Cómo elegir Chipset y Tarjeta de video de tu Noteboook (Guía Notebooks Cap 08)

Cómo elegir Chipset y Tarjeta de video de tu Noteboook (Guía Notebooks Cap 08)

por

Con el paso de las semanas (dos meses, de hecho) hemos ido revelando todas las cartas importantes relacionadas con los componentes de un notebook y hoy uniremos todas las piezas bajo el alero del chipset, el enlace entre todas estas partes y cuyo entendimiento nos da las llaves para entrar a uno de los últimos temas “teóricos”? de esta guía de notebooks: la tarjeta de video (VGA), que se ha vuelto muy popular hoy en día por la interfaz Aero de Windows Vista y por el creciente interés de correr juegos modernos en notebooks. ¿Cuáles laptops cumplen y cuáles quedan en el camino?

Chipset: El corazón olvidado

Si en un arranque de curiosidad científica decidiéramos abrir un notebook y ver que hay bajo el teclado nos encontraríamos con una placa muy parecida a la que está presente en los equipos de escritorio, en la cual están ubicados el procesador, los módulos de memoria RAM y otros componentes de menor interés además de los conectores que la unen con el disco duro, el monitor, etc. En el núcleo de esta placa, que controla la conexión entre todas las partes del notebook, nos encontramos con el chipset, uno de los protagonistas de esta guía y el encargado de estas comunicaciones.

Existen diferentes chipsets para distintas plataformas, así encontramos algunos diseñados para procesadores Pentium M, otros pensados para Turion X2, etc. De hecho en una misma familia de procesadores puede haber diferencias notables entre ellos, por ejemplo, si hacemos un poco de memoria recordaremos a los Turion 64 con sus series ML, MT y MK y cómo las dos primeras están siendo reemplazadas por la tercera, esto es porque pertenecen a plataformas diferentes y aquella diseñada para los MK ofrece ventajas importantes sobre sus antecesores más antiguos (compatibilidad con memorias DDR2, por ejemplo).

Hasta ahora tenemos una base algo conceptual acerca de los chipsets, para entrar a la parte práctica tenemos que saber que (para nuestros efectos) existen tres principales empresas fabricantes de chipsets, se trata de Intel, nVidia y ATi Technologies, el primero es un viejo conocido y los otros dos son los actores principales del mercado de gráficas, como veremos luego. Es importante saber que ATi pertenece a AMD pero que mantienen nombres separados.

La tarea de listar todos los chipsets actuales no es trivial, y me veo obligado a hacer generalizaciones para no complicarme en casos puntuales, bajo esta observación sólo consideraremos plataformas compatibles con memorias DDR2, esto deja afuera a:

– Pentium M 705 (además de los que no están en la lista de Pentium M de la guía 2)
– Turion 64 de las familias ML y MT
– Sempron Mobile que no pertenecen a la serie Keene

Intel

Nombre
Compatibilidad
Versión “integrada”
910 Celeron M 3xx 910GML
915 Celeron M
Pentium M
915GM
945 Celeron M
Core Solo
Core Duo
Core 2 Duo
945GM
965 Celeron M
Core 2 Duo
965GM

Luego hablaremos más a fondo de la columna de “versión ‘integrada'”?.

nVidia y ATi

Nombre
Compatibilidad
C51MV / MCP51 (nVidia) Mobile Sempron
Turion 64
Turion X2
Xpress 200M (ATi) Mobile Sempron
Turion 64
Turion X2
Celeron M
Pentium M
Core Solo
Core Duo
Xpress 1100 (ATi) Mobile Sempron
Turion 64
Turion X2
Celeron M
Pentium M
Core Solo
Core Duo

Como no hay mucha variedad entre ambos lo mejor es combinar sus ofertas para no malgastar espacio, lo único importante asociado con sus ofertas es que están ligadas con sus propios productos de chips gráficos (algo bastante obvio).

Para cada chipset existe una versión con gráficos integrados y otra que elimina este chip a favor de una solución dedicada, quizás esto no sea claro ahora pero lo explicaremos pronto, en el caso de Intel la versión “integrada”? agrega “GM”? al final del nombre mientras que ATi y nVidia no modifican sus nombres

La lista no es precisamente explícita porque el chipset per se no es un criterio importante para escoger un notebook, pero es la última pieza que necesitamos para entrar a nuestro tema principal (y de paso el más interesante): la tarjeta de video.

