Sistema Operativo y Accesorios de Notebooks (Guía Notebooks Cap 09)

Sistema Operativo y Accesorios de Notebooks (Guía Notebooks Cap 09)

por

Por fin llegamos a la edición final de este primer compilado de guías de CHW dedicado a las características técnicas de un notebook, y hoy es hora de pulir algunos detalles de partes “poco llamativas” pero igualmente importantes además de cubrir un tema de gran relevancia hoy en día, el sistema operativo, pues la llegada de Windows Vista resultó no ser una panacea de usuarios felices, veamos por qué antes de darle punto final a esta sección.


Accesorios y últimos detalles

En cada una de las guías anteriores hemos dedicado muchas páginas a la explicación completa de las partes más complejas de un notebook, pero existen otras de menor complejidad (y menos importancia relativa) que he ido relegando hasta tener esta oportunidad y poder complementar toda la información que ya tenemos.

Unidad óptica

La unidad óptica es el conocido lector/grabador de CDs y DVDs que nos ha acompañado por años y que son estándar en los notebooks (con la notable excepción de algunos modelos extremadamente pequeños) para la instalación de la mayoría de los programas, incluyendo el sistema operativo.

Hoy existen dos formatos ópticos masificados de almacenamiento de datos: el CD y DVD (lo que no debería sorprender a nadie) y hoy se pueden encontrar unidades capaces de leer, grabar y reescribir estos medios, habilidad que se puede definir en una simple línea si se resume la capacidad de grabado como R y la de regrabado como RW (que es naturalmente de clase R también), además, si una unidad es capaz de (re)grabar DVDs también lo será de (re)grabar CDs (pero esto no es cierto en el sentido opuesto).

Quizás estoy tratando de formalizar mucho algo que es extremadamente sencillo, así que veamos un ejemplo rápido: una típica unidad publicitada como “DVD/CD-RW” es capaz de leer, grabar y regrabar CDs pero sólo de leer DVDs, más claro imposible, al menos hasta que empiezan los problemas.

DVD+/-R y DVD+/-RW

Mientras que sólo existe un formato de grabación de CD (CD-R) en el caso del DVD ocurrió algo que siempre termina afectando a los consumidores, pues aunque inicialmente sólo existía el DVD-R (desde 1997) un grupo de empresas lanzó el DVD+R el 2002 sin ventajas definitivas sobre su “competencia”, por lo que para nuestros efectos los consideraremos idénticos, pero incompatibles entre sí. Cada formato tiene versiones regrabables de sus medios conocidos como DVD-RW y DVD+RW.

Para cortar el tema de raíz puedo decir que todos los lectores de DVD en notebooks actuales son compatibles con ambos formatos y que también los grabadores y regrabadores de DVD tendieron a unificar ambos formatos bajo nombres del estilo DVD +/- R (o RW) para tratarlos de igual forma, que es lo que se ve en virtualmente todos los equipos de la actualidad que incorporan grabadores o regrabadores de DVD.

Dual Layer (DL)

Para las cuatro versiones de DVD grabables existentes (+R, -R, +RW, -RW) existen versiones “dual layer” (doble capa) que prácticamente duplican su capacidad original de 4,7 GB a 8,55 GB y que sólo pueden ser (re)grabados por dispositivos compatibles con esta nueva tecnología, pero que pueden ser leídos por prácticamente todas las unidades DVD de la actualidad (debido a la unificación de formatos que ya discutimos).

En el mundo real los discos DL son muy poco utilizados y con la llegada de los nuevos formatos HD-DVD y BluRay seguramente morirán sin pena ni gloria.

Unidades slot-loading

La mayoría de las unidades ópticas utilizan la típica “bandeja” en la que se depositan los discos para su lectura, pero un pequeño número de dispositivos son del tipo “slot loading”, en el que simplemente se introduce el disco dentro de la unidad, que “succiona” el medio al aplicarle una ligera presión. No hay mucho que decir de estas unidades aparte de que son incompatibles con los “MiniDisc” por su pequeño tamaño, pero dado que no hay muchos de ellos circulando entonces esto no es mayor desventaja.

