DNS son el cuello de botella

por

Por eso la banda ancha anda malito.

Antes de pasar a lo medular, hay que revisar dos conceptos. Cuello de botella es un estrechamiento en la sección de un ducto que genera taco para todo el tránsito que circula por él. Son cuellos de botella los angostamientos de las autopistas, por ejemplo. Para lo que importa, la velocidad de una cadena de eventos es igual a la velocidad del más lento de sus componentes, y ese es el cuello de botella.

DNS significa domain name server, y son una especie de guía telefónica dinámica que actualiza la relación entre un IP y un DNS. Por ejemplo cuando ustedes se meten a http://www.chilehard su petición va al DNS de su ISP, el cual periódicamente se comunica con otros DNS del mundo que a su vez mantienen actualizada la relación de nuestro dominio con el IP: 200.73.69.238 que apunta a nuestra máquina en IFX.

La empresa Nominum, que vende servidores DNS de última generación, publicó un estudio revelando que muchos de los ISP más top del mundo siguen usando unos DNS del año de la pera que ralentizan todo el circuito. De nada sirve vender enlaces ultra veloces de 4Mbps vía fibra óptica, si cuando un usuario quiera ir a www.google.com su petición viajará al DNS del ISP y pasarán varios segundos antes de que éste conteste y el browser finalmente se comunique con el IP correcto.

Verizon, uno de los ISP más grandes de USA, está invirtiendo varios millones en trazar redes de fibra óptica, pero sus DNS demoran en promedio 180ms en responder. En tanto, Comcast, que usa servidores DNS Nominium, mostró delays de sólo 40ms.

Viene de cerca la recomendación pero es un punto interesante en el cual no había pensado. ¿Cómo andarán los DNS de los ISP Chilenos? Tal vez sean más lentos que el camión de la basura.

ZDNet