FWLabs: Xbox 360

FWLabs: Xbox 360

Ya no se oyen a los niños riendo en la sala de estar. No oigo motores de superautos rugiendo, ni tenistas Top 10 jugando, ni soldados futuristas combatiendo, ni golfistas, ni mafiosos, ni monstruos, ni piñatas. El televisor está apagado. Después de poco más de 2 meses conviviendo con una Xbox 360, la sensación de nido vacío cuando tuvo que irse, fue grande. La casa ya no es la misma.

Yo soy de esas personas que piensan que Microsoft nunca jamás puede hacer nada bien. Soy de los que parten viendo los errores. Un diseño sin sabor, una fuente de poder gigantesca, una interfaz demasiado compleja, que hay un logo de Windows por aquí y por acá y que dice demasiadas veces Microsoft.

No… espera, no dice Microsoft en ninguna parte.

Dice Xbox y Xbox 360, pero Microsoft, nada. Con suerte sale una pequeña mención en algún copyright, o un logo de Microsoft Game Studios al comenzar un juego desarrollado o distribuido por esa división. Pero ni la consola, ni la interfaz, ni los controles, ni el embalaje. Nada. Ni que eso le importara a mis amigos. Para ellos era el nintendo, el pleisteichon e incluso el gueimboi. Hasta uno le decía la heroína. Nunca nadie se aprendió su nombre. Hasta que se fue. Ahora todos preguntan por la Xbox.

En pocas palabras, la Xbox 360 es una impresionante demostración de lo que se puede lograr hoy en tecnología de entretención inmersiva. En otras palabras: No puedes dejar de jugar. Nadie queda inmune. Me sorprendió la cantidad de mujeres que se morían por jugar (y luego se quedaban jugando). Está hecha para ser disfrutada en una pantalla grande o proyector, de alta definición (HDTV de 720p o superior), y con sonido envolvente 5.1. Si logras esa combinación — que afortunadamente tenemos en FWLabs — desatas un torbellino de estímulos frente al cual nadie queda indiferente.

En más palabras, sigue leyendo. Prepárate para un SuperHiperMegaReview™ de FayerWayer Labs.

No soy un gamer. Quiero partir dejando eso claro. La última consola que me compre fue un Sega Genesis por ahi por el ’95 y con la cual jugue mucho Sonic The Hedgehog y Out of this World. Pero eso fue todo. En la oficina jugamos mucho Unreal Tournament 2004 en nuestros Macs y Linuxes, pero sólo ese juego. Nunca he tenido un PlayStation, ni siquiera ningún tipo de Nintendo.

Microsoft Chile nos mandó de prueba una caja nueva, cerrada, de la versión Pro de la Xbox 360, que incluye aparte de la consola misma (con su fuente de poder), un disco duro de 20 GB, un control inalámbrico, cables por componentes, un cable ethernet y un control remoto. Adicionalmente nos pasaron otro control con cable, para poder jugar de a dos, y semana a semana nos mandaban más juegos para seguir probando.

Obviamente, lo primero que hicimos fue conectar la Xbox 360 a mi televisión (HDTV con una resolución de 1920×1080 capaz de reproducir 1080p). Para eso es necesario mover un pequeño switch en el cable que indica “TV” o “HDTV” (pequeño detalle que hace toda la diferencia). Usando los cables por componentes, conectamos rápidamente la consola a la televisión. Para el audio, la Xbox sólo trae salida RCA stereo, así que tienes que usar tu propio cable óptico (Toslink S/PDIF) para obtener el sonido Dolby Digital 5.1.

Al iniciar la consola, te hace un montón de preguntas de configuración básica. Desde el idioma, hasta que tipo de televisión estás utilizando, a que resolución quieres usarla (en mi experiencia funcionó mejor a 720p, aunque mi televisión soporta hasta 1080p), y que estándar de audio prefieres.

También te obliga a crear tu primer perfil de usuario. Una función con la que tendrás una relación de amor y odio. La Xbox funciona muy parecido al MSN Messenger, requiere que te identifiques con un perfil cada vez que quieres jugar. Algo que se hace molesto cuando quieres pasar de jugar de un jugador a dos jugadores (debes abrir la sesión de uno, o cerrar la sesión, dependiendo de cuantos estén activos). Al momento de crear un perfil simple, el proceso no es muy complejo: Elegir un nombre y una imagen para identificarlo. Si quieres asociarlo a una cuenta Xbox Live, el proceso se pone más complejo, pero ya hablaremos de Xbox Live más abajo.

