CEO de Sony sobre problemas del gigante japonés: "Nadie me dijo nada"

CEO de Sony sobre problemas del gigante japonés: "Nadie me dijo nada"

Howard StringerSony, históricamente el líder indiscutido de la industria de productos electrónicos, está viviendo sus peores días. En los años 80 y 90, Sony no paraba de innovar y revolucionar el mercado. El Walkman, el Discman, las cámaras Handycam, los televisores Trinitron, el PlayStation. El propio Steve Jobs hablaba públicamente de su admiración hacia el gigante japonés. Pero últimamente todo ha ido de mal en peor.

Millones de baterías fabricadas por Sony retiradas después que se descubriera un desperfecto en la producción que podía causar que explotaran; La nueva generación de la consola más vendida del mundo está decepcionando a los más fanáticos, lo que puede costarle al PlayStation su liderazgo; Descubren CDs fabricados por el sello discográfico de Sony que incluye spyware que se instala en tu computador sin previo aviso; Después de haber inventado el mercado de la música portátil con el Walkman, pierden el cetro ante el iPod al no entender a los consumidores; Famosos por sus televisiones Trinitron en el pasado, hoy deben apoyarse en Samsung para hacer sus televisiones LCD. Entre muchas otras historias del pasado cercano — ya que no viajamos al pasado más lejano lleno de historias de MiniDiscs y Betamaxes.

Desde 2005, un británico llamado Sir Howard Stringer (adorador del DRM) es quien dirige la compañía ocupando el cargo de Chief Executive Officer, CEO, jefazo máximus. Al caballero se le ocurrió dar una entrevista al Wall Street Journal, donde pareciera que finalmente entendemos la razón de tanto problema: Él mismo. Entre otras cosas, en la entrevista responde sobre los dos princiaples puntos críticos del último año: El PlayStation 3 y las baterías explosivas.

Sobre lo primero, reconoce que con Ken Kutaragi, el papá del PlayStation, tienen mala comunicación y que Don KK toma muchas decisiones por su cuenta — como por ejemplo rebajar el precio del PS3 básico en un 20% en el mercado japonés, o realizar el lanzamiento del PSP sin invitar a otros ejecutivos de Sony. Esto se puede deber a que se rumoreaba que Ken Kutaragi iba a ser el próximo CEO, justo cuando le dieron el cargo a Howard Stringer (que en esa época era el CEO de Sony en Estados Unidos). Sobre las baterías explosivas dice que sus ejecutivos japoneses no le reportan los problemas, por lo que él no supo nada hasta que un día lo llamo Michael Dell — y que posteriormente decidieron mantener el problema en silencio hasta que terminó explotando en los medios.

¿Por qué tantos problemas de comunicación? ¿Será porque el CEO de una de las principales empresas japonesas, ni siquiera vive en Japón? Los analistas concuerdan que si Stringer viviera en Japón (donde se encuentras los ejecutivos y divisiones principales de la compañía), y si entendiera un poco más sobre la cultura japonesa, quizás estos problemas se hubiesen evitado. Esta es la primera vez que una gran compañía japonesa de productos electrónicos tiene a su cabeza un ciudadano de otra nacionalidad.

Personalmente le tengo gran cariño a Sony, y algún día espero comprar un PlayStation 3. Así que con mucho cariño, Sony, te pedimos por favor, ¡Despidan a Stringer! O en otras palabras — según Systran — 火の縦桁!

Link: Internal Turmoil at Sony Uncovered (DailyTech)