Baterías que se cargan en segundos

por

La magia de los nanotubos

¿Cómo funcionan las baterías? Explicación a prueba de diputados: Las baterías se basan en la reacción química que se produce entre dos electrodos, mediante la cual se acumulan electrones en el terminal negativo mientras el terminal positivo se queda corto de éstos. El resultado es que ambos polos están a distinto potencial y cuando se conectan a un circuito los electrones que están todos apretujados en el polo negativo intentan restablecer el equilibrio viajando por el circuito hacia el polo positivo porque saben que, al igual que en las micros, al fondo hay más espacio para estar más cómodos.

Aunque los componentes de las pilas más modernas ofrecen mayor duración que antaño, aún no eliminan uno de los grandes defectos, como es el prolongado tiempo de carga que requieren, pero este problema puede estar pronto a solucionarse, gracias a que científicos del MIT están experimentando con baterías hechas a partir de condensadores.

Los condensadores pueden acumular más energía conforme mayor es la superficie de las placas que lo forman, por lo que aunque la idea de la batería de condensadores no es nueva, la superficie necesaria para que una batería de este tipo sirviera de algo lo hacía impráctico.

Experimentando con la construcción de condensadores basados en nanotubos, se puede contener una superficie enorme en un volumen ínfimo, (ya saben, mientras más chico el doblez más eficiente la relación), así que ya no es impráctico pensar en una batería de nanocondensadores.

La ventaja? Poquita cosa, la vida útil y la velocidad de recarga aumentaría cientos o miles de veces.

Fuente: Science Central via Dailytech.