Deme esa división completa, para regalo.

Deme esa división completa, para regalo.

por

Ah, si yo fuera rico (dubi dubi dubi duuu) compraría un sinfín de cosas, invertiría bien y ayudaría a los perros abandonados. Son los sueños de un mortal.

Para Michael Dell, a menos que se trate de comprar un país o un planeta, la compra de una empresa completa, como Alienware es anecdotica.

Llega el Viernes

Ayer conversaba con mi adorable secretaria (reemplazante de mi odiosa secretaria que hoy volvió de licencia) y ante mi cara de cansado me alentó diciendo: “ánimo, mañana es Viernes!”

Y yo, que a esa hora era más escéptico que Seinfeld, le dije: “Sí, y luego viene otro Lunes, y así sucesivamente hasta el día que me jubile. Quedan 40 años”.

Entonces ella sólo dijo: “Usted es un pesimista”.

Tiene razón la chiquilla esta, esa no es manera de enfrentar el tedio laboral. Para eso existe Chilehardware así que ánimo, mañana tenemos un asado que será recordado per secula seculorum.

Clases básicas de Márketing

Aunque nadie te enseña cómo convertir tu empresa en una corporación multinacional que produzca dinero con la facilidad con que un camión produce humo negro, el márketing proporciona variadas herramientas para que al menos vayas entendiendo donde estás y para donde quieres ir. En ese sentido, la segmentación de producto es un conocimiento clave y las empresas exitosas que manejan distintas lineas de producto, te podrian contar cómo se mantienen permanentemente analizando las variaciones en los segmentos de mercado a los cuales destinan sus lineas, listos para mover un producto de un segmento a otro, introducir alguno nuevo, o retirarlo por penca o viejo.

Dicho esto, hay un ejercicio que se llama la Matriz BCG, que ilustra muy al voleo la característica de tus negocios separándolos según tu participación de mercado y el potencial de crecimiento. Veamos la siguiente diapo:

Los productos estrella son aquellos que te hacen millonario. Están en un mercado en franco crecimiento (como los reproductores de MP3) y el tuyo vende más que la competencia (Ipod). Felicitaciones, eres apple y salvaste el año.

Los productos vaquita son aquellos que por saturación del mercado ya como que no crecen mucho. Si alguna vez hubo un boom, éste ya pasó. Tu deber es mantener la participación de mercado porque aunque no vas a vender más que lo que ya vendes, es plata segura. Ejemplo? IBM lidera el mercado de los servidores, que proporcionalmente se mueve mucho menos que los portátiles o desktop, pero es voluminoso e IBM ronca en él. No hace falta volverse loco invirtiendo en un producto vaquita, pero hay que estar atento para que la competencia no te quite la tajada que ganaste.

Los productos Pregunta, graficados por el marcianito, son mercados con un alto potencial de crecimiento en los cuales tienes muy poca o nula participación. Hace unos años Mercedez Benz se dedicaba únicamente a los deportivos y los modelos de lujo, pero algún asesor le dijo a la señora Mercedes: patrona, los modelos que más se venden hoy soy los compactos, C4, 206, Corsa… y nosotros no tenemos!!! Y Mercedes sacó su Clase B, que es horrible pero de algo hay que vivir.

Finalmente los productos Perro son aquellos cuya tasa de crecimiento es baja o inexistente, y tu participación de mercado ídem. Independientemente de la plata que mueve ese mercado, ya no te metiste, tú única posibilidad de entrar sería quitarle su tajada a alguno de los que lo domina, pero para qué? Ese mercado ya no crece y seguro que tu posible víctima opera a costo marginal: probablemente te convenga meter la plata al banco. Hay casos en que las empresas invierten en productos perro por razones estratégicas. Iansa invierte en cultivos de remolacha aunque sabe que el único mercado son ellos mismos, y sabe también que es menos rentable que vender suegras. Pero estratégicamente sus pocos cultivos le permitirán muñequear el precio con los productores so amenaza de autoabastecerse.

El gigante vaca

Actualmente, Michael Dell es dueño del imperio de ensamblaje y venta de computadores más grande del mundo. Prende sus cigarros con billetes de 100 y hace décadas que no come mortadela lisa.

Se ha permitido jugar al interesante negándose a armar equipos con procesadores AMD y si alguna vez lo hizo por lealtad, compromiso o temor a Intel, yo creo que ahora lo hace por soberbio y a lo mejor presionando a AMD para se baje los colaless con un descuento extremo por volumen. AMD tiene su clientela en el mundo y sus sólidos números en tiendas de retail lo avalan, así que Dell eventualmente venderá equpos AMD, pero yo sé y ellos también, que este paso no aumentará significativamente sus ventas, en comparación al negocio actual. Podríamos decir que los desktop son para Dell un negocio Vaquita.

