Chilehardware en las cuerdas

Chilehardware en las cuerdas

por

Estimados amigos, nuestra línea editorial siempre ha sido la de no tomar por tontos a nuestros lectores y contar la verdad aunque sea penca. Y aunque nos encantaría que pensaran que somos atléticos, rubios, manejamos un Porshe y el sitio corre en un Opteron 848, preferimos afrontar nuestra pobreza franciscana y contarles sin tapujos que estamos casi en el aire.

Venderse bien. Intro opcional.

El márketing más elemental sostiene que la caridad no existe y que si quieres un aumento de sueldo, es mejor que arriendes un blazer Armani y deslumbres a tu jefe vendiéndole la imagen de que eres un ejecutivo top y que tu sueldo se está haciendo corto para pagar las cuotas del solarium. Por el contrario, si llegas con la corbata reciclada y los zapatos recién arreglados, tu jefe no verá que te está matando de hambre sino que se quedará con la idea de que no eres cool, y la gente no cool no merece aumentos.

Con todas las cartas sobre la mesa, el jefe podría preferir ser tratado como un ente pensante en vez de ser sutilmente engañado por la fachada del blazer Armani, pero convengamos en que el márketing se basa en las ilusiones, un nombre bonito para la mentira. Una mentira bien contada predispone al público a una actitud que racionalmente no tendría o no se molestaría en tener. La base del márketing entonces es que es 100 veces más eficiente manipular a alguien que razonar con él.

Hasta ahí con Kotler, pero podríamos seguir con Himmler, que con mucho pragmatismo vió el potencial de la propaganda y el manejo absoluto de información para manipular la opinión pública. Es 1000 veces más seguro hacer todas las maldades que quieras, y preocuparte de taparlas biens con manejo corporativo de la información, que hacer las cosas lo mejor que puedas y someterlas continuamente al escrutinio público.

Pero esto es como lo que me comentó Engendro en el asado cuando aún estaba en sus cinco. El periodismo enseña a entregar un mensaje, un contenido, de forma precisa y directa, allanando los canales de la información para garantizar que un mensaje conciso, nítido, llegue al oyente. Y dijo algo que me quedó dando vueltas: “Chilehardware cultiva un antiperiodismo, en donde la noticia en sí es menos importante que la reflexión que la acompaña.” Bueno en rigor él dijo relleno pero no es jugo puro sino jugo con contenido.

Así que esa es la cosa. CHW es el hogar del antiperiodismo, la antipropaganda, el antimarketing. Nos cuesta caro no censurar, cerrar ni borrar posts pero es lo que elegimos ser y es mejor apechugar por nuestros condoros que mantener a todos convencidos todo el tiempo de que no hay disidentes ni altercados. Puede que eso nos cueste parecer imperfectos pero a cambio duermo tranquilo de que en CHW nunca se destapa la olla porque no usamos tapa. Pensamos que con contadas excepciones, no tenemos lectores estúpidos así que nunca vamos a tratarlos como tales: ustedes son personas capaces de sumar dos más dos y merecen saber no sólo de nuestros éxitos sino también de nuestros problemas.

A lo mejor tienen razón los expertos en márketing al decir que nadie actúa por caridad, y que el cliente siempre optará por una empresa que proyecta la imágen de exitosa antes de una que se ve medio alicaída. Es el efecto “carro de la victoria”. Si quieres que se suban a tu carro, convéncelos de que eres victorioso aunque sea una mentira flagrante. Es mejor tener tu carro bien lleno aunque sean puros pasajeros engañados, que llevar dos pelagatos con los cuales fuiste honesto. Pero hay algo que los expertos en márketing no saben y a lo mejor nunca podrán saber. Chilehardware no es una empresa: es una familia. Y cuando un hermano está enfermo, yo no pensaré que mi hermano es penca por no ser perfecto e invulnerable, de hecho me indignaría saber que estaba agonizando y no me respetaba lo suficiente como para contarme.

En fin, me estoy alargando mucho y no les he contado el problema en que nos encontramos. Vamos a ello.

Adivinen qué: hosting

La evolución de CHW nos ha permitido crecer de forma orgánica alojando el sitio siempre en proveedores a la medida de nuestras necesidades. Empezamos con una cuenta pequeñita en tchile, pasamos por una más grande en inetwork y así sucesivamente. Salvo problemas puntuales como el primer impacto que en realidad fué culpa del gordo chanta, sólo nos hemos ido cambiando cuando tocamos techo en el hosting de turno, y como el crecimiento del sitio no es discreto sino paulatino, los “dolores del crecimiento” siempre nos dan un margen de tiempo desde que los primeros PIDBC avisan la crisis en ciernes hasta que concretamos el cambio.

Repito, nunca nos ha pasado que un día estamos al 100% y al otro el hosting no levanta, sino que podemos funcionar aunque sea a tumbos durante un tiempo hasta que logramos llegar a un alojamiento más amplio o poderoso. Esto es vital, porque aunque nos encantaría resolver los PIDBC de una vez y para siempre cambiándonos mañana mismo a un rack de 8 Opterons, la verdad es que cada mhz de potencia que no necesitamos nos cuesta un dolar que sí necesitamos así que elegimos con mucho cuidado ir llegando a una máquina o servicio que sea lo que necesitamos más un delta de crecimiento proyectado. Ese delta es en el fondo plata perdida hasta el día en que sí llegamos a necesitarlo: es el precio del factor de seguridad.

Desde que llegamos a Root que no hemos pagado por el servicio de hosting, pero el servidor virtual de esta empresa nos quedó chico y aunque su atención era excelente la verdad nos quedó chico el servicio semi-dedicado. Luego nos mudamos a E-host quienes nos ofrecieron el mismo trato -banner por alojamiento- en una máquina exclusiva. No es lo que se dice un maquinón y sin ir más lejos estamos hablando de un Celeron 2.4 con 512Mb en memoria que como habrán experimentado, no siempre era capaz de atender los request y se gatillaban PIBCD. En momentos de mucha carga o de inestabilidades en el server, el sitio se volvía lento e innavegable exclusivamente por potencia del servidor y no por poco ancho de banda.

Estabamos estudiando adonde dar el salto, visto que uno de esos canjes de banner por hosting/housing requiere largas negociaciones y no teníamos ninguno en proceso, e incluso llegamos a estudiar la posibilidad de upgradear el server de e-host de nuestro bolsillo, aunque ello implicara regalarles memoria y procesador. Pero el mundo se nos vino abajo cuando E-host nos da una noticia fatídica: por decisión de todos los socios, han decidido que cancelarán todos los convenios de canje por banners. Supongo que no les salía muy a cuenta y en ese caso yo respeto su decisión e igual les agradezco por su apoyo, tanto en los meses en que anduvimos impeque como en los que hemos andado a tumbos.

Yo pienso que un banner de un servicio o marca de ventas retail como son las memorias gana hartos clientes, difusión y word of mouth por un sitio que le reporta 5000 visitas únicas o 20.000 impresiones de página, pero en el caso de un servicio de hosting las ventas son 1 a 1 y me imagino que ellos no calculan beneficios por visitas o lo que comunmente se llama “impresiones” sino por la cantidad de clientes que finalmente compra el hosting con ellos. Bien, yo respeto eso también.

El punto es que nos quedamos sin alojamiento, con un plazo de dos semanas para mudarnos, con una carga de ancho de banda y potencia de procesamiento que es como 8 veces mayor que la que teníamos la última vez que pagamos un hosting de nuestro bolsillo, y sin soluciones a la vista. La opción de emergencia ya que no podemos optar a un plan barato sin caer en PIDBC instantáneo, es pagar el primer mes de un servidor dedicado gringo pateando el mismo problema para más adelante. Francamente hablando, yo creo que podemos gastarnos 100 dolares y sobrevivir hasta mediados de Abril, pero inlcuso haciéndome el tonto con el hec
ho de que hay que pagar cargo por habilitación, no quiero encontrarme en un mes más escribiendo otra vez esta noticia.

Y cómo puedo ayudar a Chilehardware? Se preguntarán. Bueno, la opción del chileno es hacer una vaca y reunir fondos. Yo le propuse a Zuljin organizar una kermesse o una tallarinata bailable pero no lo ví muy convencido. No nos gusta pedir aportes y a diferencia del banner de corsair, un mini-banner que diga “donate Paypal” es un poco impertinente y no tiene relación con hardware.

Entonces el aunto es el siguiente: como comunidad que somos les mostramos todas las cartas sobre la mesa. Si alguno es hijo del dueño de IFX, o sabe de otra solución alojada en cualquier rincón del planeta que sea pagable o canjeable por banner, y con una potencia mayor a un celeron de 2.4 y 512 ram, estamos abiertos, cual Geisha, a sugerencias.

Por el momento, si alguno quiere aprovechar de usar los banners de Google Adsense que aparecen en el foro y en el pie de página, o usar la búsqueda by google del foro, al menos podremos tener una idea de cuanto se genera. Apuesto a que podríamos juntar lo suficiente como para una botella de pisco al día y olvidar esta situación.

Atte.

Amenadiel, Press VP.