Dual vs Single Core en Juegos: Se nota la diferencia?

Dual vs Single Core en Juegos: Se nota la diferencia?

por

Cuando se han cumplido ya dos años desde que los primeros procesadores de doble núcleo aparecieron en el mercado, todos tienen claro que pasaron de ser un bien sunturario a convertirse en el nuevo estándar. Y entonces nos preguntamos... ¿Hemos ganado algo o sólo nos manipularon sutilmente para comprar algo que no necesitábamos?

La introducción de los procesadores de doble núcleo trajo como consecuencia algo que suele pasar con todas las novedades atractivas en el mundo de la electrónica, como es su masificación. A su vez, la masificación de estos procesadores trajo como consecuencia algo que tal vez para los fabricantes sea muy atractivo pero para los usuarios, al menos en una buena proporción de los casos, es innnecesario. Nos estamos refiriendo, querido lector, a la progresiva desaparición de los procesadores de un solo núcleo, los cuales se han vuelto muy difíciles de encontrar como no sea en el caso de aquellas familias destinadas a labores de ofimática como el Sempron o algunos Celeron.
Del segmento high end, han desaparecido los ejemplares de alta frecuencia y caché generoso, siendo este tramo del mercado servido, en la actualidad, por procesadores de núcleo doble, cuádruple y eventualmente óctuple. Por su parte, los que todavía poseen procesadores mononucleares que alguna vez fueron high end, hoy se deshacen de ellos como si  fueran piedras calientes.
Dicen que para los fabricantes y productores, no sólo de electrónica sino de cualquier bien, la clave para ganar más no es sólo vender mucho y muy caro, sino que a nivel de micromanejo, lo que se busca es que, primero, compren tu producto quienes no lo compraban antes y, segundo, que los que ya lo compraban se mantengan haciéndolo, pero en lo posible en mayor cantidad. Desde ese punto de vista, los fabricantes han dado en el clavo con la generación de los multinúcleos: han logrado que toda su clientela compre el doble de núcleos que antes.
Muchos de nosotros, a estas alturas, damos por sentado que los programas que han empezado a salir desde la inclusión del primer procesador de doble núcleo aprovechan, o intentan aprovechar cabalmente el poder multiproceso, sin embargo en el terreno que más se ha esperado este tipo de aprovechamiento es en los juegos, donde definitivamente ya integramos a nuestra mentalidad gamer  los “dual core”, como herramientas definitorias al momento de hablar de performance en juegos.

Pero ¿Hasta dónde llega la realidad y comienza el mito?, ¿cual es en realidad la situación de la mayoría de los juegos actuales en relacion a los procesadores multinúcleo?. Bueno, eso mismo quisimos averiguar en esta pequeña entrega.

Metodología de Pruebas

E6600@E6850 (3ghz, 1333mhz FSB)
ECS 680i SLI
2GB Ram Kingston 800mhz 4-4-4-12
8800GTS 640

Windows XP Sp2
Forceware 162.18
nForce 9.53

Todas las pruebas fueron ejecutadas sin filtros y a la resolución de 1024×768. Elegimos correr las pruebas a esta resolucion, porque es el balance perfecto entre las opciones promedio en las que jugamos usualmente y porque a esa resolución una VGA tan potente como la 8800GTS no será el limitante, pasándole ese dudoso honor al CPU.
Para simular un procesador mononuclear, sólo hace falta desactivar un núcleo de ellos a través de la BIOS. De esa forma estamos seguros de que el equipo completo está corriendo como si estuviera en un real single core.

Comparativa

Nuestra comparación cubrió 9 juegos, de los cuales 6 son juegos totalmente actuales como BioShock, Lost Planet y Airborne entre otros.

Grande es la sorpresa al ver que sólo 3 juegos de la bateria de 9, saca un real provecho de los dos procesadores, Ghost Recon Advanced Warfighter 2 que es un juego completamente nuevo, Prey que ya es un titulo antiguo y Medal of Honor Airborne que esta por salir ahora pronto en septiembre.

Cabe destacar que aun cuando Bioshock y Airborne se basan en el mismo motor gráfico, extrañamente Airborne aprovecha con creces los recursos que están a su disposicion mientras Bioshock no lo hace.

Para el resto, no hay mucho que decir, aun cuando juegos como Oblivion, Lost Planet y Stalker dicen aprovechar sistemas multinúcleo, queda claro que, en la práctica, no pasan de ser bonitas palabras. Lo anterior no es sencillamente una trivialidad: estamos hablando de juegos bastante nuevos, que salieron al mercado cuando los Dual Core estaban completamente presentes y, sin embargo, no saben hacer uso de sus prestaciones.

Conclusión

Hay dos maneras de enfocar los resultados de nuestro pequeño experimento. Si de nueve títulos probados, sólo en tres conseguirmos verificar un verdadero aumento de rendimiento al utilizar dos núcleos, ello se puede interpretar para bien o para mal.

Para mal, hay que decir que nos han engañado al hacernos creer que los procesadores de doble núcleo nos ayudarían a obtener mejores rendimientos en nuestro juego favorito. Es un engaño indirecto, claro está, ya que a nadie lo han obligado a cambiar su máquina por una supercomputadora multinúcleo, pero sigue siendo un engaño y bien difícil de detectar como no sea con un experimento con el nuestro. Verán, la generación Conroe de Intel, que es la que probamos hoy, es capaz de procesar más instrucciones por ciclo de reloj que sus antecesores. Tiene más caché y adicionalmente lo usa mejo y, en fin, tiene muchas ventajas por sobre la arquitectura Netburst de los Pentium 4 que en su momento les comentamos al presentar el primer roundup de Core 2 Duo . En conclusión, los Core 2 efectivamente rinden mejor que cualquier Pentium 4, pero nos han hecho pensar que es por el doble núcleo cuando esa no era toda la explicación.

Pero basta de negatividad. También podemos ver que, para bien, dos de los 3 juegos que sacan real provecho del multinúcleo son títulos completamente nuevos, lo cual nos habla de una marcada tendencia para el futuro, que ojalá se vuelva masiva y no tenga sólo un puñado de títulos como solitarios representantes de la programación paralelizada. Esto último no tenemos como predecirlo. Se diría que el motor Unreal 3 funciona bastante bien, y que los juegos que lo utilicen de aquí en adelante serán ejemplo de las ventajas del dual core.

Sin embargo, para cerrar este artículo con los pies en la tierra, les recordamos acerca del artículo “Los 5 Pilares de la Paralelización ” en donde señalamos dos aspectos que inciden frontalmente en la dificultad de programar para multinúcleos. Primero, un juego de computador sigue un desarrollo no lineal en donde cada acción es el resultado de un hecho anterior, por lo que no puedes paralelizar la secuencia de eventos como no sea precargando texturas, algo que no requiere de procesadores multinúcleo sino de más espacio en memoria. Segundo, el desarrollo de juegos es un negocio cuyo fin es ganar dinero mediante la maximización de las ventas, y no el desarrollo científico para las futuras generaciones. En la medida que desarrollar juegos de programación paralelizada los ayude a vender más, eventualmente veremos esfuerzos genuinos en este sentido. Por el contrario, mientras a la mayoría de los consumidores no les importe o no sepan que un título no saca provecho de su procesador multinúcleo, no hay ni habrá motivación para que las empresas destinen su presupuesto a este objetivo.