Dell también tiene mucha plata metida en el negocio de los laptops y ese es un mercado que crece más que los desktop. En los Estados Unidos de Gringolandia se están vendiendo más portátiles que desktops y Dell tiene una participación más que interesante en ese mercado. Por ahora, los portátiles son para Dell un producto Estrella, y probablemente lo seguirán siendo hasta el día en que tú, yo y la señora Juanita tengamos un portátil.

El tercer negocio fuerte de Dell son los servidores. Como ejemplificamos antes, es un mercado en donde las empresas no es que renueven su dotación cada 3 meses. De vez en cuando alguna universidad compra 200 servidores y todos se vuelven locos, pero eso no alcanza para mantener los bolsillos de Dell llenos. Esta condición se agrava si pensamos que Dell es sólo el cuarto mayor vendedor detrás de IBM, Sun y HP. En otras palabras, no vende mucho y probablemente no venda más que esto, a menos que entre en una guerra de precios con los otros y termine aún más dañado de lo que estaba. Para Dell los servidores son un maldito perro pulguiento.

Ok, ahora llegamos al marcianito. A mí no me gusta la onda flaituning, y salvo algunos discretos ultravioleta en las llantas y manubrio, la pantalla de DVD, las butacas de leopardo y la bocina con reggaeton, mi auto es más sobrio que un árbitro en la fila del banco. Hay gente escandalosa que gusta de esta moda y los respeto. En fin, en computadores hay una onda paralela y una tribu de aficionados que gustan de tener el gabinete lo más grande posible con hartas luces, ventiladores y “calcamonías”.

Paralelamente, y digo esto porque ambos mercados se superponen, el mercado gamer es uno de los que más ha crecido en los últimos años. Si antes lo más que se veía era un computador Desktop con una tarjeta de video rica, actualmente nadie podría decirse gamer con menos que una tarjeta de video de 300 dolares y un monitor de 19″. Parlantes y audífonos HI-Fi, un mousepad del porte de una mesa de pool y vamos sumando. Son productos caros, destinados a un público que maneja hartas lucas y gasta más que narco en un casino. No todos los gamerz manejan tarros tuneados, ni todos los tuneados tienen un tarro gamer, pero pucha que hay relación.

Dicho esto, les contaremos que Dell no tiene lo que se dice una imagen lola. Aunque hacen lo que pueden por pretender que tienen onda, lo cierto es que en una fiesta de graduación Dell sería el gordito con acné y suspensores. A Michael Dell esto no le agrada y aunque ya quiso entrar al mercado gamer con la línea Dell XPS, está viendo que un gamer real prefiere usar un monitor AOC que un XPS, no va a conquistar el mercado así.

Entonces, piensa Michael, hay que dar un golpe a la cátedra si se quiere entrar a este nicho. ¿Quién domina este mercado? Llamen a Smithers!!! Y Smithers entra con un legajo de papeles y contesta: “Es Alienware, señor”.

“Perfecto” contesta el jefe. “Págalo al contado y los quiero mañana a l
as 8:30 produciendo”.

Así de fácil, Dell puede permitirse eso. Y aunque la cosa no pasa de ser un rumor, no parece un paso descabellado, para nada.

Ok, tenemos que Dell entraría de lleno al mercado gamer nada menos que comprando al que lidera ese nicho. Pero ojo, Alienware vende tarros poderoseados con procesadores AMD y no digamos que son pocos. De hecho, así como todo buen parrillero sabe que el lomo vetado no hay que abrirlo hasta que está listo, todo buen gamer sabe que el rey de los CPU para jugar es un Athlon FX. A ellos no les vienen con pentiums, no señor.

Si Dell realmente quiere hacerse del control de Alienware, no tendrá más que hacerse el loco y pum, empezar a vender AMD. Y si Intel u otra persona le dice: “no que Dell no vendía AMD?” contestarán: “Dell no vende AMD. Alienware sí”. Buena respuesta.

Por otro lado, hay quienes dicen que Dell no ha querido trabajar con AMD simplemente porque ve que la capacidad productiva de éstos no da la cuota para abastecer las ventas de Dell. Son cachetones, no se van a morir por matizar la venta de muchos intel con unos cuantos AMD. Pero el punto es: puede que AMD no logre abastecer a un gigante como Dell, pero de seguro puede venderle a Alienware que mueve menos pero vende caro y encima está creciendo.

Con todo, aunque tenga que tragarse el Intel only, Michael Dell se vé cambiando el perro XPS por un marciano llamado Alienware que en sus manos brillará como la nueva estrella Dell. Hagan sus apuestas.

The Inquirer