Para los efectos prácticos, y para concluir, lo más común es encontrar unidades DVD +/- R / CD-RW pues regrabar DVDs no es una tarea frecuente para la mayoría de los usuarios y los discos de doble capa no están muy masificados. Al igual que en los equipos de escritorio la velocidad de lectura/escritura de estas unidades es importante, pero no siempre es publicitada y, al tener que ser muy pequeñas, casi todas comparten las mismas velocidades de transferencia.

Lector de tarjetas

Una unidad lectora de tarjetas, incluida en algunos modelos de notebook, permite acceder directamente a tarjetas SD, xD, MemoryStick, etc. que normalmente encontramos en cámaras, PMPs, celulares y otros gadgets sin tener que usarlos como intermediario, esto es útil porque por lo general es más rápido y cómodo para trabajar (especialmente en el caso de cámaras digitales y reproductores de MP3).

No pasa de ser un artículo agradable (exceptuando para el caso de fotógrafos y otros) pero que, como dicen, nunca está de más. Lo único importante si se trata de una necesidad importante es confirmar que sea capaz de leer el formato de tarjeta que nos interesa, porque hay decenas de formatos disponibles hoy en día y los lectores por lo general son del tipo “4 en 1″ (o similar) para los notebooks.

Webcam

Algunos modelos de laptop pueden implementar una cámara web en el borde superior de la pantalla, lo que es una adición agradable pero no vital dada la enorme variedad de webcams externas de pequeño tamaño que se pueden encontrar en el mercado.

La calidad de captura de estos dispositivos pocas veces supera los 1,3 MP de resolución y nunca se comparará con la de algo más dedicado, en otras palabras, están pensadas para chatear por MSN Messenger o Skype sin mayores pretensiones.

Touchpad y teclado

El touchpad es el cuadrado sensible al tacto que reemplaza al mouse en la mayoría de los notebooks y, bueno, no tiene especificaciones que permitan clasificarlos aparte del juicio personal, que es justamente el criterio que usaremos.

Obviamente un touchpad es incapaz de reemplazar a un mouse convencional, pero para el trabajo básico de oficina y navegar deberá bastar si estamos en una situación que requiera su uso. Un touchpad debe ser:

  • De un tamaño razonable (para sus gustos)
  • Suave al tacto para no ser molesto
  • Idealmente de forma rectangular o muy levemente ovalada para aprovechar mejor el espacio (hay touchpads circulares, para los incrédulos)
  • Con una respuesta a los “clicks” (al presionar su superficie) casi perfecta
  • Firme, no debe ceder al “arrastrar” el dedo por su superficie y los botones físicos no deben sentirse ni endebles ni muy rígidos.

Con esos criterios debiera bastar.

El teclado de un notebook tiene características diferentes a las de sus hermanos de escritorio, sus teclas son aplanadas, tienden a ser más pequeñas y estar más “apretadas”, además de esto no cuentan con teclado numérico dedicado (excepto casos de equipos con pantallas de 17″ que disponen del tamaño extra).

A pesar de estas desventajas es fácil acostumbrarse a tipear en un notebook con un teclado de calidad medianamente buena, que tenga:

  • Teclas de tamaño suficiente como para apoyar un dedo en ellas sin cubrir a sus vecinas.
  • Respuesta firme al tecleo, o sea, que no se perciba debilidad de material (o sonidos raros) al presionar alguna tecla, pues estas dependen de un sistema de respuesta más delicado que en los teclados de escritorio.
  • Buena disposición de teclas: Esto va especialmente por la ubicación de la tecla “Control” izquierda, que debería ir en la esquina inferior izquierda y no a la derecha de la típica tecla “function” que usan los notebooks para diversas funciones. Además las teclas como “inicio”, “re pag”, etc debieran ir en posiciones coherentes con su uso.
  • Disposición de teclas hispana: De más está decir que estar apretando la tecla “;” para generar la “ñ”? es molesto, por decir lo menos, así que busque equipos con teclado en disposición hispana para evitar confusiones. Hoy por hoy todos los notebooks que llegan a nuestras costas usan teclados en español, pero nunca faltan los “reciclados” de EE.UU.

