Tenemos placas Abit para rato

Tenemos placas Abit para rato

por

Después de dos años cayendo sostenidamente en ventas y capitalización bursátil (que es una manera pretenciosa pa decir que se fueron al hoyo) en Enero Abit vendió su negocio de placas madres al gigantesco OEM llamado USI.

Para consuelo de sus fanáticos, hoy anunciaron que Abit no morirá.

Teoría de la Conspiración de Escorts

Yo sé que esto va a sonar rebuscado pero todo parece calzar y creo que el mundo de los negocios no admite coincidencia.

Primer postulado: las juntas de negocios que involucran ejecutivos del Asía Pacífico tienen 300% más propensión a terminar en bares y/o topless que los negocios celebrados entre ejecutivos occidentales. Al parecer culturas como la japonesa no tienen las trabas morales que en occidente existen sobre cañonearse o irse de putas. Es decir… en occidente todo el mundo lo hace pero los negocios son cosa tan solemne, que un negocio tiene muchas más probabilidades de tener éxito si todos los firmantes pretenden hacer creer a la contraparte de que llevan una vida monacal.

Al contrario, los ejecutivos orientales consideran que una sana dosis de carrete tóxico es una buena instancia para generar lazos con tus clientes y proveedores. I respect that.

Segundo Postulado: Recordemos la película Mujer Bonita (Pretty Woman) en donde Richard Gere se ganaba la vida comprando empresas moribundas para hacerlas quebrar y venderlas por partes a un precio mayor a la suma del total. Se puede hacer si eres seco en contabilidad y tienes espaldas financieras como para resistir el tiempo que te dura fragmentar, maquillar, vender y cobrar.

En la película, Gere llegaba a San Francisco a comprar una empresa naviera que era en sí la culminación de todos los esfuerzos de un viejito que veía con horror que su legado familiar sería quebrado y reducido por un grupo de capitalistas que no apreciaban los 50 años que dedicó a construir barcos. Comentario al margen, nadie te indicaba que el viejo no iba a quedar en la calle sino que se iría a disfrutar de una vejez más cómoda que un bergere con vibromassage y control remoto incorporado.

Gere, que llegaba siendo un cínico, machista e implacable hombre de negocios, pasaba por una transformación al enamorarse de la “acompañante” que arrendaba por esa semana, nada menos que Julia Roberts. Como el amor redime incluso a los ejecutivos calculadores y a las meretrices con dignidad, ambos se enamoraban, Gere redescubría su lado soñador y cuando se reunía con el viejito para realizar la compra hostil de la naviera, la junta a puerta cerrada concluía con ambas partes saliendo al pasillo para anunciar eufóricos: “caballeros, hemos renegociado la oferta. Ahora haremos barcos, grandes y hermosos barcos”.

Corolario: Cuando una compañía asiática adquiere a otra, los ejecutivos necesariamente se iran de juerga con mujeres de mala vida. Si el dueño de la empresa compradora se enamora de alguna guarra durante la celebración, es casi seguro que se inclinará por la continuidad de giro manteniendo la marca de la empresa adquirida.

Ahora la noticia.

Continuidad de giro: dime donde celebraste

El 16 de Enero de este año escribí una noticia en la cual les conté, con mucha lástima, que Abit, otrora el fabricante de las placas madre favoritas de la comunidad overclockera, ponía fin a una seguidilla de fracasos comerciales y financieros, terminando por vender su división de placas madres, osea casi toda la empresa, a una mega corporación electrónica llamada USI.

Ahora bien, aparte de tener nombre de subametralladora con falta de ortografía, USI no nos sonaba ni en pelea de perros, pero eso se debe a que USI se enfocaba en la venta de placas madres a nivel OEM para otras marcas, y no sólo placas madres de PC sino también placas lógicas para monitores LCD y discos duros, entre otras cosas. Pero esto es poco decir para ilustrarles que USI en realidad fabrica casi cualquier componente que tenga que ver con semiconductores, sea directamente o a través de alguna empresa con la cual tiene alguna clase de relación, puesto que a su vez forma parte de un conglomerado llamado ASE Group que en total tiene capitales metidos en cualquier cosa que suene remotamente a electrónica. En total es un gigante cuyo patrimonio bursátil vale 7.6 billones de dólares, y que el 2005 facturó más de 56 billones.

Se me acaba de ocurrir una idea. Me conseguiré un crédito por 7.6 billones, compraré USI y luego lo iré pagando con las utilidades de la compañía… pero anda a conseguir el aval y por otro lado quien sabe si esos 56 billones le dejaron utilidades por el equivalente a dos tazas de té y una porción de papas fritas.

Pero lo que importa, querido lector, es que ya que USI no es una marca con fama de nada a nivel de usuarios, y Abit en cambio tiene un tremendo prestigio incluso obviando sus problemas financieros, la desición del gigante fué aprovechar ese invaluable activo que es la marca y hoy las fuentes de la división de placas madres han anunciado que, completada la adquisición y saneados los estados financieros (entiéndase, cuando USI terminó de pagarle a los 1500 acreedores que acampaban fuera de la fábrica de Abit amenazando con apedrear los galpones) ahora llega el momento de que en un joint venture, bajo la marca Universal ABIT Co., Ltd, echen de nuevo a andar la fábrica de placas madres.

Es una buena simbiosis. Abit tiene experiencia en hacer placas madres de excelentísima calidad pero parece que no le pega mucho a las cuentas ordenadas y por ahí quien sabe qué malas desiciones tomaron. Por su parte USI no sabe lo que es el negocio retail pero tiene mucha plata y unos canales de distribución envidiables.

Quien sabe… por arrimarse a buen arbol, y provisto que los dejen mandarse solos, puede que Abit reviva en gloria y majestad y este año tengamos en la escena a un competidor digno para DFI, que ya pensaba no tendría que defender el título de overclockero contra nadie más.

Fuentes:
Techpowerup