Edonkey 2000 cierra sus puertas

por

Los clientes P2P están cayendo como empujados por un efecto dominó.

La vieja tesis de: “hey, yo no tengo material pirata en mis servidores” ya no sirve, y ahora le tocó el turno a Edonkey.

Cuando las barbas de tu vecino veas cortar

Cuando era chico de vez en cuando me asaltaba un pensamiento recursivo. Me preguntaba si acaso el resto de la gente se preguntaba lo que yo me preguntaba, osea si el resto de la gente se preguntaba si el resto de la gente se preguntaba lo que ellos se preguntaban.

Está claro que no llegué a ninguna conclusión muy definitiva y por lo que recuerdo mi infancia fué bastante aceptable así que tampoco debo haberle dedicado mucho tiempo a esas interrogantes pero, en el fondo, lo que importa es que muchas personas -si es que no todas- se han planteado la teoría de ser únicas en el mundo. Algunos esquizoparanoides se sienten como viviendo su propio Truman Show, otros no se plantean ninguna conspiración pero son narcisos y sienten que si no son únicos en el mundo, definitivamente sí son los más importantes, al menos para sí mismos.

Grandes filósofos también se han planteado -en su propia manera retorcida y fome de ver las cosas- el enorme abismo que hay entre la propia mente y los demás, la imposibilidad patente de comunicar hasta la más mínima idea, porque de partida es imposible saber si cuando dices: “rojo” te refieres al mismo color que los demás ven cuando ven algo rojo. Nunca podrás saber si eres la única persona que lo ve distinto. Schopenhauer decía: “El mundo es mi representación”, osea no hay una verdad objetiva común para todos o si la hay no la percibimos, sólo vamos por el mundo percibiendo nuestra versión de la realidad. Así que para consuelo de los que tienen baja autoestima, sí, cada persona es única en el sentido más solitario que a la unicidad se puede aplicar.

Algunos dirán: “Amenadiel ha vuelto al LSD” pero no, es simplemente que esa sensación de ser único es engañosa y lo lleva a uno a plantearse que hay cosas que le pasan a los demás y cosas que le pasan a uno. Por ejemplo, ganarse la lotería es algo que le pasa a los demás, ser famoso es algo que le pasa a los demás, morirse es algo que le pasa a los demás. Es ilusorio pero ya que uno se muere una sola vez en la vida, es un 99% cierto que la muerte es algo que a uno no le toca experimentar, al menos no en comparación con todo lo que experimenta la vida.

El problema es que aunque uno es único y le pasan cosas que a otros no, y no le pasan cosas que a otros sí, hay cosas que tarde o temprano pueden pasarle o como dicen por ahí: no pasa hasta que te pasa. Puede sonar como algo obvio pero es sorprendente ver cómo la mayoría de la gente cree que ciertas cosas nunca le pasarán… y luego le pasan. Yo pensé que nunca iba a chocar, que nunca me iba a casar, que nunca a matar una persona y ya ven: he chocado como 3 veces, me he casado una vez y… no, en realidad no he matado a nadie pero a veces he tenido ganas, así que no me provoquen.

La gente que creó eDonkey debe haber experimentado esa falacia de la unicidad. Vieron cómo se acabó Napster y dijeron: “eso le pasa a otros”. Pero no es cierto… puede que a algunos no les pase hasta que les pase, pero cuando eso pase, les pasará. Qué simple es todo a veces.

El efecto dominó

Conozco dos efectos dominó. El más sabroso es tirarse chanchitos con sabor a salsa verde después de comerse un hot-dog en el Dominó y el otro es cuando la precipitación de un fenómeno provoca una reacción en cadena.

En el caso de lo que le está pasando últimamente a los clientes P2P, el efecto dominó se refiere más bien a lo segundo.