Conectividad Bluetooth

Con todo el auge de la portabilidad es cada vez más común encontrar equipos con chips que les permiten ser compatibles con el estándar Bluetooth de comunicación (de corto alcance) entre equipos como celulares, PDAs, smartphones, etc. Y también para usarse con mouse y teclados inalámbricos.

Por estos motivos el Bluetooth será apreciado por quienes viven sincronizando equipos y transfiriendo archivos sin tener que recurrir al puerto USB pero no verá mayor valor en quienes no necesiten de este sistema de conectividad. Si está interesado en un equipo con Bluetooth asegúrese que se trata del estándar 2.0, que está presente desde el 2004.

Sistema operativo: El nuevo reto

Hasta el año pasado virtualmente todos los notebooks venían con Windows XP (Home o Professional) preinstalado con la excepción de Acer y algunas otras marcas que ofrecían modelos con alguna distribución de Linux para evitar los costos de la licencia del SO de Microsoft. Esta situación se alargó desde el 2001 hasta el presente, cuando Windows Vista salió a la calle y las reglas cambiaron por completo. Para este pequeño texto me remitiré al SO de Microsoft en desmedro de Linux para poder ser más específico y abarcar efectivamente al mayor número de gente posible, así que pido la paciencia de la comunidad OpenSource.

Gracias a una fuerte campaña publicitaria por parte de Microsoft, Windows Vista es hoy el sistema operativo que viene por defecto en muchos de los modelos de notebooks relativamente modernos, algo que sería agradecido si no hubiese un gran problema detrás de esta fuerte entrada del nuevo SO: Windows Vista no fue bien recibido por la comunidad.

Esta respuesta por parte de los consumidores es notable por decir lo menos, Vista tiene una interfaz muy “bonita” (Aero) y un sistema que a primeras luces es más amigable con los usuarios, pero detrás de las pasarelas Windows Vista tiene exigencias de RAM que no todos los equipos cumplen, haciéndolo lento en comparación con su antecesor, tiene problemas de compatibilidad con algunos programas específicos (especialmente juegos) entre otros detalles que no quiero empezar a discutir para no desvirtuar el tema, pero que en conjunto hacen que muchas personas prefieran el fiel Windows XP antes que Vista.

Bueno, entonces tenemos equipos vendidos con Windows Vista y usuarios (algunos) que quieren Windows XP, por lo que la solución lógica a este problema debería ser sencilla: formatear el disco e instalar Windows XP por cuenta propia (aunque esto involucra comprar una licencia extra), pero hay un problema fatal con esta decisión: drivers.

Cada parte del notebook es manejada por el sistema operativo a través de drivers o controladores específicos para cada componente, así hay drivers para la tarjeta de video, para el chipset, para el audio, en fin, para todo lo que hemos visto en estas guías y para muchas otras partes más específicas. La mayoría de los drivers “genéricos” vienen incluidos en XP y Vista pero los de partes más puntuales (especialmente para los notebooks) deben ser instalados desde el típico CD que viene incluido con el notebook o ser descargados desde la página del fabricante.

En este momento el plan de migración empieza a fallar, pues los drivers son específicos para cada sistema operativo, en otras palabras, Windows XP usa drivers distintos que Vista para los mismos componentes, y como algunos fabricantes adoptaron Vista con tanta fuerza simplemente no desarrollaron drivers para Windows XP y dejaron a los usuarios interesados el SO antiguo con una máquina semi-funcional, quizás sin sonido, WiFi, Bluetooth, o lo que sea.

