Sun y Apple prepararían fusión

Sun y Apple prepararían fusión

por

Las fusiones son al mercado lo que los noviazgos son a la farándula, nada atrae tanta atención como el cotilleo sobre posibles uniones y desuniones.

Esta semana parece ser el turno del rumor Apple + Sun.

La importancia de las bisagras

Para pasar de un lugar a otro suele ser conveniente contar con un espacio libre que garantice no pegarnos en el mate o en la nariz al pasar. Eso es básico y se basa en la premisa de que nadie en la vida real atraviesa las paredes a propósito.

En segundo lugar, como no siempre es bueno tener ciertos espacios abiertos de par en par, es conveniente tener puertas. En rigor, también sería posible echar abajo el muro para salir y luego volverlo a construir, pero aunque de seguro esto le daría un cierto auge al rubro de la construcción, no parece eficiente. Las puertas, en cambio, permiten que un espacio pase de estar confinado a estar abierto en un par de segundos.

Parece anatema estar explicando la lógica de las paredes y las puertas, toda vez que salvo contadas excepciones, cuando encontramos una puerta suele haber paredes a su alrededor. En ese caso sólo necesitamos ser usuarios y no preocuparnos de construirlas.

Sin embargo, hay un elemento clave que nadie menciona y sin el cual paredes y puerdas no podrían interactuar: las bisagras. A menudo ocultas a la vista, sólo se muestran en el breve pestañeo que hacen al abrir o cerrar la puerta. Su rol es anónimo e imperceptible, y nadie nunca le agradece a las bisagras por existir. Yo he llegado para terminar con la injusticia.

Bisagras, gracias por existir. Listo, eso era todo.

Ahora, vamos a lo importante. Aunque Apple y Sun llevan 20 años coqueteando y desde siempre se ha planteado su fusión como una posibilidad, desde hoy que por primera vez en la historia hay una bisagra que articula una empresa con la otra, un hombre que es cercano a ambos interesados y que se perfila como el personaje de la semana: Eric Shmidt, CEO de Google y desde ayer miembro del directorio de Apple.

El amigo de todos

Dicen que es mejor tener amigos que tener plata. Yo creo que es mejor tener amigos con plata, pero Eric Shmidt no se preocupa de eso. Él tiene plata y tiene amigos, y sus amigos son peces gordos de la industria.

Entre los importantes puestos que ha desempeñado en su carrera, alguna vez Shmidt fué CTO de Sun en donde sigue teniendo amigos como el mismo presidente, Jonathan Schwartz. A su vez, claramente es del gusto de Steve Jobs en Apple toda vez que lo invitaron al directorio.

La cosa es, queridos lectores, que pese a que hubo otros momentos de la historia en donde la situación fué propicia, uno de los factores que siempre atentaron contra la fusión Apple Sun era la ausencia de un nombre de consenso para encargarse de dirigir la compañía resultante. Pues bien, ahora que Shmidt tiene un pie en cada lado -aunque formalmente no trabaje en Sun- su nombre aparece como ideal.

Pero, porqué querrían fusionarse?

Aunque a simple vista Apple y Sun no tienen nada en común, una mirada más atenta revela el meollo del asunto: los servidores. Apple fabrica servidores y durante años sus G5 fueron un producto poderoso, novedoso y atractivo. Por poner un ejemplo, el Powermac G5, con tripas IBM, era una joya en todo sentido y sin embargo no despegó. ¿Qué falló en su supuestamente exitoso pronóstico?

Los entendidos piensan que la marca Apple está sumamente bien posicionada, pero no en el mercado que se requiere. Es como cuando una estrella de Hollywood quiere actuar en un teatro londinense. Su misma sobreexposición mediática le resta los puntos de seriedad que valen para ser considerado un actor de peso. Hay determinados campos en donde ser popular es visto como una frivolidad y, aunque sea prejuzgar, esa noción juega en contra.

Apple podría estar pensando seriamente que ahora que tiene la oportunidad de colgarse de los promisorios productos Intel en el rubro (como por ejemplo el Woodcrest) necesita ampararse en una marca de peso en el mercado de los servidores, y ahí es donde entra Sun.

Veamos ahora el otro lado del negocio. Sun disfruta de un bien ganado prestigio como proveedor de servidores para las grandes corporaciones, pero tiene poca presencia en el mercado de los pequeños servidores para empresas chicas y medianas, y esto no es porque no tenga productos para ellos. Aunque al pensar en Sun uno visualiza un rack con 5 UltraSparc II, en realidad hay servidores Sun que traen un sencillo Opteron y cualquier empresa podría costear. ¿Porqué no logran hincarle el diente a ese mercado? La respuesta sería que no tienen el márketing ni la estrategia de ventas que se necesita y hey, qué empresa sabe más de márketing en el rubro computacional que Apple?

Apple y Sun han trabajado en colaboración en ocasiones anteriores, y se han apoyado mutuamente a nivel logístico y a nivel de intercambio de personal. Se dice que esta circunstancia convierte a Sun en la contraparte ideal de Apple porque sería una fusión mucho menos problemática que con otro partner. Además, sus líneas de productos prácticamente no se superponen, por lo que salvo en el caso de los servidores más baratitos, no habría que replantearse líneas de productos.

Entonces… será verdad? No necesariamente. Las condiciones están y los entendidos elucubran sobre las razones detrás de una eventual fusión. De ahí a que esto ocurra realmente, puf, puede haber mucho paño que cortar.

Fuente:
Market Watch