Le Vomitron

Raspando el cuero cabelludo al rozar sus cabezas a pocos milímetros del suelo, los primeros robots se alzaron contra sus malvados operadores. Ahora solo falta que alguien hackee ese brazo robótico para que pueda ser controlado con un Wiimote.