Cómo elegir la pantalla LCD de tu notebook (Guía Notebooks Cap 05)

Cómo elegir la pantalla LCD de tu notebook (Guía Notebooks Cap 05)

por

Luego de pasar un mes hablando sólo de procesadores es bueno respirar algo de aire fresco con partes algo más “sencillas” de nuestro futuro notebook, pero que como veremos también desempeñan un rol fundamental en el equipo. Esta semana en la guía de notebooks de CHW le toca el turno a las pantallas LCD, así que no perdamos más tiempo y empecemos con nuestro tema.

La elección de un notebook con una pantalla que cumpla con nuestras necesidades es algo muy importante en la compra del equipo, pues mal que mal vamos a estar mirándola todo el tiempo que trabajemos en él y al contrario que en los equipos de escritorio no podemos cambiarla si no nos gustó, veamos las características que tienen las pantallas LCD (o también llamadas TFT) y cómo afectan su uso.

1. Tamaño

El tamaño de la pantalla determina cuanto “espacio en bruto” tenemos para trabajar en nuestro equipo y se mide de igual forma que en los televisores convencionales: como el largo en pulgadas de la diagonal del monitor. Así tenemos equipos con pantallas de entre 12 y 17 pulgadas (salvo casos excepcionales de laptops muy grandes o muy pequeños).

Quiero remarcar bien el siguiente punto, que es una de las consideraciones más importantes al momento de escoger un notebook: El tamaño de la pantalla determina en qué categoría de “portabilidad” cae el notebook, que van desde los “subnotebooks” (muy pequeños) a los grandes reemplazos de equipos de escritorio (DTR) pasando por los más tradicionales y comunes.

Los equipos pequeños tienen una movilidad y autonomía impresionantes, se pueden andar trayendo todo el día sin siquiera notar su peso y son el compañero ideal para viajes de avión, pero son más caros que el promedio y es algo incómodo utilizarlos por sus teclados y pantallas pequeñas.

En el otro lado de la balanza están los Desktop Replacement (DTR), equipos grandes y pesados diseñados para trabajos intensivos y que a veces incluyen componentes que muchas veces no se ven en equipos más pequeños. Los inconvenientes empiezan cuando tienen que depender de su batería, pues su autonomía deja mucho que desear (sus componentes son más exigentes), andarlos trayendo es un buen ejercicio y usarlos en el regazo es una experiencia que no recomiendo.

En el rango entre las 12 y 17 pulgadas encontramos las siguientes categorías (además agrego mi opinión personal de su enfoque):

Tamaño Enfoque
12,1″ Equipos muy fáciles de transportar y pensados para quienes tengan que moverlo mucho y usarlo en el camino, especialmente aviones
14,1″ Buen equilibrio entre portabilidad y prestaciones, son muy comunes y es relativamente fácil moverlos y usarlos con su batería sin llegar a ser incómodo.
15,4″ Un poco más grande que su hermano pero igualmente común en el mercado, la pulgada extra no parece muy importante en el papel pero la diferencia se nota al apoyarlo en el regazo.
17″ Están pensados para reemplazar productos de escritorio y ser movidos muy de vez en cuando (sólo para transportarlos de un punto a otro), son algo caros por la cantidad de materiales y piezas que utilizan (especialmente la pantalla). Su uso lejos de una superficie es muy incómodo.

Recordemos que estas son apreciaciones subjetivas basadas en mis experiencias con estos equipos, como siempre usted tiene la última palabra y siempre es bueno pasearse por alguna multitienda para llevarse sus propias impresiones. Para hacer más gráfica la diferencia los dejo con un equipo de 17″, uno de 14″ y uno de 12″ lado a lado:

Notemos algo interesante, el de 12″ se ve más “cuadrado” que los otros dos, lo que nos lleva a un tema importante relacionado con las pantallas:

Widescreen o “pantalla amplia”

Al comienzo de esta sección me limite a mencionar que existían varios tamaños para pantallas, pero no me digné a especificar como se aprovechaba este tamaño en el producto final y eso tiene motivo: Existen dos tendencias en el mundo de los monitores dependiendo de qué forma tiene una pantalla de un tamaño dado, quizás con un dibujo esto sea más claro.

