Confesiones de un Spammer

Confesiones de un Spammer

por

Se reformó y cuenta sus secretos

En una conferencia organizada en Londres por obra y gracia de Cisco, un ex-spammer reformado de nombre anónimo contó acerca de la oscura vida de estos personajes cuyos pormenores rara vez llegan a filtrarse a la luz pública.

Contó que ejerció como Spammer profesional entre los 17 y los 22 años, trabajando 10 horas diarias y ganando unos USD 15.000 semanales hasta que, habiendo juntado según él suficiente dinero, se retiró de esa vida vacía para hacer algo constructivo.

El artículo, bastante extenso por cierto, es una lectura interesante y me permitió entender cómo hacen los spammers para conseguir medicamentos que hasta para Dr. House son difíciles de conseguir: son píldoras clandestinas hechas en factorías caseras en países tercermundistas.

Fuente: InfoWorld