10/100; Entrada y salida de audio.
  • Dimensiones: 35.6cm (ancho) x 2.5-3.5cm (alto) x 25.4cm (fondo)
  • Peso: 2,7Kg (con batería)

Día 1: El soporte del horror

Antes de comenzar, les contaré una historia. El lunes, Leo recibió el equipo y tuvo un accidente con el transformador de su Macbook, por lo que el equipo no llegó a mis manos hasta que ese problema se solucionó, que fue cuatro días después. Un día antes, me llama el jefe y me dice que Vista de un momento a otro le dio hipo, se quedó pegado, y apareció una hermosa BSOD; al reiniciarlo, ¡oh! faltaba un archivo. Y según el hijo de Gates, era necesario reinstalar el sistema — algo que jamás ocurre en Microsoft Windows.

Entonces fue que el Vaio llegó a mi, sin DVD de recuperación y sin ayuda del cómo hacer que Vista volviera a la vida. Revisé el manual, llamé por teléfono a Sony — solo recibí un tono de fax, y eso que eran las 17 horas de un viernes –, revisé la información que encontré en su sitio de Soporte y nada, aún seguía agonizando. No fue hasta el día siguiente que comencé a vislumbrar la luz al final del túnel.

Día 2: Hola, soy Windows Vista

Después de una improductiva llamada en la mañana del segundo día a Sony Responde (donde me dijeron que mandara un mail, que me responderían… ¡el lunes!) decidí tomar al toro por las astas y fui directamente a la Network Store por ayuda. Era eso o usar al Vaio de pisapapeles por dos días más.

Allá sí me dieron el soporte que buscaba. Me explicaron lo de la partición de emergencia, como activarla y realizar el proceso de restauración del sistema. Me fui feliz a mi casa, dispuesto — como nunca antes — a instalar Windows. Y cuando llegué, no esperé ni 10 minutos para dedicarme a ello.

El proceso es lento y tedioso porque primero se instala el Sistema Operativo; luego los drivers y controladores, y finalmente todo el software adicional que viene de fábrica, la tarea que más tiempo consume. Dos horas después, tenía frente a mi por primera vez después de 24 horas al Vaio funcionando como correspondía. ¡Hora de explorar!

Días 3 y 4: El verdadero review

Mis hermanas chicas estaban fascinadas… con Vista, claro; una de las cosas buenas que tiene el nuevo sistema operativo de Microsoft son sus juegos. Más allá del eye candy y las innumerables veces que me pidió permiso para todo, el OS se llevó bien con el Vaio. En el evaluador de experiencia sacó buena nota: 4,5 de 5, por lo que me quedé tranquilo. Problemas no iba a tener… o al menos eso creía, hasta que apareció esto:

En fin. Llamé a mi amigo personal Felipe Pimentel y le conté a quién estaba probando. Me fui a su casa y comenzamos a sacarle el jugo: instalamos Adobe CS3 Web Premium y me puse a jugar con Dreamweaver y Photoshop con todos los plugins, filtros y brushes que pillé. Saqué las fotos que ilustran este review, y mientras editaba, hablaba por Messenger, llamé por Skype a un amigo, tenía Firefox con al menos cinco pestañas abiertas y me di el lujo de experimentar con Counter Strike. ¿Algun problema? No. La velocidad del procesador, sumado a la buena cantidad de RAM disponible, hicieron que todo ocurriera orquestadamente y sin novedad.

Dejé a Felipe y volví a mi casa, donde tenía instalado un router Linksys 802.11n — que también nos facilitó Intel — para hacer las pruebas de rigor. Sentí al menos un 50% más de cobertura y potencia que con mi cablemódem WiFi Motorola Surfboard. Al día siguiente, y luego de llevar al Vaio a conocer Santiago y sus hotspots, me logueé en Bazuca y pedí Babel en HD. Era hora de probar el lector Blu-ray incorporado.

Como no tengo un LCD en casa no pude aprovechar la salida HDMI y el Full 1080p que promete la tarjeta nVidia que viene con el Vaio. A pesar de eso, debo decir que la diferencia de calidad se nota, y harto. Por ejemplo, pude apreciar perfectamente el paso de 16 a 35 milímetros en uno de los instantes clave del film, porque el graneado era completamente perceptible. El amanecer del quinto día llegaba y era hora de devolver el equipo para que continuara su recorrido.

El reproductor Blu-ray: toda la magia de la alta definición.

Día 5: Las conclusiones

  • Lo imperdible: Me quedó clarísimo que un buen procesador hace al equipo, más que la RAM o la tarjeta de video, o la capacidad en disco. Vale la pena pagar a veces un poco más por una buena combinación a la hora de elegir un equipo móvil. Por otro lado, ya más técnico, el Vaio tiene excelentes prestaciones multimedia (no me enamoré de Media Center, pero me pareció digno), la pantalla glossy widescreen se agradece y la gestión de energía me pareció apropiada.
  • Lo impresentable: El servicio técnico de Sony: ¡Horrendo! Un verdadero parto; si no hubiera sido por la gente de la Network Store no podría estar escribiendo este artículo. Genial el Core2Duo, todo lo que quieran, pero casi me quema mis Core2Duo, si entienden a lo que me refiero. La carcasa de magnesio se dañó muy fácilmente, asi que para quienes lo compren, recomiendo una funda. Lo último, demasiado software basura. Genial que Sony quiera poner de su cosecha, pero 1Gb en aplicaciones que puedes descargar gratuitamente y que son incluso superiores me parece un gasto innecesario — porque sin duda, eso va en el precio.

Ahora… ¡más fotos!


La parte de adelante, forrada en magnesio.


Un detalle de la pantalla, con su webcam integrada coronándola.


Estos son botones de acceso directo multimedia que trae sobre el teclado. Jamás los usé… ¿alguien lo hace realmente?


Salidas multimedia, de izquierda a derecha: HDMI, S-Video y VGA; al costado, un puerto USB y un FireWire de 400.

Link: Sony VAIO FZ190FE (Sony LatAm)