Ambos rectángulos tienen el mismo tamaño diagonal y se diferencian en su “relación de aspecto”, la división entre su ancho y su alto. El cuadro azul refleja el estándar antiguo (relación 4:3) y favorece el alto del monitor, pero hoy en día es más popular el nuevo con relación 16:10 (cuadro rojo) porque da una mejor visión periférica de su trabajo, ideal para ver dos páginas de un documento al mismo tiempo y también porque es más fácil transportar un notebook “ancho” que uno “alto”. Técnicamente son iguales pero ya es casi norma comprarse uno widescreen por sus mejores prestaciones.

2. Resolución

Si nos acercamos mucho a un monitor LCD (o uno tradicional) nos daremos cuenta de que está compuesto de puntos muy pequeños, “píxeles”, capaces de desplegar un color a la vez y cuya combinación forma la imagen deseada, la resolución indica cuántos de esos puntos están disponibles, por ejemplo una resolución de 1024 x 768 indica que hay 1024 pixeles horizontales por 768 verticales.

¿Qué significa esto? En pocas palabras que un monitor (independientemente de su tamaño) podrá desplegar más información en un momento dado que otro de menor resolución, lo que es una ventaja notable si se quiere trabajar en imágenes digitales, documentos largos de Word (o pdf) y cosas por el estilo.

Mucha gente se confunde entre los términos de tamaño y resolución al comienzo por algo muy entendible: Una pantalla más grande no significa que tenga mayor resolución que otra, sino que simplemente tiene más espacio para mostrarlos (o sea, sus píxeles son “grandes”). Una pantalla pequeña con alta resolución muestra el texto de un documento, los íconos del escritorio y todo en general a un tamaño reducido que puede incomodarle la vista a algunos, nuevamente todo va por el lado de los gustos personales.

Resolución Nombre comercial
4:3 (convencionales)
800×600 SVGA
1024×768 XGA
1152×864 No tiene
1280X960 SXGA
1400X1050 SXGA+
16:10 (widescreen)
1280×800
WXGA
1440×900 WXGA+
1680×1050 SXGA(+)
1920×1200 WUXGA

Es difícil hacer una tabla de resoluciones, pero traté de incluir las más comunes para monitores convencionales y widescreen (la relación “píxeles de ancho”:”píxeles de alto” se mantiene igual que en los tamaños, 16:10 y 4:3)

Como norma lo mejor es escoger uno de por lo menos 1024×768 (virtualmente todos cumplen) que le sea cómodo a la vista, porque aunque es posible hacer que un monitor LCD muestre una resolución más baja a su configuración “nativa” se pierde mucha calidad de imagen en este proceso.

Para terminar con esta parte tengo que decir que hay siglas de uso común para las resoluciones, son nombres como “XGA” o “WXGA” que he tratado de incorporar en la tabla pero que a veces son ambiguos (por ejemplo para el caso de WSXGA, que puede llevar un “+” o no dependiendo del fabricante), recomiendo preguntar explícitamente la resolución en lo posible para evitar confusiones.

3. Ángulos de visión

Una característica poco publicitada de los monitores para notebooks son sus ángulos de visión horizontal y vertical, que son la inclinación máxima para la cual la imagen del notebook aún es “nítida” (ya empezamos con la subjetividad) mirándola de lado o desde arriba, dudo que usted trabaje mirando de lado la pantalla así que no es un factor importante, de todas formas dejo una foto comparando dos monitores.

