ATI Radeon HD2900XT

ATI Radeon HD2900XT

por

ATI y AMD presentan el resultado del mejor esfuerzo de ambos equipos por desbancar el liderazgo que NVIDIA tiene hace mucho en el mundo de las VGAs.

Introducción

Estamos ante una nueva tarjeta de video. Dicho así, no suena demasiado trascendental, no es cierto? A menos que usted, querido lector, tenga muy mala memoria, recordará que tal como esta VGA muchas otras han desfilado por la historia en esta trinchera y en la trinchera opuesta. Sin embargo hay algo en esta tarjeta que la hace distinta a las demás. De hecho, son dos “algos”. Primero, es la primera de su familia en sorpotar DirectX 10, el más reciente API gráfico de Microsoft. Segundo, y esto es más importante, es el primer lanzamiento grande que se realiza por parte de ATI desde que ésta empresa fue adquirida por AMD.

Ahora bien, siempre se dice que dos cabezas piensan más que una, pero en este caso, ¿Quién le enseña a quién? Por un lado, ATI tiene experiencia fabricando tarjetas de video, es un negocio que viene cultivando hace muchos años y ha sobrevivido a épocas en que gigantes de la industria -como 3DFX- cayeron y fueron absorbidos por el flujo del tiempo. Por otro lado, AMD tiene experiencia en fabricar chips -algo que ATI siempre ha subcontratado- y aunque la construcción de esta familia de VGAs también ha sido subcontratada, sin duda los años de circo que AMD tiene tratando directamente con circuitería, layout, procesos de manufactura y optimización de consumo eléctrico le han aportado al equipo un punto de vista nuevo y fresco. Pero, si me lo preguntan a mí, tengo que decir que más allá de lo que cada uno aporta al equipo, destaco lo que ambos comparten en él: tanto ATI como AMD han sido históricamente el participante menos acaudalado en sus respectivos mercados, y sin embargo ambos se las han arreglado para sobrevivir. Es más, ambos, con una fracción del presupuesto, gasto en márketing y aliados dentro de la industria, se las ha arreglado para dar sonoros golpes a la cátedra alzándose con el liderazgo en rendimiento en más de una ocasión.

Para ATI, el último golpe a la cátedra ha quedado ya un par de generaciones atrás, pero para esta ocasión se tomaron más tiempo que sus competidores y reunieron a un equipo de lujo: esta vez querían darle a NVIDIA un hueso duro de roer, y hoy, queridos lectores, hoy veremos qué tan duro es, y si acaso NVIDIA tiene razones para preocuparse.