FWLabs: Desempacando y primera vista del Apple iPhone

FWLabs: Desempacando y primera vista del Apple iPhone

Puedes amar o puedes odiar a Apple, pero cuando tomas el iPhone en tu mano te deja con la boca abierta. Llevo 24 horas usándolo (casi sin parar), y cada segundo que pasa me da rabia no poder usar este equipo en Chile o cualquier país fuera de Estados Unidos (la única opción es como roaming de AT&T, pero todavía no soy billonario). Apenas me suba a un avión mañana, y cancele el contrato con AT&T, el equipo se va a bloquear. Se va a convertir en un ladrillo, ni siquiera lo podré usar como iPod. Hackers unidos, por favor apúrense en desbloquear esta maravilla!

Si, maravilla. Puede que tecnológicamente no tenga nada nuevo, que hayan decenas de competidores con las mismas funcionalidades e incluso mejores, pero la forma que lo ha implementado Apple es fenomenal. Ayer mientras escribía la historia sobre la odisea para conseguirlo, lo usaba como iPod. Lo tenía al lado mio, encima de la cama, y mientras escribía recibí un llamado. Cuando lo mire para ver quien llamaba, sinceramente parecía el celular más futurista que haya visto — y he visto muchos. Tiene más en común con un comunicador de Star Trek que con un Treo o BlackBerry.

Es tan intuitivo que en pocos minutos, y sin ningún manual, entiendes como funciona todo. Eso si, debes cambiar la forma que entiendes los celulares. Este funciona como ningún celular que haya visto antes, ni iPod — eso también debes volver a aprenderlo. En un principio causa un poco de frustración, pero después de un par de horas, cuando entiendes su lenguaje, lo puedes hacer todo con una mano. Es cierto que te puede tomar hasta 5 pasos realizar un llamado, pero también te puede tomar 3 pasos (incluyendo el desbloqueo), que ni se sienten.

El equipo es mucho más útil cuando tienes enchufados los audífonos. Gracias al botón que funciona de micrófono en la mitad del cable, puedes detener y reproducir el iPod en cualquier momento (incluso cuando estás navegando o enviando un mail). Si haces dos click en el botón del cable, adelantas la canción.

Al final vas caminando escuchando el iPod, con tus canciones en shuffle, haciendo doble click cuando quieres adelantar una canción. Alguien te conversa, haces un click para poner pausa a la música, y luego otro click para seguir reproduciendo. Sigues caminando y repentinamente la música baja el volumen: Sabes que se viene un llamado. Un instante después, tanto por tus auriculares como por el parlante del equipo, suena el ringtone y vibra el teléfono (si tienes la vibración activada). Haces un click en el botón del cable para contestar, sigues caminando y conversando, y cuando se termina el llamado la música continua su reproducción y vuelve suavemente a su volumen original. Es cierto que técnicamente mi Sony Ericsson K790i hace lo mismo, pero su reproductor de música es tan malo que algo tan simple como hacer shuffle con repeat de todas las canciones en su memoria, es un proceso impensable. Ni hablar de la gigantiasis que sufre del botón en el cable del K790i, y la asimetría en el largo del cable que va a cada oído. Sin mencionar que el iPhone desaparece en el bolsillo.

Insisto, puede que otros teléfonos hagan técnicamente lo mismo que el iPhone, pero nunca había visto una implementación tan espectacular. Nunca pensé que me fuese a gustar tanto. Uno de mis mayores miedos, el teclado, termina por ser mejor de lo que uno espera. Todavía encuentro que esa es su mayor desventaja, pero cuando escribes en inglés, usa un sistema de autocorrección que te permite escribir muy rápido. Casi tanto como con un Treo (el mejor teclado en un celular, a mi parecer). Aunque el sistema de autocorrección no funciona con español, he notado que mientras más lo uso, va aprendiendo las palabras que utilizo, y las aprovecha en su sistema de autocorrección. El problema es que nunca sabe cuando estoy escribiendo en inglés y cuando lo hago en español.

El resto de las funciones las dejo para el SuperHiperMegaReview™ con videos incluidos que vendrá pronto. Solo aprovecho de mencionar que EDGE no es tan lento como todos decían, en mis pruebas funciona de maravillas. Otra cosa que no había leído en ninguna parte, es que el navegador Safari, que es espectacular, también puede ver los tradicionales sitios WAP optimizados para celulares. Cuando andas con EDGE, agradeces mucho eso, ya que cargan en instantes.

Lo que más me entristece, y hace que odie a Apple y AT&T, es que a partir de mañana este maravilloso celular no va a servir de nada. Al momento que corte el contrato (y debo hacerlo mañana, para no incurrir en unos cobros bastante altos), se va a bloquear y no servirá de nada hasta que vuelva a activar otro contrato con AT&T, o hasta que San Hacker, patrono de los computines, descubra la manera de desbloquear el iPhone.

A continuación, el ritual del desempaque. Desvistiendo el iPhone al frente de la cámara: