Microsoft y el Plan Bicentenario

por

Microsoft es una corporación enorme. Chile es un país angosto. Microsoft es uno de los pilares de la tecnología en el mundo. Chile es uno de los países que más tecnología necesita para dar el salto al primer mundo. Microsoft quiere destacar por su responsabilidad social. Chile pronto cumplirá 200 años… vamos atando cabos.


Microsoft busca la innovación

El objeto de toda empresa es ganar plata. Ninguna empresa se arma con el objetivo de perder plata. Esto no significa que las empresas no tengan otros objetivos anexos como la responsabilidad social, la buena onda, el bienestar de los perritos callejeros o el hoyo de la capa de ozono, pero lo importante es ganar plata. Si encuentras una empresa en donde los objetivos secundarios pasan a ser más importantes que ganar plata, y en nombre de ellos todo vale, incluso perder plata, entonces lo que estás viendo no es una empresa, es una fundación.

Ahora bien, Microsoft es una empresa y como tal su objeto es ganar plata, pero siendo una corporación gigantesca con presencia en casi todos los campos de la computación, con que le preste el 1% de su atención a un objetivo anexo éste gana más impulso que el que cien ONG podrían imprimirle. Y entonces nos enteramos de que uno de los objetivos primarios de MS es la innovación, y que ya que Chile se apronta a cumplir doscientos años, la empresa de Redmond quiere llegar al cumpleaños con un buen regalo, mejor que un chocolate con almendras.

Crónica de una Charla Pagada

La Universidad Técnica Federico Santa María organizó la semana pasada un congreso llamado CITEM, en donde se dieron charlas de distintas empresas entre las cuales estuvieron gigantes de la teunología como Siemens, Intel y Microsoft. En representación de CHW yo acudí a esta última y pude recoger información muy interesante.

De alguna manera parecía que el destino conspiraba contra la charla de Microsoft porque, primero, la asistencia a CITEM era pagada, segundo, las promotoras en el pasillo estaban de lujo y me sentí tentado a quedarme afuera y, tercero, la charla de MS era la última del día y no sólo yo sino toda la concurrencia estábamos agotados. Sin embargo, la curiosidad fue más fuerte y decidí quedarme, y terminé haciendo una elección muy acertada porque fue una experiencia dinámica y amena. Al final de la charla incluso me dí el lujo de intercambiar algunas palabras con el presentador, Hernán Orellana. Mis palabras fueron “excelente charla, seamos amigos” y las suyas fueron “suélteme el brazo o llamo a seguridad”. En fin, me encanta conversar.

Jugo aparte, la charla estuvo muy interesante y pensé que podría escribir un artículo para CHW y hacerme rico y famoso.

Microsoft y la Innovación

Innovación, según la mirada de Microsoft, no es invención ni investigación. Innovación es cuando introduces el cambio a un escenario gestionando la incorporación de elementos que no están presentes en él pero sí en otros ámbitos.

Por ejemplo, el cavernícola que pasa muchas horas mirando un bloque de granito pensando qué hacer con él está investigando. El cavernícola que finalmente acierta a esculpir la piedra con forma de disco está inventando (inventando la rueda, nada menos) pero hasta que un tercer cavernícola se dá cuenta de que ese disco de piedra podría usarse para facilitar el transporte de trigo, no hay verdadera innovación. Hay que incorporar los inventos a los procesos cotidianos para que haya innovación.

Innovación es también cuando eres capaz de reinventar productos y servicios para hacer nuevos negocios, cuando eres capaz de tomar un invento y venderlo a un público que no era parte de tu mercado, o cuando descubres usos alternativos para un producto y, nuevamente, terminas generando una masa de clientes que antes no veía utilidad en tu invento.

Dicho esto, Microsoft es una empresa que filosóficamente está íntimamente emparentada con la idiosincracia del estado chileno. Por ejemplo, nuestro escudo nacional reza: “Por la razón o la fuerza” y ésta parece haber sido la máxima de MS para abrirse camino en la industria del software.

Pues bien, MS se da cuenta de que estamos en una época post-revolución tecnológica, en donde los mercados que tenían acceso a la tecnología ya han implementado nuevos usos para ella y han estabilizado el crecimiento en esta área. En otras palabras, aunque la tecnología es algo dinámico y en permanente crecimiento, el gran potencial de negocios para una empresa de tecnología es estar presente cuando un país pasa del estado poco tecnológico al estado muy tecnológico. De ahí en adelante su gasto en tecnología crece en forma marginal y ya no es posible hacerse ricos vendiéndole sólo upgrades.

En el otro lado de la sopaipilla están los países que vivieron la revolución tecnológica desde la galería, agarrando nada más que ecos de lo que vivió el primer mundo y, a menudo, con un importante desfase. La innovación se presenta aquí por partida doble. Los gobiernos de países emergentes pueden innovar para incorporar los niveles tecnológicos del primer mundo a su realidad, y MS puede innovar explotando un mercado que no usaba sus productos por falta de plata, conocimiento o ambas cosas.

Es así que, siguiendo un esquema ya aplicado en Brasil, MS quiere aplicar en Chile una serie de medidas bajo el nombre de “Plan Bicentenario” aprovechando que Chile pronto cumplirá dos siglos el año 2010 y toda fecha importante como que requiere de grandes iniciativas.

El famoso plan se sostiene en tres pilares: la Inclusión Digital, el Desarrollo Económico y la Agenda País. Ahora les explico en que consiste cada uno de estos pilares.

1.- Inclusión digital

Esto está orientado principalmente a la educación, o sea a cooperar en la alfabetización digital de las personas. Una de las medidas era proveer de software actualizado a las escuelas y monitorearlas por Internet, con un convenio con Telefónica para tener siempre con soporte a las escuelas, y que no vayan quedando desactualizadas y tengan que esperar a que el sobrino del director de la escuela se haga un tiempo de formatear todos los tarros, o que haya algún geek chupamedias en el colegio que haga lo mismo.

Si bien es bueno que nuestras escuelas SIEMPRE se manejen con la tecnología mas avanzada y los fondos siempre son bienvenidos (sobretodo cuando son ajenos) hay que entender que MS está invirtiendo en un semillero de futuros clientes. Los alumnos que ganan experiencia en el manejo de los OS de Microsoft saldrán con el hábito de ir al menú inicio, apretar ctrl+alt+supr cuando tienen problemas y pagar $100.000 por sus sistema operativo. Bueno, a lo mejor esto último es más improbable.

Por otro lado, también hay programas de capacitación gratuita para personas desempleadas. Son cursos no muy profundos pero que apuntan a mejorar un poco el currículum de las personas sin experiencia computacional para aumentar sus posibilidades de encontrar pega. Esta capacitación es certificada por la Fundación Chile.

Al igual que lo que ocurre con los alumnos de escuelas apadrinadas por MS, la iniciativa de los desempleados no sólo es un acto altruísta destinado a mejorar sus expectativas y posibilidades, sino también a crear más usuarios y potenciales clientes de sistemas y programas MS. Dejando de lado las suspicacias, MS busca crear un círculo virtuoso. Si hay una gran masa de potenciales empleados que maneja al dedillo los OS y suites de ofimática de Microsoft, para las empresas siempre será más rentable orientar su política de software hacia aquellos paquetes que más operadores tienen en el mercado. Esto suena un poco enredado pero supongamos que yo fabrico camiones con volante al lado derecho. Yo
podría hacer una inversión a largo plazo capacitando choferes en el manejo de camiones con volante al lado derecho, y si lo hago bien, y mi curso es bueno, llegará el momento en que las empresas de transporte vean que la oferta de trabajadores capacitados es mayor en choferes “derechos” que en choferes “izquierdos” y a la hora de renovar o engrosar su flota prefieran comprar camnioes “derechos” que capacitar a sus nuevos empleados, uno por uno, en cambiones “izquierdos”. En el caso de Microsoft, más que impulsar que las empresas se cambien a su producto, más bien cuidan de que no haya iniciativas aterrizadas por capacitar a los trabajadores en otros productos.

2.- Desarrollo económico

Este aspecto está orientado a las empresas, en particular a las mipymes. Para los que no reconocen el término, es como pymes (pequeñas y medianas empresas) pero ahora le agregan las microempresas, de allí mipymes.

Resulta que muchos microempresarios tienen buenas ideas y capacidad de emprendimiento, pero no tienen conceptos de gestión. Para ser franco, yo tampoco, pero MS quiere capacitar en este sentido a los microempresarios, para luego venderle software que le ayude a gestionar su empresa. O sea es decirle, mira si haces así las cosas te va a ir mejor (en efecto), y además si quieres que sea fácil, nos compras este CD y un PC en alguna multitienda y tamos.

Acá nuevamente vemos un lado positivo y otro negativo. Por el lado positivo, vemos que proveer herramientas de gestión y de TI (tecnologías de información) a nuestros microempresarios ayudará a tener mejores resultados y a incorporarse a nuevos mercados, no olvidemos que TI te acerca a Internet, e Internet a competir en el mundo, y eso es lo que necesitamos, pues si te conformas con Chile no te veo mucha vida o posibilidades de crecimiento. Por el lado negativo, vemos que de nuevo deja “encasillados” (o encalillados) a los empresarios pequeños a un sistema o plataforma MS, en vez de que analice mejores posibilidades que incluso quizás sean mas competitivas. La gente es aversa al cambio y hay una alta posibilidad de que una persona se aferre al primer software que aprendió a usar, en desmedro de otros mejores que no conoció en el momento oportuno. Con esto no quiero decir que MS engañe a la gente para que use sus productos aunque sean malos… tal vez muchas de sus herramientas son las mejores del mercado pero se aseguran de que nadie se vaya por otro camino.