Soy fanático de los juegos de carreras de autos, así que por suerte el primer juego que me pasaron fue Project Gotham Racing 3. Siempre me fascino la serie de juegos Gran Turismo para PlayStation, y los Need for Speed para PC, pero este juego hace que los dos queden comiendo polvo. Lo primero que notas al insertarlo, es que definitivamente quedaron atrás los días de “1 Player, 2 Player, Press Start”. Tienes una infinidad de opciones, menús y submenús, hasta que finalmente llegas a correr. Si llegas hasta la pantalla donde finalmente puedes empezar a jugar, y decides que quieres jugar de a dos personas, debes activar la “Xbox Dashboard”, y abrir la sesión de un segundo jugador. Una vez hecho eso, el juego te avisa que debido a que ha cambiado la cantidad de perfiles activos, todo debe volver a empezar. De la misma manera, si tenias dos perfiles activos, y quieres jugar solo, debes cerrar uno de los perfiles y el juego volverá a la pantalla inicial. Este proceso relativamente complejo hizo que mis amigos nunca pudieran activar ellos mismos los juegos, y siempre me tuvieran que pedir ayuda. Aunque es culpa de Project Gotham Racing y no de la Xbox, este proceso era igual para varios otros juegos, incluyendo Gears of War.

Pero de la calidad gráfica y del audio, nada que hablar. Simplemente alucinante.

Después de una semana jugando a las carreras de autos sin parar, me dieron ganas de probar más juegos. En Microsoft me dijeron que mientras esperaba que llegaran más, que probara Xbox Live bajando demos, juegos, y trailers de películas. Así que hice precisamente eso. Aún no había conectado el cable Ethernet a mi cablemodem para tener Internet (también hay un accesorio para tener WiFi, pero no lo pude probar), así que aproveche de hacerlo. Aquí el sistema mostró un poco de Microsoftidad: Con una serie de nombres un tanto crípticos, el sistema intento configurar automáticamente la conexión. Después de reiniciar el cablemodem y reconectar un par de veces, finalmente el sistema reconoció todo automáticamente y me decía que la conexión estaba activa. Pero no es llegar y entrar a Xbox Live. Debes registrarte.

Es más complejo, largo y cansador de lo que suena. Si tuvieras un mouse y teclado probablemente sea más fácil, pero te piden al menos 10 pantallas de información que debes rellenar moviendo el cursor por un teclado virtual en la pantalla y presionando un botón para ir activando cada tecla. Si tienes una cuenta Windows Live ID (anteriormente conocidas como MSN Passport), como Hotmail, tienes varios pasos avanzados. Pero en Microsoft Chile me recomendaron registrarme con una cuenta nueva definiendo Estados Unidos como mi país de residencia, para tener acceso a más contenido.

Las cuentas Xbox Live Gold, tienen un valor de US$7.99 al mes, o un año completo por US$49.99. Por suerte existen las cuentas Xbox Live Silver que son gratuitas, pero no puedes participar en juegos multiplayer. Con ambas puedes descargar juegos, demos y trailers de películas, crear y mantener una lista de amigos, mandar y recibir mensajes de texto y voz, y acceder a juegos multiplayer masivos (MMO, como Final Fantasy XI). También al abrir una cuenta Xbox Live Silver, te dan 1 mes de prueba de una cuenta Xbox Live Gold, con la que puedes probar todas las opciones antes de decidir si quieres empezar a pagar.

Una vez que has rellenado las interminables pantallas de datos personales (incluyendo tu dirección completa, teléfonos, y preguntas para recuperar tu clave), finalmente estás dentro de Xbox Live Marketplace (traducido al español como Bazar Xbox Live). Ahi todo empieza a mejorar. Rápidamente fui a la sección de Demos, que está llena de juegos, y me puse a bajar Top Spin 2 (en la imagen superior), Tiger Woods PGA Tour 06, Ridge Racer 6 y Sonic The Hedgehog. Con un peso entre los 300 y 900 MB en promedio, el sistema hace una fila (“queue”) de descargas, y las va bajando una por una. Tienes un máximo de cosas que puedes poner en esa fila, aunque no recuerdo exactamente creo que eran 10 o 12 ítems.

