FWLabs: Silla Omni

A mi me criaron pensando que estas cosas se llamaban “peras” o “pouf”, pero no, Sumo Lounge insiste que el producto de la imagen superior es una silla. De hecho, aparte de una silla, según ellos la Omni también es una almohada de piso, una alfombra para caerse muerto, un trono para gamers, o un apoyo para el amor. Más de algo de razón tienen. Efectivamente la silla Omni es una pera, pero una vez que te acomodas sobre una te das cuenta que esta es la versión Deluxe 2.0 de cualquiera que hayas visto antes.

La compañía canadiense nos mando una Omni para que la probáramos e hiciéramos una reseña al respecto. En el correo llegó una caja de FedEx de 21×28 cm. Desde adentro sacamos un pedazo de género de ballistic nylon grueso y de una textura que daba cuenta de su calidad. Cuando despachan dentro de Canadá y EE.UU. ellos la envían previamente llenada con las pelotas de granulado de poliestireno expandido, pero para los envíos internacionales envían únicamente el cobertor (lo que realmente importa), y tu debes conseguirte los 300 litros necesarios para llenar el pouf. La buena noticia es que ese relleno tiene un costo relativamente bajo (US$20) y es fácil de conseguir.

El llenado lo debes hacer tu mismo, y si tienes amigos con buen humor puede convertirse en una experiencia muy graciosa. Aqui en FayerWayer HQ necesitamos 3 personas para llenarlo, 2 que afirmaban la Omni y un tercero que vaciaba el contenido y se turnaba el tiempo sacando fotos del proceso. Suena más fácil de lo que realmente es. Nosotros te recomendamos tener una aspiradora cerca, ya que van a volar pelotas de poliestireno por todos lados, incluso ingresando a tus vías respiratorias, auditivas y adheriéndose a tu vestimenta y cabellera. Pero como decíamos, si tus amigos tienen buen humor, la experiencia será muy graciosa. El mecanismo de cierre asegura que esas pelotas, una vez que están adentro, se quedan adentro. Consiste primero en un cierre que sella la apertura, y luego un sistema de velcro grueso que asegura que los bordes de la pera queden uniformes.

La mejor parte, es finalmente probarla una vez que queda llena. Funciona perfectamente como un cojín gigante sobre el cual puedes dejar caer libremente el peso muerto de todo tu cuerpo. Rápidamente sientes el aire escaparse del interior del pouf, y la silla amoldarse a tu cuerpo. Una vez que entiendes ese principio, te das cuenta que puedes dejar la pera en la posición que desees, y esta se queda precisamente ahí. Es perfecta para dormirse una siesta de 15 minutos justo después del almuerzo, o para sentarse a ver televisión o jugar con tu consola, para usarla como una silla tradicional, o para algún otro uso en pareja que en este momento no logro imaginar (pero que probablemente sea útil mencionar que su género es a prueba de manchas).

Las fotos increíblemente graciosas que habíamos tomado, desaparecieron en el éter digital cuando mis torpes dedos presionaron el botón “Format MemoryStick” sin darse cuenta del daño que estaban causando. Torpe, torpe, Leo. Así que a continuación les dejamos algunas de las fotos oficiales con una modelo bastante más interesante que Tomás:

La silla Omni tiene un valor de US$149, pero por ser Navidad, tienen una promoción especial a US$129, está disponible en 7 colores diferentes, y tiene un tiempo estimado de entrega de 7 a 10 días con envío gratis dentro de Norteamérica (por si tienes una casilla en ese subcontinente), por lo que aún puedes dejar contenta a tu novia — o a ti mismo.

Link: Sumo Omni Chair