Dele dele, quiébrese, recule para atrás.

por

Hay veces en que los gobiernos están un poco desesperados por atraer inversionistas y su lobby para conseguir que se instalen con una planta en el país parece esos acomodadores de autos o los garzones del mercado en busca de comensales.

En esta noticia, el gobierno de USA tienda a AMD, y la leyenda de Intel fabricando CPUs en Chile.

Siempre digno

Qué es más noble? -diría Hamlet- aparentar que lo que deseamos desesperadamente nos importa un huevo, como estoicos cowboys, demostrar un tibio y educado interés, como haría un gentleman, o poner las cartas sobre la mesa y decir: me corto un huevo por tenerlo, qué quieres a cambio?

Lo que deseamos desesperadamente es, querido lector, tan importante, que a menudo nuestra respuesta más adecuada no es, como podría pensar cualquiera que sea un poco narcisista, una cuestión de actitud, sino una cuestión de táctica: dependiendo del interlocutor y del objetivo a conseguir, puede convenirte mostrarte desinteresado, medianamente interesado, o derechamente desesperado. El problema es que lo que “pueda convenirte” no obedece a reglas fijas y tal como hay algunas mujeres que no te darán oportunidad a menos que finjas que no te interesan, hay otras que si no las acosas y las tapas de jugosas declaraciones de lujuria después le dicen a las amigas: “ay, es que no se la jugó!” Quién las entiende!

Así las cosas, el estado de New York intenta seducir a AMD para que se instale con una planta en el condado de Albany… y parece que AMD los está toreando.

Vámonos a medias

Tal como algunos por aquí saben, AMD tiene sus oficinas en Austin, Texas, pero fabrica sus procesadores en Dresden, Alemania. Es ahí en donde tiene su actual FAB 30 y donde la nueva FAB 36 cada día se acerca más al estatus de máxima productividad, lo cual se logrará paralelamente con la implementación de las lineas de producción de CPUs de 65nm. Al mismo tiempo, la FAB 30 está viviendo sus últimos 30 meses de vida, puesto que será reemplazada por una nueva planta que reemplazará el proceso de obleas de 200mm por uno de 300mm.

Considerando que una de estas plantas significa una inversión de varios billones de dólares, y la generación de cuando menos 1000 empleos, lograr que se construya en tu país o tu estado es fuente de riqueza y a la plata nadie le hace el quite.

Pues bien, los cálculos indican que la construcción de una nueva planta en Dresden costaría 2.5 billones de dólares, mientras que hacerlo en Albany, New York, costaría 3.5 billones. El gobierno estatal de New York ha ofrecido subsidiar la construcción de la planta por un monto de 1 billón de dolares con lo cual literalmente, le devuelven la diferencia.

Hasta ahora AMD no ha mostrado interés en el tema y según muchos fanáticos la mano de obra gringa es inferior, más conflictiva y menos eficiente que la alemana. Por la contraparte, AMD tiene varios proyectos en conjunto con IBM empezando por el continuo perfeccionamiento de la tecnología SOI (SIlicon on Insulator)… y considerando que IBM tiene plantas en New York como la de East Fishskill, por ahí podría haber algunas sinergias sin explotar.

Chile también tuvo su chance

Esta es una historia de cómo NO se hacen las cosas.

Corría el año 1997 e Intel había empezado a diversificar sus inversiones en territorios externos a USA. Por dar una idea del monto de la diversificación, en 1998 la inversión de Intel en el mundo se agrupaba en un 96% dentro de USA, y en el 2001 había bajado a sólo un 55%.

Bueno, les iba contando que en 1997 Intel buscaba dónde invertir sus lucas, y armó una especie de licitación en América Latina para ver qué países se candidateaban para que Intel pusiera una planta de ensamblado de CPU. Los candidatos fueron Chile y Costa Rica.

Los expertos de Intel viajaron a ambos países para medirle el aceite a la estabilidad, el nivel de calidad de la mano de obra, la confiabilidad de las instituciones… en fin, todas esas cosas que en diarios y revistas nos dicen que en Chile son top y ganamos el premio Perico de los Palotes de reconocimiento mundial. Y oh, sorpresa, los ejecutivos de Intel concluyeron que efectivamente, Chile era un mejor país para invertir.

Las conversaciones fueron avanzando y llegaron a una piedra de tope cuando la gente de Intel dijo: bueno, qué salvedades tributarias nos ofrecen? Mal que mal vamos a gastar mucha plata y eso es inyección de capital a la economía, además vamos a dar empleo y muchas cosas más… no creen que debieran devolvernos la mano librándonos de impuestos por un tiempo?

El gobierno chileno, en ese tiempo capitaneado por el locuaz y carismático Eduardo Frei, les hizo una tapa del porte de una cacerola, así que Intel rápidamente conversó con el gobierno costarricense, en donde obtuvieron algo así como excensión total de impuestos por 5 años.

Estuvo bien o mal pararle los carros a Intel? Por un lado, hay que defender el orgullo patrio, echar al gringo invasor e imperialista, defender el producto nacional, vivan los porotos con rienda y el vino tinto.

Por otro lado, Costa Rica, que tuvo la mala idea de venderse al imperialismo Yanqui, experimentó las siguientes consecuencias:

– Recibieron ese mismo año una inversión de 500 millones de dólares por parte de Intel
– Se crearon 2500 nuevos puestos de trabajo estables más varios miles de trabajos flotantes durante la construcción de la planta.
– Pasó de crecer al 4% en 1997 a crecer a un 8% sostenido.
– Sus exportaciones anuales aumentaron en 2.700 millones de dolares
– Intel ha donado algo así como 20.000 computadores para las escuelas estatales.
– La planta se expandió, construyéndose una segunda planta más dos centros de despacho, con lo cual los puestos de trabajo generados totalizan hoy la cantidad de 6500.

En fin… de la que nos salvamos!

Fuentes:
EEtimes
Geek.com
Hculturis
CEO.cl