A mediados del 2005, en el marco de la disputa legal entre Grokster -otro cliente P2P- y los estudios MGM, la corte suprema de U.S.A. determinó que aunque no alojen archivos pirata en sus propios servidores, los programas P2P sí pueden ser considerados responsables de piratería por el hecho de instigarla y proveer los medios para que los usuarios la cometan. Con ese precedente, la tesis con que los clientes P2P se defendieron desde un principio se esfumó.

Aunque la decisión de la corte suprema sólo constituye una base para construir una demanda, y cada demanda debiera resolverse por separado, el golpe fué lo suficientemente fuerte como para que varios programas prefirieran cesar sus actividades antes que dar la pelea legal. Pasó así que Grokster, BearShare, iMesh y WinMX llegaron a avenimiento con la RIAA, y poco más de un año después del veredicto Grokster, MetaMachines, empresa creadora de eDonkey 2000 ha decidido dejar la lucha.

El creador del popular P2P, Sam Yagan, dijo que aunque piensa que la corte suprema está equivocada, no tiene el tiempo ni la plata ni el ánimo para seguir defendiendo su postura, así que prefiere ahorrarse el dolor de cabeza y cerrar. En realidad el dolor de cabeza no se lo ahorrará nadie, porque el costo de la indemnización para llegar a avenimiento es de 30 millones de dólares, OMG.

Ahora, los visitantes el sitio edonkey2000.com se encuentran con el siguiente mensaje:

“The eDonkey2000 Network is no longer available. If you steal music or movies, you are breaking the law. Courts around the world – including the United States Supreme Court – have ruled that businesses and individuals can be prosecuted for illegal downloading.

“You are not anonymous when you illegally download copyrighted material. Your IP address is XX.XXX.XXX.XX and has been logged. Respect the music, download legally. Goodbye Everyone.”

Según dicen, Metamachines no podrá hacer un gesto de desquite como el que hizo el creador de Ares Galaxy, que antes de cerrar las puertas liberó el código fuente de su programa para que sobreviviera como cliente open source. En este caso los creadores de eDonkey han recibido la prohibición de divulgar su programa en la manera que sea, arriesgando cárcel si es que llegan a liberar el código fuente.

Un poquito de historia para entender el futuro

Cuando las disqueras lograron que Napster, el precursor invento de Shawn Fanning, cerrara sus puertas, no contaron con que al cortar la cabeza de la hidra nacen 9 más del cuello cercenado. En efecto, el espacio que Napster dejó vacante era tan codiciado que en comparación el miedo a enfrentarse a las disqueras o la RIAA era insignificante, y fué así como a los pocos meses estábamos llenos de competidores: Kazaa, iMesh, WinMX, pero hubo uno que destacó por encima de todos: eDonkey.

La técnica de eDonkey de segmentar las desgargas en pequeños paquetes cuasiindependientes fué revolucionario para su época, e igualmente revolucionaria fué la manera como se podía acceder a descargas “garantizadas” mediante los llamados eLinks. Mientras otros clientes P2P tenían el defecto de estar llenos de descargas falsas, corruptas o con virus, la red de eDonkey se apoyaba en sitios web (como Sharereactor) para mantener copias limpias y fácilmente identificables.

Aunque con el tiempo la red eDonkey fué perdiendo protagonismo frente a BitTorrent, todavía hay millones de usuarios en todo momento y hay cosas en las que el sistema de BitTorrent no puede competir, sobretodo cuando hablamos de archivos raros que nadie se molesta en “torrentear”.

¿Qué pasará ahora que Metamachine y su programa eDonkey cierran sus puertas? En mi opinión, no mucho. Aunque la corte ordenó que Metamachine debe desincentivar el uso de su P2P, no hay manera de apagar la red desde el momento en que esta es descentralizada. Todos los que utilizan eDonkey o eMule pueden seguir intercambiando archiv
os como siempre.

En conclusión, la caída de eDonkey constituye más que nada un incidente simbólico para decir que otro de los próceres del P2P ha sido alcanzado por el brazo de la ley. Es que hay cosas que no pasan hasta que te pasan, y para Metamachines ese día fatídico finalmente llegó.

Fuentes:
CNET
Slyck