Tarjeta de video o VGA

Hasta hace un par de años la idea de jugar los últimos títulos en un notebook con calidad y fluidez decente era absurda, los laptops de ese entonces sólo disponían de la suficiente potencia gráfica para correr la interfaz de Windows XP y animaciones flash de mediana complejidad. Sin embargo con el auge que han tenido los equipos en los últimos tiempos, el lanzamiento de Windows Vista con su interfaz Aero y la creciente industria de los juegos la potencia gráfica ha tomado un rol fundamental para aquellos que necesitan un equipo para jugar en cualquier parte o realizar modelos en 3D o similares. Empezaremos tratando de aclarar conceptos rápidamente para llegar a lo que nos interesa.

Potencia gráfica: Frecuencias y capacidades

Medir el desempeño de una VGA es más difícil que en el caso de los procesadores, pero para tratar de simplificar las cosas vamos a “dividirla”? en sus dos partes, el “núcleo”? (core) y la memoria que utiliza la VGA. El core se encarga de realizar los cálculos y armar las imágenes con información almacenada en la memoria, con esta pequeña información (muy vaga, pero didáctica) ya tenemos tres variables: la velocidad a la que el core realiza operaciones, la capacidad que tiene la memoria para guardar datos (como por ejemplo texturas) y la velocidad con que puede transferir esta información al core, las velocidades se miden como frecuencias del core y las memorias y se miden en MHz al igual que los procesadores miestras que la capacidad de la memoria se mide en MB (MegaBytes). Además de estos tres valores cabe recordar que algunas VGAs aprovechan mejor los recursos que otras. Con esta imagen mental de cómo funciona una VGA podemos explicar las diferencias entre dos modelos y eguir avanzando, siempre con la idea de que el desempeño depende de un equilibrio de estos tres factores.

Integradas vs. Dedicadas

Al contrario de una VGA dedicada, que puede ser vista como un chip independiente con memoria propia, una tarjeta de video integrada se encuentra literalmente “dentro”? del chipset. En el caso de Intel este chip no tiene memoria propia y tiene que recurrir a la memoria del sistema (RAM), que es mucho más lenta que la que usan normalmente las VGAs y esto afecta mucho su rendimiento gráfico además de volver más lento a un sistema que dispone de menos memoria dedicada a su trabajo. Las soluciones integradas y dedicadas de ATi y nVidia disponen de memoria propia además de poder acceder a la principal mediante dos tecnologías de nombres bastante faranduleros: TurboCache para nVidia y HyperMemory para ATi.

TurboCaché y HyperMemory: márketing con palabras bonitas

Estas dos tecnologías describen exactamente lo mismo: un sistema por el cual una VGA (integrada o dedicada) puede combinar su almacenamiento interno con un poco de la memoria del sistema, de esta forma la VGA puede usar los datos de su memoria más rápida mientras pide datos a la RAM. Por muy bonito y prometedor que esto suene el rendimiento obtenido con esta fórmula no es mucho mejor que aquel usando sólo la memoria propia y sólo conlleva a confundir a los usuarios, pues los vendedores pueden ofrecer una VGA ATi o nVidia de, por ejemplo, 512 MB cuando sólo 128 de ellos son dedicados y el resto se “roban”? de la memoria principal.

VGAs integradas

Por fin podemos conocer las identidades de las VGAs integradas disponibles en la actualidad y cada una está relacionada con cierto chipset (he ahí la necesidad de cubrirlos antes).

Chipset
Gráficas integradas
910GML GMA 900
915GM GMA 900
945GM GMA 950
965GM GMA X3100
C51MV / MCP51
GeForce Go 6100 / 6150
Xpress 200M
Radeon Xpress 200M
Xpress 1100 Radeon Xpress 1100 / 1150

VGAs dedicadas

Si me propusiera escribir todas las VGAs dedicadas disponibles en la actualidad me volvería loco (y seguramente ocurriría lo mismo con ustedes) así que la mejor opción es dividir nuestro estudio en “familias”? que representan las generaciones de VGAs que han sido lanzadas por nVidia y ATi a través del tiempo y en competencia entre sí (historia muy parecida a los procesadores). Nos limitaremos a las familias aún existentes en equipos actuales.

Generación ATi
nVidia
Primera Mobility Radeon X- – – GeForce Go 6- – –
Segunda Mobility Radeon X1- – – GeForce Go 7- – –
Tercera Mobility Radeon HD 2- – – GeForce 8- – -M

Los guiones son reemplazados por un número que indica el nivel en el que está cierto modelo en la familia, estos números son los siguientes (no todas las posibles mezclas existen).

Nivel ATi
nVidia
Bajo 300 – 500 200 – 400
Medio 600 – 700 600
Alto 800 – 900 800 – 900

La combinación entre la generación y el nivel nos da el nivel de desempeño de una tarjeta (se favorece a este último factor), así por ejemplo una Mobility Radeon X1800 sigue siendo más rápida que una GeForce 8600M a pesar de ser más antigua.

