MSI GeForce 7300GS

por

Cada vez que aparece en escena una nueva familia de tarjetas de video, todos están preocupados del tope de línea, de cuanto da, que cuantos puntos tira en 3dmark y cuantos frames por segundo chorrea en el último juego. Sin embargo, en ese momento casi nadie se preocupa de los productos baratos, de segmento bajo, que son la carne de cañón de las grandes marcas y, a fin de cuentas, lo que más se vende.

Introducción

El chip 7300GS es entonces el hermano menor de la familia GeForce 7000. Usando memorias DDR2 y la octava parte de pipelines que sus hermanos mayores, busca posicionarse como puntal de ventas y alivio del gamer pobre y, por que no decirlo, como solución para aquellos que no están dispuestos a gastar más por un poder gráfico que no usarán.

La serie 7300, y en particular todas las vga’s de gama baja de nVidia, buscan alcanzar el sitial de honor que alguna vez tuvo la mítica GeForce 4 MX. Los gamers más viejos deben haber peregrinado más de una vez a Refly para cotizar una buena tarjeta de video, y ante lo prohibitivo del precio que tenían las GeForce 4 TI (tu riñón y dos más) y la inexistencia de soluciones integradas dignas (las IGP SIS de los K6-2´, mediocrísimas) terminábamos optando por una GeForce 2 MX o , si el presupuesto alcanzaba, una GeForce 4 MX.

Si bien es cierto la GeForce 4 MX no era una joya, resultaba suficientemente buena como para correr todos los juegos de ese entonces. Y si tenías un monitor de 17 pulgadas podías además jugar Quake 3 a 800×600, convirtiéndote en la envidia de la cuadra.

Hoy en día la competencia de los fabricantes y la aparición de soluciones integradas dignas ha empujado a que nVidia y ATI se esfuercen en que sus vga’s de gama baja superen la indigencia gráfica y sean una real solución para los cada vez más exigentes gamers. Ya no basta con hacer algo medianamente decente, deben hacer algo bueno.

Su precio y calidad de gama baja nos impiden hacernos demasiadas ilusiones, pero como buenos gamers chilenos con presupuesto ajustado trataremos de exigirle lo más posible. Así, en este análisis nos enfocaremos a analizar la 7300GS como solución gamer, su conveniencia para comprar, y ver si es un real avance tecnológico contra un producto de precio similar pero una generación anterior.