Columna del mes: Los nuevos contra los viejos

Columna del mes: Los nuevos contra los viejos

La escena del middle-ware, Software que permite hacer más software, como la de los engines, está creciendo mucho. Obviamente todos quieren crear juegos buenos en el menor tiempo posible, y la mejor manera es licenciar un engine para su uso y “pichicateo” (Internacional: modificación profunda).

Últimamente, hay dos lugares donde podrás conseguir un engine poderoso y versátil y que de paso use las nuevas tecnologías que permiten los nuevos HAL como son DirectX 10, OpenGL 2.1 y la correspondiente a cada consola en el mercado: Epic y Crytek.

Apreta leer más para seguir leyendo…

Puede que les suene muy fuerte la palabra “Unreal Tournament” o bien “FarCry“. Ambos juegos son los productos insignia de cada estudio desarrollador correspondientemente. Ambos son un éxito por donde se le mire gracias a el engine detrás del juego que los potencia. Un juego no es nada si el engine no está debidamente optimizado tanto por el lado de desarrollo, como por el lado de los resultados: físicas, gráficas, sonido, etc. El engine, o a veces llamado “motor”, es el código detrás de todo lo que corresponda al juego que estás jugando.

Hoy en día, casi todas las empresas están muy influenciadas por Unreal Engine 3, motor detrás de Gears Of Wars y RoboBlitz. Los de Epic Games tienen años de experiencia gracias a títulos anteriores como Unreal Tournament 99, los que les ha permitido adquirir los conocimientos para saber qué es lo que la compañía quiere, y cómo ayudar a la gente que adquirió su licencia a desarrollar un juego con su software. En pocas palabras, soporte. Y esto se ha ido creciendo gracias a la salida de Gears Of Wars, juego del año en XBOX 360, y por su puesto, la puesta en escena de Unreal Engine 3, que le sacó todo el potencial a la consola que se consideraba como “la del medio”.

Obviamente, todos quieren hacer un juego poderoso, con excelentes gráficas y una gran optimización, especialmente cuando el mismo equipo que lo desarrolló demuestra todo su potencial y capacidad, en un juego exitoso. Pero más que eso, Epic apela a su experiencia y soporte cercano, al punto de hablar con los chicos especializados en el área de físicas o de gráficas si tienes alguna duda o pregunta, algo que es totalmente indispensable para la empresa que licencia el motor que quiere sacarle el máximo provecho. Por ejemplo, pregunten a los creadores de BioShock, quienes modificaron el motor Unreal Engine 3 especialmente para agregar efectos más realistas al agua. De hecho, es una de sus principales características que lo diferencian del resto de los juegos que hay actualmente.

Por el otro lado, está Crytek. La empresa desarrolladora de FarCry, Far Cry Instincts: Predator en su versión de XBOX 360 (y por su puesto su sorprendente efecto de olas en el océano) y el próximamente Crysis bajo la nueva versión de su motor: CryEngine 2. Lo que mas dá que hablar no es el nombre con una “Y” en vez de una “I”, sino su sorprendentes capacidades de mostrar todo el potencial de DirectX 10, y por su puesto, el amplio número de efectos latentes en una misma escena.

Sin embargo, esta empresa es relativamente nueva en el ámbito middleware. Hace algunos años que nació y ya han vendido su primera licencia bajo CryEngine 2, que se ha terminado de desarrollar. Crytek apela al que su motor se diferencia del resto simplemente porque es diferente. La idea de tener un engine es no parecerse al resto, es saber que el juego en su corazón no es el mismo, y por lo tanto, ofrecer nuevas posibilidades frente a la competencia. No sólo eso, también la posibilidad de crear y probar al instante, crear por ejemplo nuevos escenarios y en segundos probar cómo se verá en la realidad, sólo el CryEngine 2 SandBox lo puede hacer.

Actualmente el futuro de ambos engines no está escrito. Faltan otros contendores a la lucha de vender su engine, como por ejemplo el mismísimo John Carmack que se presume creará una nueva tecnología para usarse en OpenGL que conoce al derecho y al revés, como lo ha hecho con Quake y Doom. También faltan los de Serious Sam con su nuevo engine que viste hace algunas semanas atrás, y otros nuevos contrincantes que saltarán a la escena.

Sólo esperamos que la guerra de engines nos beneficie a nosotros, los jugadores.

Fuente: Nex-Gen Biz