Inmediatamente después me puse a bajar trailers de película. Tengo una televisión HD, pero conseguir contenido HDTV en Chile es casi imposible, por lo que agradecí mucho poder conseguir más contenido en alta definición. Bajé el trailer de Borat (en la imagen superior), Aeon Flux, TMNT, unos clips de Conan O’Brien, un Making Of de 20 minutos de Titanic, y otro montón de cosas. Ahí fue cuando descubrí el límite que tenia la fila (¿lista?) de descargas. Una lástima, ya que seria ideal dejar 20 o más cosas descargando durante la noche (cada trailer pesaba entre 100 y 200 MB).

Aunque la cantidad de videos disponibles para descargar todavía es limitada, Microsoft ha anunciado que comenzará a vender series de televisión y películas por este sistema, aunque en un principio será solo para Estados Unidos. También hay juegos que puedes comprar, y descargas adicionales para juegos que ya tengas, pero no probé ninguna de estas opciones.

A medida que vas descargando Demos, estos van quedando ordenados en la sección Games de la Xbox Dashboard. En esta sección también puedes ver tus Achievements, que son los logros que vas obteniendo en diferentes juegos y que van aumentando tu puntaje general que luego puede ser utilizado en Xbox Live para encontrar contrincantes dignos usando el sistema TrueSkill™. En mi caso podemos ver que los Achievements logrados en diferentes juegos me dan una Rep (¿Reputación?) de 3 estrellas y un Gamerscore de 65. Espero que eso sea bueno. En Played Games puedes ver tu Gamerscore individual de cada juego que hayas jugado en la consola.

En esta misma sección, podemos encontrar los juegos de Xbox Live Arcade, que son el tipo de juegos que uno tradicionalmente encontraba en un salón de videojuegos. Todas las semanas puedes descargar uno gratuito desde Xbox Live o comprar juegos adicionales, como el celebrado Assault Heroes de la fabricante chilena de videojuegos Wanako Games.

En la sección Media puedes acceder a la música, videos y fotos que tengas en tu Xbox, o bien en otros computadores que usen Windows o Windows Media Center. Vivo en un departamento con 2 amigos más, y los 3 usamos Mac, por lo que no pude probar las opciones en red con computadores Windows. Los videos que descargas de Xbox Live Marketplace quedan automáticamente en la sección videos. En la sección de fotos, puedes acceder a fotos directamente de una cámara digital conectada por USB, descargarlas a la consola, leerlas desde un disco o un dispositivo portátil (incluyendo iPod y PSP).

Hay juegos que graban su soundtrack como canciones individuales en tu disco duro, para que luego puedas reproducir las canciones de manera independiente. Incluso hay juegos, como Project Gotham Racing, que te permiten hacer tu propio playlist con canciones en MP3 o desde un iPod, y escucharlo mientras manejas por las calles de Tokyo. También puede reproducir canciones desde un iPod o un PSP, pero en el caso del primero, sólo puede reproducir canciones en MP3 y no las compradas en iTunes (debido al DRM de Apple).

Sin ánimo de profundizar, solo voy a mencionar que en la pantalla de System puedes configurar las opciones de la consola, controles parentales, revisar lo que tienes en el disco duro, configurar la red y los computadores conectados por ella, configurar la cámara para Xbox (Xbox Live Vision, que no pude probar), y volver a dejar la Xbox con su configuración inicial.

Al principio el controlador (joystick) no me llamaba la atención. Parecía ser más de lo mismo, sin mayores innovaciones. No tenía sensores de movimiento como el controlador del Wii o del PlayStation 3. Pero después de 2 meses de juego, estoy enamorado. Tiene el tamaño ideal, la mayoría de los juegos están creados de una manera en que usan los botones del controlador de una manera muy cómoda, y aguanta mucho mal trato. Amigos enojados porque no me podían ganar jugando TopSpin, o quien escribe enojado porque una mujer me ganaba en Gears of War. Apretando los botones con toda la rabia del mundo durante dos meses completos sin piedad, y el control seguía feliz, masoquisticamente esperando que alguien lo volviera a tomar.

Mi favorito obviamente era el controlador inalámbrico, pero las pilas duran apróximadamente unos 30 días y necesitas un accesorio adicional para que el pack de baterías sea recargable (o tener tu propio recargador de baterías AA). El gran botón central con la X de Xbox es la que activa la Xbox Dashboard para abrir o cerrar la sesión de tu perfil, asi cada perfil queda asociado a un controlador (hasta que apagas la consola). Alrededor de la X, se iluman distintos tramos del “anillo” para que sepas si tu controlador es el jugador 1, 2, 3 o 4.

