La privacidad está muerta

por

Asúmelo.

En una conferencia a ser sostenida durante la convención HOPE (Hackers on Planet Earth) se llevó a cabo un experimento para demostrar que en un mundo globalizado y digitalizado, la información de cualquier persona es fácil de encontrar.

Recibiendo el nombre y email del voluntario Rick Dakan, el hacker Steven Rombom juntó en sólo 4 horas unas 500 páginas de datos privados entre los que se contaban todos los autos que había manejado, dirección y nombre de todos sus familiares, fotos y hasta detectó que un patudo estaba mal usando su número de seguridad social desde 1983 en un pueblo de Alabama.

El broche de oro vino cuando Rombom iba a exponer los resultados del experimento al público de la HOPE. Nunca pudo hacerlo porque aparecieron dos agentes del FBI y se lo llevaron preso por suplantar a un agente federal el año 2003.

Fuente: Washington Post via The Inquirer.