Usemos un ejemplo concreto con un notebook muy decente que venden en Chile, el Sony Vaio VGN N330FH, disponible en un par de multitiendas conocidas. Si buscamos sus especificaciones nos daremos cuenta que viene con Windows Vista preinstalado (y sólo tiene 512 MB de RAM, mala combinación). Si queremos instalar Windows XP en el equipo (y que funcione adecuadamente) necesitaremos los drivers para este SO de la página de Sony, pero… no existen.

Este es un problema grave, muy grave me atrevo a decir, por primera vez el sistema operativo pasa a ser un “problema” a la hora de escoger notebook, como si no tuviéramos suficientes con las demás partes, y muchas compañías cayeron en la mala práctica de no desarrollar drivers para XP.

Hay una variedad de enfoques que se pueden tomar para este problema, el más simple es cotizar equipos que incluyan Windows XP o que tengan drivers disponibles para este SO en su página, otra alternativa es preguntar en la misma tienda si es que cuentan con drivers “de uso privado” para que entreguen el notebook con Windows XP funcionando por completo y hay una última alternativa, pero es la más arriesgada.

Recordemos que las partes de los notebooks son comunes, así un Core Duo T2350 en un Sony Vaio es el mismo que encontraremos en un Toshiba Satellite, y muchas de las otras partes también siguen esta tendencia: el chip de audio, el de video, etc. Con esta mentalidad es razonable suponer que el driver que no existe para mi chip de sonido X puede ser suplantado por el driver para el mismo chip, pero de otra empresa (o del mismísimo fabricante del chip). Esta idea es peligrosa en varios niveles:

  1. Se tiene que saber el modelo específico de la parte en cuestión
  2. Hay que encontrar algún modelo que tenga drivers para XP y que además use el componente en cuestión y luego (honestamente) esperar a que funcione en nuestro notebook.
  3. Algunas partes comunes usadas por algunos fabricantes varían del original diseñado por la empresa, por ejemplo, la Mobility Radeon X700 usada en algunos equipos Acer no es reconocida por los drivers disponibles en la página de ATi, hay que usar los de Acer.

Hay que admitir que es una empresa peligrosa y que muchas cosas pueden salir mal (si no me creen escriban “VGN N330FH drivers” en su buscador favorito).

El tema da para mucho y nos alejaría de nuestro enfoque actual, así que cerraré parcialmente este capítulo recomendando no asumir que Windows Vista es ideal en este momento (en lo personal mi experiencia no fue tan agradable) e investigar el asunto de los drivers si es que se planea usar Windows XP.

Por suerte algunas empresas (como Dell) se han dado cuenta del malestar de sus usuarios y aún ofrecen equipos con Windows XP con drivers descargables en su página.

Epílogo: Fin de la primera parte

Por fin me puedo jactar de que hemos cubierto virtualmente todos los detalles técnicos que hay detrás de la elección de un notebook, tarea que nos tomó más que un par de semanas pero que más que valió el tiempo invertido: tenemos acumulado suficiente conocimiento como para hacer una compra informada y empezar a cuestionarnos acerca de muchos temas que fuimos dejando en el camino favoreciendo el orden, en esta misma edición eludí tocar el tema de los drivers para Windows XP con más profundidad y en las pasadas relegué el cuidado de las baterías, las posibles soluciones a los pixeles muertos y otros temas que implícitamente deje de lado.

A futuro esperamos continuar con esta serie de guías abordando asuntos más concretos para gente que ya tiene su notebook y que probablemente tiene deseos de leer de otros temas que les resulten más cercanos.

Bueno, no queda mucho que decir fuera de que siempre estamos agradecidos de nuestros lectores y de las sugerencias y preguntas que tienen algunos respecto de los temas que vamos tratando, que nos incentiva a superarnos con cada versión para complacer a los más exigentes y aclararles la situación a los que recién se inician en el tema.