AMD y la Gran Manzana

por

La manzana es la fruta tech por excelencia.

Intel ahora fabrica los procesadores para Apple y AMD, por su parte, después de mucho hacerse de rogar, terminó por decidir que su próxima planta será construida en el estado de New York, cerca de La Gran Manzana.

El que la sigue…

La consigue, y ya hace algun tiempo les habíamos contado que ante la intención de AMD de construir una nueva planta, el estado de New York le había ofrecido una serie de beneficios destinados a hacer más apetecible el estado como escenario para invertir.

En ese momento habíamos hablado de que el estado de N.Y. había ofrecido algo así como 1 billón de dólares en subsidios, destinados a compensar a la empresa por el mayor costo de construir la planta en New York en vez de hacerlo, como pretendían originalmente, en Alemania.

Ahora hemos sabido que no sólo Alemania quería que AMD siguiera gastando sus lucas en territorio teutón, sino que en el Asia Pacífico también hubo algunas tentativas para ver si la firma verde podía instalar allá las líneas de montaje y broken core… o lo que sea que hagan dentro de las fabs.

Pero bueno, hechos son amores… y para robarle las palabras al tio Hector Ruiz: “El paquete de beneficios ofrecidos por N.Y. fué clave para decidirnos por esa ubicación”.

Este “paquete” le lleva subsidios en dinero contante y sonante, más otro tanto en maquinaria, más fuertes beneficios impositivos… los malintencionados dijeron que con el trato que consiguó Hector Ruiz, era mejor tener cuenta corriente en N.Y. que en las Islas Caimán. ¿Será para tanto?

Más allá de los beneficios conseguidos, a mediados del 2007 y durante un lapso de dos años, AMD invertirá unos 3.2 billones de palos verdes para construir la planta, más un monto de unos 5 billones en los años venideros.

Una vez que la empresa esté en pleno funcionamiento, dará trabajo a 2000 personas, pero además hay que considerar que durante la construcción generará 3000 empleos directos más otros 2000 en empresas proveedoras de las faenas constructivas.

Por ahora sabemos que las instalaciones, de 1.2 millones de pies cuadrados (111.500 m^2) se emplazarán en un “fundo” de 600 acres (242 hectáreas) a 25 millas (40 km) al norte de Albany, N.Y. Yo de distancias se poco y de superficie menos, pero si les sirve como parámetro, Mundomágico tenía 50.000 metros cuadrados de entretención, así que la nueva planta de AMD tendrá 2.23 mundomágicos de entretención.

Les contaré además que George Pataki, el gobernador de N.Y. dijo que el valle del Hudson sería el próximo Sillicon Valley, y que el estado iba muy bien encaminado a conseguirlo… no sé si eso cae dentro de la categoría de delirio de grandeza o emprendimiento, pero me cayó bien el hombre y además el apellido Pataki suena simpático.

Todos de acuerdo

Esto lo escribo con posterioridad a la noticia a modo de Bonus Track. El fiscal general del estado, abogado Eliott Spitzer, que de paso es candidato a suceder a Pataki en el cargo de Gobernador de New York, dijo que los incentivos, que según su información suman unos 1.2 billones de dólares, eran carísimos y dolorosos… pero necesarios.

En otras palabras, el fenómeno que vemos en el estado de N.Y. es una postura virtualmente unánime de que hay que invertir en convertir el sector en un parque industrial Tech. Spitzer, de hecho, se refirió al concepto como “Invertir en Tech Valley”.

A su manera de ver, aunque AMD invertirá dinero contante y sonante, y además generará puestos de trabajo, al estado le está saliendo carísimo conseguir que AMD se instale… pero los beneficios que de esto se derivan van mucho más allá de lo que AMD inverta y de los puestos que genere. Su idea principalmente es lograr que muchas otras empresas del rubro se instalen, de manera que se genere una masa crítica en donde la aglomeración de empresas tech inevitablemente atraiga a otras que les sean subsidiarias, complementarias o hasta competitivas… la cosa es que el estado invierte en atraer a los primeros, y la segunda oleada tendrá que llegar sola, dejando de paso las verdaderas ganancias detrás de esta estrategia.

Así que ya lo sabe, señor industrial. Si tiene usted planes de hacer una nueva planta, vaya y hable con las autoridades de N.Y., puede que consiga interesantes subdisios y excenciones impositivas, pero hágalo pronto, porque pasado un cierto número de beneficiados, el resto entrará sin beneficios.

Fuente: Biz.Yahoo.com
Bizjournals