Recordemos que este es un criterio bastante vago de análisis pero sirve para comparar rápidamente dos modelos de notebooks disponibles.

Por suerte la comparación con las tarjetas de video integradas es más simple, pues todas VGAs dedicadas pueden superar (o empatar en el caso de las VGAs bajas de 1ª generación) a cualquiera de estilo integrado, y entre éstas tenemos el siguiente ránking

Lugar
VGA
1 GeForce Go 6150
2 Radeon Xpress 1150
3 GMA X3100
4 GeForce Go 6100
5
Radeon Xpress 1100
6
Radeon Xpress 200M
7 GMA 950
8 GMA 900

Rendimiento en juegos: ¿Cumplen?

Definir el rendimiento real de estas soluciones en un juego es imposible por decir lo menos, depende de que tan nuevo sea el título, de su estilo (un shooter requiere de más potencia que uno de estrategia, por ejemplo), la calidad a la que se corra, la propia percepción de si es “jugable”? o no además del resto de los componentes del equipo.

Con esas fuertes restricciones encima nuestro sólo puedo decir que para correr títulos relativamente modernos con calidad media y velocidad decente se requiere de una VGA media-alta de tercera generación o una de nivel medio de las primeras dos familias. Esto no es una garantía de jugar tal y como uno se lo espera pero al menos es el consenso en varios foros de discusión del tema.

Utilidad de las VGAs integradas

Hasta ahora pareciera que las VGAs dedicadas son siempre la mejor opción, pero en este análisis nos hemos remitido al rendimiento absoluto y hemos descartado muchos factores que favorecen a las opciones integradas.

  • Un notebook con una VGA integrada es más barato que uno con VGA discreta.
  • Una solución integrada consume menos energía que sus contrapartes incluso cuando se están haciendo cosas simples como navegar, luego tiene mejor duración de batería.
  • También hay un factor de disipación de calor, pues un chip dedicado (y bastante poderoso) es capaz de disipar cantidades no despreciables de calor que pueden molestar.
  • Finalmente estos puntos implican que un notebook con VGA dedicada puede ser más pesado que su hermano menos potente.

DirectX10 y Windows Vista

Para terminar con esta críptica edición de la guía de notebooks quiero cubrir algunos detalles importantes que se me quedaron en el tintero.

Las VGAs dedicadas de tercera generación son las únicas compatibles con el nuevo estándar de gráficas DirectX10 para juegos, esto no significa que una VGA DirectX9 (todas las que hemos visto hoy excepto las anteriores) no sea capaz de correr estos títulos, sino que no podrán desplegar algunos detalles gráficos importantes, pero no primordiales. Recordemos que DirectX10 sólo estará disponible para el nuevo sistema operativo de Microsoft.

Windows Vista trajo consigo la interfaz Aero que incluye variados efectos gráficos, esta interfaz está disponible para todas las VGAs DX9 pero hay una excepción, la GMA900, que simplemente no puede correr este sistema visual.

El gran error de Intel

Si tienen buena memoria recordarán las GMA 900 y GMA 950 son las únicas que no tienen memoria propia, además carecen de varias funciones importantes que no sólo hacen que algunos títulos sean “injugables”? sino que simplemente se rehúsen a correr normalmente. De hecho Intel mantiene una lista con los juegos incompatibles con sus soluciones integradas:

Probablemente esto no le importa mucho a quien decidió escoger una VGA integrada pero no deja de ser molesto para alguien que sólo quiere probar algún juego. Un ejemplo de estos “errores” se puede ver abajo.

Conclusión

Admito que esta guía fue diferente al resto y siguió un estilo distinto, esto fue necesrio dada la enorme amplitud del tema que estábamos tratando y la dificultad de abarcar todo lo necesario sin caer en largas discusiones a nivel teórico sin conclusiones concretas, también resultó imposible tratar una a una todas las VGAs discretas por motivos evidentes de utilidad.

Para cerrar el tema queda por mencionar que muchas de estas VGAs (dedicadas) nunca llegarán a nuestro país por un claro motivo económico y actualmente las VGAs poderosas las podemos encontrar sólo en notebooks Dell y algunas excepciones puntuales en equipos Asus entre otros disponibles en nuestras costas, luego estos criterios deberían ser más que suficientes para tomar una decisión informada.

Queda poco para terminar con esta sección teórica de guías de notebooks, hemos cubierto prácticamente todos los componentes y sólo quedan algunos detalles accesorios y un par de criterios subjetivos, así que si han seguido la guía de notebooks de TS semana a semana no nos abandonen a estas alturas y comenten si creen que algún tema no se cubrió con suficiente exactitud o si tienen ideas para futuros proyectos.