La casa de Steve Jobs es una pocilga

La casa de Steve Jobs es una pocilga

por

No tiene arreglo, dicen.

Esta noticia le pone la nota farandulera a nuestra noche de Jueves.

Resulta que en 1984 Steve Jobs compró una mansión de un estilo español neocolonial en la zona de Woodland, un sector cercano a Silicon Valley cuya plusvalía es tan alta que a su lado Beverly Hills es un arrabal. La mansión se conoce como The Jacklyn House

Jobs vivió ahí durante 10 años y durante otros 6 la arrendó. Parece que eso de que los arrendatarios dejan las casas para la miseria se aplica en todos lados porque después de recibirla de vuelta, decidió que no quedaba más que demolerla para construir otra cosa.

Cuando tenía el permiso municipal tramitado, quiso el destino que se formara una agrupación ciudadana de “Amigos de la Casa Jacklyn” quienes pelearon en la corte para que se prohibiera su demolición… y lo consiguieron.

En una apelación, Jobs quiso demostrar fundamentadamente que era inviable restaurar la construcción, y que la misma era inhabitable si no se restauraba, sin embargo por lo que nos hemos enterado, la corte de apelaciones (o su equivalente) reafirmó el veredicto de primera instancia, con lo cual Jobs sigue clavado con una casa cuyo arreglo es ridículamente caro, y su demolición está prohibida.

Por sus declaraciones, se ve que le tiene cariño a la mansión: “Es una de las mayores abominaciones que he visto”.

Fuente: The Register