El control remoto no lo utilice para nada, ya que todas las opciones que me interesaban las podia usar desde el controlador. Al ver un DVD — que por lo demás hace de lo más bien, interpolando correctamente un DVD a 480p para que se vea de manera decente a 720p (o 1080p en mi caso) — aparecen las mismas opciones del control remoto en pantalla, y las puedes activar con cualquier controlador.

Pero una de mis funciones favoritas, era algo tan simple como esto:

Al dejar presionado el botón central de los controladores o del control remoto, te aparece este cuadro de dialogo desde el cual puedes apagar la consola y todos los controladores con solo apretar un botón. Nada de tener que caminar hasta la consola para presionar el botón de encendido. Ja, caminar. Si quisieramos hacer deporte jugaríamos tenis de verdad (o nos compraríamos una Wii). Un detalle de diseño tan simple que se agradece mucho.

En conclusión, no cabe duda de la capacidad de esta máquina. Aunque algunos juegos no le sacan el máximo provecho (por ejemplo, The Godfather se ve casi peor que la versión para PC), es cosa de que existan cada vez más juegos programados para la Xbox 360. Como Gears of War, de la cual ya escribimos lo impresionante y alucinante que es. Como dije más arriba, en mi departamento vivimos 3 personas. 2 de las cuales están muy lejos de considerarse gamers, pero la tentación que genera esta máquina es dificil de resistir. Al principio tenia que obligarlos que me acompañaran a jugar. Argumentando ellos que son “pésimos para estos juegos”. Días después podía escuchar un sábado en la mañana como uno de ellos se había despertado temprano para manejar por Hawaii en Test Drive Unlimited. Paso de ser un escéptico de estás máquinas, a bautizarla como la heroína, a preguntarme ¿cuanto cuesta? Eso si, por muy fanático que llegara a ser, nunca pudo hacer funcionar el PGR3 con 2 jugadores por lo extraño del sistema de abrir y cerrar sesiones de varios perfiles.

Eso si, esta máquina requiere de más cosas para sacarle el máximo provecho. Es cierto que es una experiencia inmersiva, pero esto sólo sucede si tienes el resto de los ingredientes: Una pantalla HDTV de un tamaño relativamente grande, y un sistema de sonido 5.1, para que realmente te sientas dentro del juego. De lo contrario, un PC sigue teniendo más gracia. Lo bueno de esto es poder estar en la sala de estar, sentado en un sofa, a unos 2 o 3 metros de la pantalla, con el volumen al máximo, para que ni te des cuenta como las 8 PM se convierten en las 3 AM.

La consola es tan increíble, que no pareciera que la misma compañía que hace Windows es la responsable de la Xbox 360.

En Chile puedes encontrar la Xbox 360 en grandes tiendas por departamentos, así como tiendas especializadas. Hay dos versiones: La versión Core, que es la básica con un solo controlador alámbrico, y cable RCA de video compuesto y estereo (sin cable por componentes), la puedes encontrar por Ch$259.990 (US$566) en Chile, aunque cuesta US$299 en USA. La versión Pro, que es la que probamos aquí, la puedes encontrar por Ch$329.990 (US$622) en Chile, aunque en USA cuesta US$399.

Lo Imperdible: Una experiencia inmersiva de videojuegos realmente de “próxima generación”. Gráficos y audio realmente alucinantes (especialmente para sacarle el provecho a televisiones de alta definición). Amplia variedad de juegos debido a que lleva un año en el mercado (en Chile los juegos originales están a precios muy razonables). Construcción del hardware de muy buena calidad, y un controlador que funciona de maravilla soportando el peor de los tratos. Funciona muy bien como Media Center, para administrar tu música, videos y fotos. Compatibilidad con iPod y PSP. No dice Microsoft por ninguna parte.

Lo Impresentable: Muchas veces terminas frustrado por su interfaz. La cantidad de cuadros de dialogo y opciones que aparecen por la izquierda y por la derecha hace que muchas personas se sientan superadas (por suerte una vez que estás jugando, no tienes que lidiar con esto). En muchos juegos es un proceso largo y torpe pasar de jugar sólo a jugar con más jugadores. La fuente de poder es externa, muy grande y pesada (un problema adicional al momento de mover la Xbox de un lado a otro). Las opciones de conexión en red con otros computadores para acceder a música, videos y fotos, solo funciona con computadores con Windows.

Link: Microsoft Xbox 360