4. Acabado de espejo o “glossy”

Una pantalla convencional tiene un acabado “matte” (opaco) en su superficie, pero hoy es común (de hecho es probable) encontrarse con monitores con un acabado de espejo o “glossy”, que se distinguen inmediatamente por tener lo que parece una capa reflejante sobre lasobre laa, nuestro modelo lo debe dejar más que claro:

Las pantallas con acabado de espejo ofrecen mejores colores y contraste en la imagen además de darle un toque muy moderno a tu equipo, pero también pueden ser molestas porque justamente reflejan todo lo que incida en ellas, incluidos los objetos de su pieza/oficina o en el peor de los casos el mismísimo sol si se encuentra trabajando en exteriores, haciendo difícil-imposible su lectura.

La calidad de los acabados de espejo varía de fabricante en fabricante (pero todos son por lo menos decentes) y no me atrevo a dar un ranking por falta de información concluyente, pero puedo decir que le ponen nombres muy faranduleros a este sistema:

Marca Nombre comercial
Acer CrystalBrite
ASUS Color Shine
Dell TrueLife
Fujitsu Crystal View, SuperFine
Gateway UltraBright
HP / Compaq
BrightView
IBM / Lenovo VibrantView
Sony XBRITE, X-Black, Clear Bright, Clear Photo LCD
Toshiba TruBrite, Clear SuperView

5. Dell UltraSharp

Quiero dedicar una parte bastante corta de esta guía a explicar lo que es el “UltraSharp”, característica ofrecida en algunas pantallas de notebooks Dell. Se trata simplemente de un término “marketero” que indica que la pantalla es de “alta resolución”, algo bastante ambiguo como ya vimos así que como siempre es mejor confiar en los fríos números.

Otra características de los monitores UltraSharp es su mayor brillo y mejores ángulos de visión comparados con los convencionales de Dell, además tienen una ligera capa reflejante (pero mucho menor que en los glossy).

Con esto es claro que UltraSharp y TrueLife (nombre comercial de Dell para el acabado de espejo) son cosas distintas e independientes, una pantalla puede incorporar ambas tecnologías, sólo una o bien ninguna. Finalmente quiero insistir en que este es un criterio exclusivo para comparar los monitores Dell y que no se puede extender a equipos de otras marcas.

6. Puntos muertos (dead pixels)

Terminamos con nuestro resumen de pantallas con uno de los problemas más odiado por aquellos quienes compramos un monitor LCD (en un notebook o para escritorio), los píxeles muertos y quemados.

El resumen rápido de en qué consisten es el siguiente: cuando son fabricados los paneles de cristal líquido existe la probabilidad de que un error en la producción haga que uno (o más) de sus píxeles simplemente no sea capaz de prenderse (en el caso de los píxeles muertos) o se quede pegado en un color rojo, verde o azul brillante (píxeles quemados).

Estos equipos “defectuosos” pasan los estándares de la empresa porque si no los precios de fabricación se dispararían (eso es lo que dicen los fabricantes) y la mayoría de sus garantías internacionales sólo cubren desde un cierto número de píxeles muertos/quemados. Respecto al tema sólo me voy a referir ligeramente a dos cosas:

  1. La ley del consumidor de Chile (desconozco la de los demás países) se sobrepone a la garantía de los fabricantes y exige que un producto sea entregado en condiciones perfectas, está en su derecho de reclamar por una pantalla con un punto defectuoso.
  2. Hay muchas ciencias ocultas de cómo “arreglar” estos píxeles, algunas funcionan a veces, pero no es nada seguro pues cada píxel muerto o quemado es diferente.

Bueno, con esto terminamos con el apartado de pantallas LCD de la guía de notebooks de CHW, admito que hay otras características interesantes de estos paneles (contraste, luminosidad, etc) que por lo general no son especificadas por los notebooks y pueden influenciar en la calidad de imagen, pero no hay vuelta que darle y tenemos que confiar en nuestra vista.
Como siempre recibimos agradecidos comentarios y sugerencias, la próxima semana continuaremos con hardware para notebooks y como entenderlo.