Diputados chilenos se suman a campaña "Un Computador por Niño"

Diputados chilenos se suman a campaña "Un Computador por Niño"

UCPNHoy en la Escuela Panamá en el Santiago Centro, fue la conferencia de prensa donde el Presidente de la Cámara de Diputados, Patricio Walker y los diputados Nicolás Monckeberg (RN) y Marco Enríquez-Ominami, entregaron oficialmente su apoyo a la campaña Un Computador por Niño (UCPN).

En Chile, mientras 3 de cada 4 personas de los hogares con más recursos acceden a computador, sólo 1 de 4 personas de los hogares más pobres tiene posibilidades de acceso.

La campaña UCPN apunta a cambiar eso, promoviendo la masificación de computadores portátiles en las escuelas, con una meta inicial de entregar acceso permanente y libre a computadores para al menos 1 millón de niños y jóvenes chilenos viviendo en condiciones de pobreza antes del 2010.

Durante el evento se anunció que se han iniciado conversaciones (es decir, todavía no hay compromiso oficial), para que el 2008 comience un proyecto piloto que incluya tanto computadores portátiles convencionales, como Classmate PC y OLPC XO. Eso se suma al anuncio del Presidente de la Cámara de Diputados, Patricio Walker, de solicitar apoyo oficial a la campaña UCPN tanto del Ministerio de Hacienda como, posiblemente, a la Presidenta de la República.

Un gran paso para UCPN y otro gran paso para los movimientos ciudadanos, al recibir apoyo oficial de representantes de la Cámara de Diputados, incluyendo su Presidente (algo que podría haber hecho toda la diferencia para la campaña Mi Primer PC… ¡Pero de Verdad!). Felicitaciones a todo el equipo de UCPN y en especial a Luis Ramírez, ya que si se logra inyectar 1 millón de computadores al sistema educacional, será en gran medida gracias a este académico de la Universidad de Chile.

Después del salto les dejamos el comunicado de prensa completo.

UCPN

Diputados inician campaña por masificación de computadores portátiles para todos los niños de escasos recursos en Chile

El Presidente de la Cámara de Diputados, Patricio Walker y los diputados Nicolás Monckeberg (RN) y Marco Enríquez-Ominami (PS) iniciaron hoy una campaña de sensibilización con las distintas autoridades de Gobierno para lograr la masificación de computadoras portátiles en la educación, especialmente para los sectores más pobres del país.

La propuesta fue explicada en una visita a la Escuela Panamá, de la comuna de Santiago, donde se han realizado importantes avances en materia de acceso a las nuevas tecnologías. En la ocasión, los diputados formularon un llamado al Gobierno y a todos los sectores a apoyar esta iniciativa que se enmarca en la necesidad de avanzar en una mayor equidad e igualdad de oportunidades.

Según cifras oficiales del Ministerio de Educación, hoy, por cada 30 niños hay un computador disponible en el sistema educativo. Aunque el gobierno ha anunciado que el país podría llegar a 10 alumnos por computador para el 2010, los diputados sostienen que estamos en condiciones de avanzar más rápido.

Según los diputados, en Chile aún falta aprovechar, cómo se podría, las nuevas tecnologías, las que permitirían cubrir, a un costo razonable, las necesidades de la gran mayoría de los niños del país. Países como Perú, Argentina, Brasil y Uruguay ya están probando los avances. De hecho, Uruguay ya inició un proceso que logrará que para el 2009 todos los estudiantes y docentes de ese país cuenten con computadoras portátiles.

“Hace unos años era algo impensable proponer que todos los niños tuviesen acceso a computadoras. Hoy, estos nuevos proyectos educativos de bajo costo hacen perfectamente posible alcanzar esta meta.”

Un problema de equidad y consenso político

Según los datos de la encuesta Case, “Mientras 3 de cada 4 personas de los hogares con más recursos acceden a computador, sólo 1 de 4 personas de los hogares más pobres tiene posibilidades de acceso.” Una situación que los parlamentarios buscan modificar a corto plazo a través de esta campaña y que todo indica que tecnológicamente es posible.

Al respecto, el diputado Monckeberg recordó que existe un creciente interés mundial en promover iniciativas como el OLPC: “discutimos el tema a propósito del Forum of Young Global Leaders, organizado por el Foro Económico Mundial y existe mucho consenso internacional sobre la importancia de garantizar que los niños puedan disponer de estos recurso. Esto es acerca de nivelar la cancha y garantizar igualdad de oportunidades”

En tanto, el Presidente de la Cámara, Patricio Walker anunció que concretarán la solicitud de apoyo formal tanto al Ministro de Hacienda, como posiblemente a la Presidenta de la República. Recordó, además, que el Ministerio de Hacienda ya aprobó la compra de 260.000 nuevos computadores convencionales de aquí al 2010. “Nos parece que una medida inteligente podría ser usar parte o todos estos recursos en comprar computadores educativos como los mencionados, los que no sólo se ajustan mejor a los requerimientos de las escuelas sino que además podrían permitirnos duplicar los equipos con los mismos recursos”, señaló Walker, agregando que “este es uno de los temas donde todos debemos coincidir, porque se trata de promover, sin duda, una de las equidades más importantes, la relativa al acceso a la información y un salto importante en materia educacional”.

Por otra parte, el diputado Marco Enríquez Ominami, agregó que “así como en el pasado la sociedad chilena tomó una opción por entregar alimentación o libros para las escuelas públicas, nos parece que hoy deberíamos colocar mucho más esfuerzo en asegurar un acceso equitativo para estas nuevas tecnologías. No entendemos un país donde los hijos de las familias más pobres tengan que hacer muchos más esfuerzos para acceder a la sociedad de la información”.

Por su parte Luis Ramírez, académico de la Universidad de Chile y coordinador de la campaña ciudadana “un computador por niño” señaló que la ventaja de disponer de computadoras portátiles es que facilita el desarrollo de habilidades que muchas veces están limitadas por los laboratorios computacionales de las escuelas. Ramírez señaló que: “Hoy los hijos de la clase media y de los sectores más pudientes tienen la posibilidad no sólo de hacer sus tareas y obligaciones escolares sino que de jugar, comunicarse con sus amigos y desarrollar múltiples “destrezas digitales” que los habilitan como ciudadanos de este siglo.”