Siguiendo los designios de Moore.

Siguiendo los designios de Moore.

por

Cuando no puedes crecer para arriba, siempre está la posibilidad de estirarse para el lado. A fin de cuentas, lo que realmente importa es cumplir la ley de Moore, no importa para que lado.

A cumplir la ley de Moore, como sea

Hace bastante tiempo, digamos unos cuarenta años, Gordon Moore se levantó con ganas de que su nombre de mencionara en las escuelas de informática y electrónica de todo el mundo y se despachó una frase notable: el número de transistores por pulgada en circuitos integrados se duplicaba cada año y que la tendencia continuaría durante las siguientes dos décadas.

Al poco tiempo se dio cuenta que apuntó muy arriba, y optó por bajar la puntería diciendo que la duplicación de transistores por cirtuito no sería cada año, sino que sería por año y medio, al mismo tiempo que los precios de las computadoras bajarían.

Intel y AMD han seguido las palabras de Moore, aunque cada vez se les hace más difícil duplicar el nùmero de transistores. Hasta que a alguien se le ocurrió una brillante idea: metamos dos procesadores en uno.

Tener un procesador de un sólo núcleo estará out?

Cuando Intel vio que el Dual Core de AMD le daba paliza a su Hyperthreading, no le quedó más que lanzar su propia tencología de procesadores de doble núcleo. Sin embargo, como todas las cosas que se hacen apuradas, el Dual Core de Intel fue medio chanturri (trucho en el dialecto de nuestros amigos trasandinos, o definitivamente deficiente en lenguaje universal) en el sentido de que Intel se limitó sólo a pegar dos cores en una tabletita.

Mientras AMD tiene un canal propio de interconexión de núcleos, Intel usa el mismo FSB para la comunicación de ambos cores con lo que la eficiencia por núcleo es teóricamente más baja. Es como si para mejorar el transporte de pasajeros en la ciudad de Santiago simplemente nos limitáramos a meter el doble de microbuses a las calles de Santiago. El atochamiento que te agarrarías en Avenida Matta a las 19:00 sería monstruoso.

A pesar de todo, Intel seguirá implementando procesadores con duble núcleo y esperamos que mejore la intercomunicación de estos, pues ya hablan de cuatro y más cores dentro de un mismo cuadradito…

Necesidad de novedad tecnológica

Indudablemente, AMD se llevó los aplausos durante el 2005 debido a sus novedades tecnológicas para con el entorno workstation. Ok, el SOI no es novedad, sistemas duales existen desde hace mucho tiempo, procesadores de 64 bits hay desde hace muchos años. Entonces cuál es lo realmente nuevo? El poner dicha tecnología en el computador del usuario común.

Intel se vio de improviso como seguidor de tecnologías impuestas por AMD, algo que no reconoce pero salta notablemente a la vista. Sin embargo, la necesidad de mostrarse innovador lo ha llegado a decir que pondrá cuatro cores en el escritorio.

La verdad es que el nuevo procesador de Intel promete demasiado, y salvo que AMD tenga un as bajo la manga el Conroe se lo va a comer con los zapatos puestos. Pero además, Intel quiere ser grandilocuente y no se conforma con procesadores de dos núcleos sino que ya habla de cuatro núcleos.

Clones de Homero Simpson

Quizás muchos de por acá recuerden el capítulo de Los Simpson en que Homero lograba crear clones mediante una hamaca. Lo curioso es que los clones eran aún más imbéciles que el Homero original, lo cual es mucho decir.

A grosso modo, la implentación de cuatro cores de Intel sufriría el mismo problema: si dos cores comunicándose por el fsb genera un tremendo cuello de botella a nivel comunicación, imagínense que pasaría con cuatro cores. Es por es que Intel optimizó su sistema de conexión de cores e incluso metió caché compartida: todo sea por liberar al FSB de tal carga de datos. Dicha tech es llamada advanced transfer cache arquitecture. Además, para que no se note pobreza, pusieron un bus para interconectar ambos núcleos.

El caso es que a principios de 2007 tendríamos ya procesadores con cuatro cores en el mercado, todo gracias al retraso de WinVista. Intel y AMD siguen en la carrera de los cores, y ya tienen algo en papel: Kentsfield para Intel y K8L por AMD. Ambos con cuatro cores y extensión de 64 bits, con lo que perfectamente puedes tener un monstruo server en tu pc.

Los beneficios de tanto núcleo son innegables. Por un lado, tenemos obviamente el abrumador poder de procesamiento multithread: podrás jugar, grabar un dvd, browsear y lavarte los dientes al mismo tiempo.

Por otro lado, y en el previsible caso de que esta tecnología llegue también al mercado de servidores (y no veo razón para que esto no ocurra) se generará un notable ahorro por concepto de licencias, visto que mucho software de producción se licencia por procesador. Je, si en años pasados Oracle hizo el negocio del siglo cobrando dos licencias para servidores de dos procesadores, ahora lamentará no haber diseñado el contrato de licencia para cobrar por núcleo, puesto que con la llegada del K8L y el Kentsfield en un sólo CPU correrán 4 nucleos. Si pensamos que cada licencia vale 20 mil dólares, y que un datacenter puede alojar cientos de servidores, el ahorro para las empresas será notorio.

Con cuatro cores se siguen cumpliendo las proféticas palabras del gordo Moore, y además se haría cada vez más obsoleto el tener un procesador de un sólo nucleo. Por eso, para cuando aparezca WinVista por allá por el 2007 (si es que no lo aplazan de nuevo), si tienes un procesador de un sólo core sin soporte de 64 bits, estarás totalmente out.

Fuente: Digitimes