Probando un iPhone Killer: El HTC Touch

Probando un iPhone Killer: El HTC Touch

por

Tras la efervescencia de tanto artículo acerca del iPhone sentimos curiosidad por probar uno de los equipos más recurrentemente comparados con el dispositivo de la manzana y tildados en Estados Unidos como ‘iPhone killer’, pero que de partida hoy tiene una gran diferencia: funciona como teléfono en Chile.

La primera impresión que tengo al recibir el equipo es ver cómo las cajas y paquetes que los traen han evolucionado para presentar a los equipos tal como si se tratara de joyas o chocolates caros. Confieso que el envoltorio me gusta (creo tener algo de geek y tecnosexual después de todo), pero no deja de llamarme la atención cuando pienso en los dólares que la parafernalia sumó a lo que pagué por el teléfono, U$550 ( EUR $400 | CLP $290.000).

Dejado atrás el envoltorio y siguiendo a medias la guía de inicio rápido, inserté la batería, mi SIM y la tarjeta microSD de 1Gb que trae el teléfono. Mi primer smartphone con Microsoft Windows Mobile 6 Professional corre y reconoce sin problemas la red celular. Tras la típica configuración del dispositivo pulsando el stylus sobre la cruz en la pantalla, el HTC Touch consulta por las configuraciones de redes y correos electrónicos, confesando que su enfoque es ser utilizado como mucho más que un teléfono.

Ya en mi mano el teléfono destaca (tal como otros HTC) por su acabado exterior, de una calidad impecable y una delgadez extrema. Mide 9,99 cms.(alto) x 5,8 cms.(ancho) x 1,39 cms.(grosor). Pesa algo más de 110 gramos con la batería incluida. Se siente mucho más pequeño que mi actual S620, aunque esto en mi caso no es necesariamente bueno. El equipo está diseñado para ser operado con una mano, a través del sistema TouchFLO y una interfaz 3D que emula a un cubo y permite funcionar de manera similar al iPhone. Sin embargo mis grandes dedos y escasa motricidad fina me complican (bueno, tampoco es que tenga mucho tiempo, ni paciencia, ni sea tan fanático como para dedicarme a aprender y acostumbrarme a la nueva interfaz hasta que parezca innata), por lo que tiendo a extrañar el QWERTY, especialmente porque a estas alturas de la vida me acostumbré a responder emails desde mi teléfono.
Si bien el HTC Touch es simpático y atractivo (garantiza recibir preguntas al momento de dejarlo sobre la mesa en una reunión o sacarlo para discar), en mi caso su practicidad y beneficios extra sobre mi teléfono actual resultan bastante discutibles (ya me preguntan bastante con el mio, aunque el reloj de la pantalla de inicio no es tan linda ni tiene los indicadores meteorológicos).

De señal anda tan bien como mi anterior modelo HTC con el que comparte la característica de ser tribanda 900/1800/1900 EDGE/GPRS, WiFi, Bluetooth, el procesador TI OMAP 850 (201MHz), los 64MB SDRAM / 128MB Flash ROM y leer archivos de audio AMR/AAC/WAV/WMA/MP3. Igualmente también incorpora la tecnología Push email, que le permite funcionar como un Blackberry, a través de un servidor Windows Exchange. La cámara sí es mejor (2 MP), también hay una mejora en la incorporación de la lectura de tarjetas microSD 2.0 (microSDHC) y en la batería, que es de 1100mAh (autonomía de 200 horas en espera y 5 en conversación).

En resumen, un dispositivo interesante que dependiendo de las necesidades y usos particulares entregará al usuario diferentes niveles de satisfacción/frustración. A la hora de elegir, me quedo con mi HTC “Excalibur” S620 (T-Mobile Dash).

Galeria:

Link al fabricante: HTC Touch