Uncategorized

Steve Ballmer y su bocota

por

461 posts

ballmer.jpg

Tan corto que duró el amor, y tan feas que se pusieron las cosas entre Novell y Microsoft. La semana pasada estuvo Steve Ballmer (CEO de MS, en la foto) en un seminario en Seattle, donde obviamente le preguntaron los porqué y cómo de la unión con Novell. Esto fue lo que escupió:

“El hecho de que Linux use nuestra propiedad intelectual es un problema para nuestros inversionistas. (…) En este acuerdo, esencialmente, ellos nos pagan por el derecho de que nosotros digamos que cualquiera que use SUSE Linux está apropiadamente cubierto. No habrán problemas de patentes. Ellos nos han compensado adecuadamente por usar propiedad intelectual de Microsoft, lo que es importante pra nosotros. (…) Por la forma en que funciona el Open Source (refiriéndose a la GPL), nadie ha podido hacer cobertura o indemnificación de patentes hasta ahora.”

Golpe bajo.

Se imaginarán el rechazo que produjeron estas palabras en la comunidad Open Source. No sólo porque Ballmer estaba diciendo, derechamente, que “Linux usa propiedad intelectual de Microsoft” (me encantaría saber cuál), sino porque esto, en cierta forma, empieza a validar una de las teorías apocalípticas sobre la unión de MS con Novell: que en Redmond sienten que, si quisieran demandar a las otras empresas/distribuciones de Linux, tienen todo el derecho de hacerlo.

“Nos han compensado adecuadamente por usar propiedad intelectual de Microsoft”.

Obviamente, a nadie le extrañó después del numerito de Ballmer apareciera una carta abierta de Ron Hovsepian, el propio CEO de Novell, desenvainando la espada ante el ataque del “pelado sudoroso”. El mensaje básicamente dice que no están de acuerdo con las declaraciones de Microsoft (mejor dicho, de la bocota de Ballmer), y que cuando se firmó el acuerdo, “jamás aceptamos ni admitimos que Linux o Novell violaran las patentes de Microsoft”.

Pero las reacciones no terminaron ahí. Algunos CIOs, según un artículo en ComputerWorld, se sintieron ofendidos por los dichos de Ballmer, al nivel de que Microsoft tuvo que publicar un comunicado de prensa (así como el de Novell) suavizando su discurso ante la comunidad. Incluso surgió la iniciativa de mandarle una carta pública y masiva a Novell (que cualquiera puede firmar), en la que se critica con lujo y detalle la unión con Microsoft. Algo igual que lo que hizo Samba hace unas semanas: declarar que Novell cometió un gran error.

Después de todo, parece que lo único que ha logrado este acuerdo es hacerle mala imagen a las dos empresas. Bueno, por algo les pasa.