3.- Agenda País

El tercer pilar del Plan Bicentenario consiste principalmente en entregar capacitación a instancias de gobierno tanto nacional como comunal, para que tengan software y diversas herramientas de TI de última generación, con lo que ahorrarían recursos que actualmente se van en burocracia.

Actualmente, el gobierno chileno está a medio camino de modernizarse y esto se puede apreciar en diversas instancias. El registro civil permite sacar algunos certificados por internet y el SII permite pago de contribuciones por Webpay, declaración de impuestos por internet y facturas electrónicas. Todavía faltan muchos aspectos que podrían modernizarse y simplificarse, y MS quiere facilitar los medios para lograrlo y a la vez preocuparse de proveer seguridad a los sistemas informáticos del gobierno.

Otra vez, tenemos las ventajas que se desprenden de un gobierno más eficiente, máss moderno, menos tramitoso y más cómodo para que nos atienda. Por la contrapartida, la idea de que el gobierno sea monopolio de MS suena peligrosa. Se supone que los gobiernos deben ser instituciones imparciales y garantes para la libre competencia. Es realmente bueno que el estado acepte asistencia de una corporación para su modernización cuando el ejemplo que se está viendo en el mundo es que las reparticiones públicas se inclinan por aplicaciones de código abierto? En este mismo portal se has enterado de lo que está pasando en Extremadura, Bélgica y Massachussetts.

Otras iniciativas complementarias

Junto con los tres pilares del plan bicentenario, hay otras tres iniciativas que son más puntuales pero igual vale la pena mencionarlas.

Primero, el llamado Digital Playground, que tiene por misión poner tecnologías a disposición de los emprendedores, para que puedan desarrollar de manera más eficiente sus negocios, y en realidad creo que esto es indispensable para ser competitivo en el mundo de hoy, y

Segundo un Mapa de Oportunidades para Innovación por Industria, una especie de asesoría que te ayuda a identificar los aspectos que vale la pena innovar en tu rubro. En Chile hay muchas industrias con proyecciones cuasi infinitas, pero no todos los avances tecnológicos sientan bien a todos los campos. La minería, la industria salmonera y la industria vitivinícola pueden progresar mucho mediante la innovación tecnológica, pero hay que saber qué aspectos innovar y qué aspectos mantener.

Finalmente tenemos un proyecto en ejecución, que tiene como intermediario a las incubadoras de empresas, para la innovación basado en sistemas MS, de nuevo y obviamente, que tengan proyección, (en la U. de Chile y la PUC los convenios son orientados mas al área científica) en la USM, como oportunidades de negocio. Primero se capacita a los alumnos para mostrarles todas las herramientas, por ejemplo Visual Basic o Visual Studio. Luego seleccionan 4 proyectos y los financian con US$5.000 suma no despreciable para sólo tener una idea, ni siquiera un prototipo. Lado positivo, permite que los estudiantes con buenas ideas puedan desarrollarlas, con lo que persiguen fomentar la aparición de nuevos tipos de negocios en el país orientados a necesidades locales pero universalizables. Lado negativo, basado obligatoriamente en sistemas MS, y además la no proyección a expandir este beneficio a otras universidades a corto plazo.

Conclusiones

Acá pueden haber sentimientos encontrados, sobre todo de parte de los que son de partidarios del pingüino o de los que aman la película “Kill Bill”, sin embargo, aparte del encasillamiento en las plataformas MS que conlleva, creo que no podemos darnos el lujo de despreciar iniciativas como éstas que apoyan la innovación y el emprendimiento, aparte de acercar las tecnologías de la información a la mayoría de los chilenos, por muy MS que sea. Creo que es una oportunidad para Chile, y otra muy grande y a largo plazo para MS. Otra cosa aparte, que además me satisface es que si MS está dispuesto a invertir tanto en nuestro país, por algo será.

Dato tragicómico de la jornada, durante la presentación en Powerpoint llegamos a una diapositiva que debía desplegar un video en donde entrevistaban a algunos alumnos de la USM que habían sido beneficiados con los USD 5000. Por alguna razón el video no quiso funcionar… nunca sabremos si la presentación estaba mal hecha, si no se preocuparon de dejar el video embedded y luego lo movieron de su ubicación original, etc etc, pero el punto es que no abrió y se escuchó un comentario al fondo de la sala. “¡Se cayó Windows!” Bueno, en realidad la pifia no era de Windows sino, acaso, de Powerpoint, pero igual hubo risotada general y don Hernán se dió vuelta para dirigir una mirada asesina intentando identificar a la fuente del comentario. Luego volvió al PC y cargó el video desde su ubicación original. El video era interesante y las ideas parecían merecer sobradamente los USD 5000, pero de que fué un impasse, lo fué.

Fuente:
Plan Bicentenario