La falta de respeto del ministro Ferreiro

La falta de respeto del ministro Ferreiro

Ayer a mediodía, bajo una fuerte lluvia y con los huesos bien helados, tres tipos se tomaron un bus y partieron de Santiago a Valparaíso. Llevaban un set de discos de Ubuntu para regalar, un notebook con un importantísimo archivo ODP, y las mentes preparadas para hacer una presentación que llevaban más de una semana preparando.

Mucho estudio, muchos documentos leídos, entrevistas con gente importante, posts, correos, y mucha discusión, todo comprimido en tres discos duros cerebrales.

Los señores Holfmann, Ramírez y Sepúlveda habían sido invitados al Congreso a presentar nuestra posición, la posición ciudadana, frente a la Comisión de Ciencia y Tecnología, acerca del magnífico acuerdo ése que todos aquí conocemos. Luis Ramírez, académico de la Universidad de Chile y gestor de UCPN; Rodrigo Hollmann, analista y asesor político; y Cristián Sepúlveda, “emprendedor web 2.0” y activo miembro de Liberación Digital.

Increíble: hace dos semanas nacía un movimiento, hace una entregábamos una carta a la Presidenta, y ahora ya estábamos llegando a las puertas del propio Congreso. Eso sí que es movimiento.

Pero Rodrigo, Luis y Cristian no fueron los únicos invitados a la fiesta. También les había llegado parte a tres grandes amigos nuestros, los señores de Microsoft Hernán Orellana (Gerente General), José Antonio Barriga (Director Nacional de Tecnologías), y Martín Karich (Gerente de Comunicaciones). Pero el invitado de honor, y al que todos esperaban ver, era nada menos que nuestro estimado respetado simpático actual Ministro de Economía, Alejandro Ferreiro.

También conocido como el tipo que detonó la bomba.

¿Quién podría contar mejor la historia que el propio Cristián, que estuvo ahí? Empieza modo copy-paste.

…Hasta ahí, todo bien, pero…no había quórum, no teníamos diputados necesarios para partir la reunión, hasta que llego el diputado Moreira para rellenar el cupo que faltaba. La sesión partió solo con los diputados, todo el resto nos quedamos fuera.

Bien, así es el congreso, todos con cara de ocupados hablando por celular y caminando para allá y para acá, hasta que llaman al ministro y asesores y los señores de Microsoft para que entren. Y nosotros …?

Bueno, la dinámica es que entran unos y luego los otros, nos explican. Ok, Serapio.

Pasa mucho rato y sale el diputado Moreira, nos dice,

– Se alargo la cosa, pero se dará más tiempo.
– Oiga diputado, no se vaya….
– Noooo, si voy y vuelvo…

Nunca más lo vimos.

Ya son casi las seis, se escucha una campanita y salen el ministro con sus asesores junto a los que navegan con Explorer y ni nos pescaron, a excepción de Alejandro Barros con quien conversamos menos de un minuto.

Las presentaciones respectivas y el honorable presidente subrogante Ramón Farias nos informa que lamentablemente se habían extendido en la conversación, que estas cosas pasan, y que hay normas que cumplir y que como quedan 5 minutos, lo mejor es dejar esto para otra sesión, nos ofrecieron ir a la próxima sesión.

QUE!!!!!, con tremenda cara de decepción… le dijimos esto no puede ser, estamos reportenado esto en directo, y hay votos gente allá afuera esperando que esto suceda, hemos trabajado mucho para esta presentación, no lo podemos dejar pasar.

Cuando les dijimos que lo estábamos blogueando en directo, que ya habian más de 50 comentarios en el post….les cambio la cara, les entro la duda y nos dice, bueno ya, 15 minutos más.

Hicimos nuestra presentación, como la presentación debía ser mas política que tecnica, habíamos acordado que Luís y Rodrigo presentarían, yo me quedaba en la banca para argumentaciones más técnicas.

Se realiza la presentación, el presidente ofrece la palabra a los diputados presentes, habló el diputado Roberto Sepúlveda, habló también el diputado Ominami y el diputado Arenas.

NINGUNA PREGUNTA!!!!! Solo nos pidieron que les enviemos la PPT y los documentos y tilín sonó la campana y se acabó. PLOP!

–Termina modo copy paste.–

Pero si hasta ahora toda la invitación de la Comisión no había sido más que una gran burla, lean nomás cuál fue la declaración del Ministro a la agencia UPI, cuando salió de ahí:

“La casi totalidad, sino el 100% de las críticas, carecen de fundamento”.

Cuando leí esto casi me caigo de espaldas. O una de dos: o Ferreiro tiene dones telepáticos, o tiene un increíble sentido del oído, porque hasta donde todos sabemos, NI SIQUIERA ESTUVO PRESENTE PARA ESCUCHAR EL 1% DE LAS CRÍTICAS!

Demás está decir que la cobertura de La Tercera es una vergüenza (copiaron y pegaron de la agencia). ¿Les cuento algo? En primer año de Periodismo te enseñan que si estás tocando un tema polémico, que involucra dos partes, tienes que poner ambas voces, por un asunto ÉTICO. Poner a ún sólo bando es ser parcial, y por lo mismo, desinformativo. Un tema que no me canso de repetir, y que se hace cada vez más importante en una sociedad de la información.

Conclusiones.

Según Cristian, todo esto es el resultado de manejo político, y que Ferreiro nos ganó el partido, desplazándonos “por secretaría”. Christian (el otro, el con hache), cree que este es, en el fondo, el mecanismo de defensa al que tienen que recurrir para hacer frente a un fenómeno que desconocen. Al fenómeno de los blogs y de una ciudadanía con ojos y voz.

Estoy de acuerdo con ambos. Pero creo que lo que ayer hizo el señor Ferreiro es simplemente una falta de respeto. Primero, porque como Ministro de Estado, parte de un gobieno que se declara “ciudadano”, es imperdonable que ni siquiera haya escuchado una palabra de lo que tenían que decir Cristián, Luis y Rodrigo. Y segundo, y aún más importante, esa falta de rigurosidad en las declaraciones, para un cargo de esa estatura, y frente a un tema de esta importancia, es francamente imperdonable.

Esto sólo confirma lo que nos contó Alejandro Barros: que en el Ministerio están realmente preocupados por lo que pueda resultar de todo esto. De hecho, nos planteó que estaban “dispuestos” a “hacernos partícipes” de la discusión de la Agenda Digital.

Ahora, si efectivamente existiera ese interés, es bastante poco entendible la actitud del Ministro, ¿no creen?

Lo que está más claro que las aguas del Mapocho es que quieren bajarle el perfil al asunto, quieren callarnos, y por eso el clásico “sí, no se preocupen, nosotros los llamamos”, esperando que nos quedemos sentaditos esperando.

No señor. No volveremos a tolerar una falta de respeto como ésta. Acaban de fortalecer aún más nuestro movimiento ciudadano.

Links:
Noticia en Emol
Noticia en La Tercera
Inexperiencia Política (Post de Cristian en LiberacionDigital.org)
La reunión con la Comisión de Tecnología (Suribe’s Blog)
La mala educación (Francotirador)