La futura tarjeta grafica de Intel

La futura tarjeta grafica de Intel

por

En un principio solo escuchamos que Intel estaba contratando gente con experiencia en el desarrollo de tarjetas graficas externas. Hoy te traemos la que creemos será la primera de un centenar de noticias y rumores, sobre la próxima tarjeta de video de Intel. Un artículo que incluye vagos números de rendimiento, fechas, y el siempre barato y fantasioso análisis de la mano de uno de los expertos de ChileHardware.

“Las tarjetas de video están hechas de queso”, Anónimo

Para nadie es sorpresa que el futuro de la industria de cómputo trata de procesadores multi-nucleo. Sin embargo y a diferencia de los procesadores actuales que poseen núcleos idénticos con las mismas capacidades y potencia, los procesadores del futuro tendrán núcleos para tareas específicas.

De esto se hablo en profundidad en el IDF de San Francisco, donde Intel hablo de su micro arquitectura Terascale, la cual consta de decenas, cientos o miles de núcleos de muy pequeño tamaño para distintas funciones, incluso núcleos redundantes para misiones criticas. Por el lado de AMD, cuando se hizo de ATi a mediados del año pasado, también se hablo de Fusión, la iniciativa de la firma verde para crear un procesador central capaz de acelerar imágenes 3D. Para esto necesitaba de la experiencia de ATi – o en su defecto de NVIDIA – para finalizar un proyecto de este tipo, porque claro AMD en su era pre-ATi sabia tanto de procesadores gráficos como VIA, nada.

En el último tiempo ha circulado una serie de rumores respecto a la entrada de Intel al mercado de las tarjetas graficas discretas. El hecho concreto es que Intel contrato y esta contratando gente con experiencia en esto campo. Sin embargo al parecer no estamos hablando de un procesador grafico como actualmente concebimos. Una teoría al respecto, la cual suena bastante racional es formar un equipo de gente a cargo de los núcleos gráficos dentro de un gran procesador Terascale. Sin embargo, sin experiencia mas allá de la fabricación de lógicas para placas madres con capacidades graficas, de mediano rendimiento, Intel hace mucho que no esta al día en lo que es la aceleración grafica de avanzada.

Por lo tanto de lo que se esta hablando es de un proyecto de procesador grafico basado en la arquitectura Terascale. Decenas de núcleos encargados de hacer lo suyo con el material 3D. A diferencia de lo que teníamos considerado, este procesador grafico no será en un principio también un procesador central, sino que se encargara de la primera tarea exclusivamente. Por supuesto estamos hablando de unidades programables, que muy posiblemente también sean capaces de acelerar video y otras hierbas, en pocas palabras un procesador grafico, distinto en arquitectura, pero que cumpla con las tareas que actualmente cumplen estos artefactos. Esto suena aun más racional que lo mencionado en el párrafo anterior, y no debido a razones técnicas, sino más bien a razones de mercado y riesgo.

Fabricar un procesador que cumpla la función de procesador central y grafico a la vez, es duplicar tus posibilidades de éxito, sin embargo también duplicar tus posibilidades de fracaso. Si Intel lanzara en los próximos años un procesador de este tipo, que por ejemplo fuera un excelente actor en rendimiento como CPU, pero que por otro lado fuera un pésimo actor en el apartado grafico, haría que quienes buscan lo ultimo en reproducción de videojuegos, se alejaran de este producto. En el caso contrario, si fuera un excelente GPU pero un pésimo CPU, nadie lo querría, ya que muy poca gente ocupa un computador exclusivamente para jugar. Ahora si sumamos que Intel, aun con su inmenso presupuesto, no ha tenido buena experiencia en cuanto a rendimiento 3D, tanto con sus northbridges con graficos integrados, como con sus apuestas en el mercado de las tarjetas discretas en el pasado, el fracaso es una posibilidad real.

Es por esto que los planes parecen tender a la fabricación de un procesador grafico solitario, usando una arquitectura que luego pueda ser añadida a la plataforma Terascale. Es decir una previa escala de reconocimiento, muy a la usanza de la forma de trabajo de Intel. De este modo pueden tener resultados palpables de su nuevo equipo de trabajo y “tiempo de vuelo” en el hasta ahora nublado mercado de tarjetas graficas discretas de Intel. Si el nuevo procesador grafico de Intel logra ser un éxito en benchmarks, en el futuro puede ser incluido en un procesador para entusiastas que tenga núcleos exclusivos para aceleración grafica, si resulta ser un corredor mediocre pero de bajo costo, se puede incluir en procesadores para uso de trabajo, si el nuevo GPU solo logra ser un pésimo exponente a un alto precio, se deshecha el proyecto y se continua en la senda actual. En ningún caso se pone en peligro gran parte del mejor negocio de Intel, vender procesadores.

El procesador grafico que Intel estaría preparando tiene fecha para el año 2009, se habla de un rendimiento comparable a 16 veces la potencia de una GeForce 8800 y estaría fabricado en 32nm con un total de 16 núcleos para el modelo más poderoso. Tal como en la actualidad, cuando las familias de tarjetas de video poseen más de un modelo, es muy probable que existan especies con menos núcleos, para así llenar nichos de menor rendimiento y precio. Tal como una de las posibles soluciones del concepto Terascale, la interconexión de núcleos estaría a cargo de decenas de anillos en forma de buses de datos.

Anillo de interconeccion

La ventaja que Intel tendría por sobre su competencia, es que de resultar algo rescatable de esto, no tendrían que seguir el ritmo de locos que actualmente sigue ATi y AMD, cambiando arquitectura cada año, basta con achicar proceso o manejar voltajes y disipación, para agregar mas núcleos a su procesador grafico. Ahora ustedes podrían decir que ATi y NVIDIA también tienen la posibilidad de añadir pipelines y achicar procesos, pero la gran diferencia es que como hemos repetido en el pasado, el gran fuerte de Intel es que sin lugar a dudas es la empresa que tiene mayor know how en fundiciones de silicio. Intel ha ido adelante del mercado durante los últimos años en miniaturización y es una de las pocas empresas que se dan el lujo de construir fabricas de 3 billones de dólares a diestra y siniestra. Mientras la gente de NVIDIA y ATi depende de los avances de TSMC y UMC (palabra clave: Fabless), además de sus capacidades en papel para evolucionar sus procesos productivos.

Todo esto suena bastante interesante y cuando sabemos que tanto Intel como AMD, están poniendo sus ojos en el mercado grafico, es porque algo importante esta por suceder. Lamentablemente el progreso se lleva a los más débiles en el camino, y en este caso, a menos que sepa reinventarse, la situación se ve bastante complicada para NVIDIA en caso de que AMD e Intel logren revolucionar la forma con la cual conocemos los computadores una vez más.

Fuentes:
VR-Zone
The Inquirer

Comente este artículo