Opera 9 se ve prometedor

por

Dicen que en pocas horas saldrá al aire el segundo preview de Opera 9, y como siempre hemos sido simpatizantes del navegador noruego (nadie lo usa, pero pucha que nos cae bien) te contamos sus novedades.

Es una cuestión de química

Creo que el mérito de ser original no radica en la elección final, sino en la capicidad de cada persona de ejercer la propia libertad para buscar una opción que se adapte mejor a sus necesidades. Es una desición que requiere, por un lado, valor, y por otro ser honesto con uno mismo.

Pero así como la originalidad es para mí un atributo positivo, también pienso que el concepto de originalidad está tan manoseado que se confunde con otras tendencias que de original no tienen nada, y cuyo mérito es discutible. Vamos a revisarlas para que cuando quieras ser original no te equivoques, para lo cual plantearemos el ejemplo de las ovejas:

1.- El Rebaño: Primero, en la antítesis de la originalidad podemos pensar en la gran masa de ovejas que comen el mismo pasto todos los días. La consigna parece ser: “Mi vecino come pasto, todos comen pasto, luego yo comeré pasto”. El pasto de por sí no es malo y ser una oveja del rebaño no es pecado, así que además de ser un poco aburrido, no es un crimen.

2.- Las Ovejas Snob: Hay un grupo de ovejas que desprecian a las demás y sólo hacen amistad entre sí, y un día una oveja del montón, después de una atenta observación, decide que tiene más posibilidades de ser aceptada en ese grupo si en vez de pasto come hojas de junco. En realidad el junco tiene un pésimo sabor y no le resulta muy buena comida, pero todo sea por ser una oveja top. cuando alguien le pregunte dirá: “no, el pasto no es para mí, yo sólo como junco”. Eso, querido lector, no es ser original, eso es puro esnobismo y culinariamente no te hará feliz. Pero a lo mejor es más importante el estátus que una buena comida, vaya a saber uno las prioridades de una oveja.

3.-Ovejas Excéntricas: Otras ovejas tampoco están muy felices siendo simplemente ovejas del montón, así que aunque el pasto no les desagrada tanto, son capaces de comer espinas de cáctus en llamas mientras pasean en un monociclo vestidas con calzones púrpura. Esto no es original. Es extravagante pero no original. Para esas ovejas lo importante no es lo que comen, sino saberse únicas, inconfundibles, ajenas a la gran masa de ovejas monótonas. Creo que Florcita Motuda es una oveja de este tipo.

4.- Ovejas Originales: Yo creo que, contrariamente a los casos ilustrados, la originalidad no busca conseguir estátus ni es una manera de gritarle al mundo que somos distintos. Es algo mucho más sencillo. ¿Me cansó el pasto? Voy a probar comer trébol. Y si no me gusta, a lo mejor le doy una oportunidad a alguna otra planta que crezca en el potrero, o por último vuelvo al pasto, qué diablos. Honestidad pura. No hay nada más zen que una oveja original.

Opera, el browser para las ovejas originales

Después de tanto intro alabando las virtudes de la originalidad, decir que Opera es un browser alternativo cuyos méritos van mucho más allá que simplemente “no ser explorer” suena casi a publicidad subliminal, pero es la pura verdad.

El Opera apareció hace como 10 años cuando las opciones eran Netscape y Explorer, y desde entonces viene cultivando un sano bajo perfil alimentado por un grupo de seguidores fieles en permanente crecimiento. Es un browser liviano, rápido, de uso intuitivo buen aspecto y lleno de características que enriquecen su uso.

Aunque ahora el Tabbed Browsing es algo común, no lo era cuando llegué a Opera, en la época de la versión 6.2, y en ese tiempo me resultó una total novedad, tanto así que actualmente no concibo navegar sin tener miles de pestañas abiertas en el fondo Además, fueron pioneros en una característica que sólo he visto en el juego “Black & White” que son los Mouse Gestures. Nunca los ocupé demasiado, pero seguro son una propuesta simpática. Finalmente, en Opera las posibilidades de customización son casi infinitas y con un poco de práctica podías dejarlo configurado al milímetro para tus necesidades.

Durante mucho tiempo me mantuve fiel a Opera hasta que la llegada de Opera 8 me descolocó un poco y no lo encontré tan cómodo… y como parte de la originalidad es también desligarse de cualquier atadura con elecciones previas, decidí terminar mi noviazgo con Opera y terminé usando Firefox. Soy un flojo.

Digamos que el año 2005 estuvo lleno de sensaciones fuertes para Opera, si es que un browser puede en realidad experimentar algo comparable a una sensación fuerte, pero por citar algunos ejemplos:

  • La versión 8 fué considerada por PC World dentro del Top 100 del 2005.
  • Celebraron 10 años de vida.
  • Con motivo de la celebración permitieron que durante ese día el registro del browser fuera gratuito (la versión gratuita, el resto del año, muestra un banner no muy grande).
  • Lanzaron la versión 8.5
  • Durante el lanzamiento de la versión 8, uno de los fundadores de Opera, Jon S. von Tetzchner dijo que si el programa era descargado al menos un millón de veces durante los cuatro días siguientes, él se iría nadando desde las oficinas centrales (en Noruega) hasta Estados Unidos, haciendo sólo una escala en la casa de su madre en Islandia para tomar chocolante caliente. No sabemos si cumplió la promesa o de plano se ahogó (o se congeló).

    Pero como el que pestañea pierde (y en Opera fueron pioneros en ponerle pestañas al navegador) se acabó el 2005 y hay que enfrentar el 2006 con nuevos bríos y nuevas versiones. Es la hora de Opera 9.

    Qué trae de novedoso?

    Aunque a nadie le gustan demasiado los widgets, Opera 9 incorpora soporte total para estos programitas… errr, aplicaciones… errr, juguetitos… bueno nadie sabe a ciencia cierta cómo clasificar los widgets ni si acaso tienen alguna utilidad real, pero nos conformaremos con decirles que es un aporte-maldición que MacOSX introdujo en la escena geek y desde ya hay gente que no puede vivir sin ellos, tal como hay otros que no saben cómo quitárselos de encima.

    Estos programitas presentan al usuario un variable grado de interacción y pueden ir desde un simple reloj desplegado en el escritorio hasta un indicador de los pronósticos meteorológicos y los resultados del futbol. Incluso hay un widget de imageshack que se integra con MacOSX y permite subir imágenes simplemente arrastrándolas.

    Pues bien, para bien o para mal Opera 9 soportará widgets así que ahora podremos experimentar en Windows una plaga que era exclusiva de Mac. Adicionalmente, esta versión trae 10 widgets que Opera desarrolló para la ocasión.

    Por otro lado, en esta versión 9 el browser integra el protocolo de Bittorrent, por lo que ahora ya no sería necesario disponer de un programa independiente para manejar estas transferencias. Vaya uno a saber si el cliente integrado permite configurar por ejemplo los puertos de transferencia, pero en definitiva ahora las descargas vía torrent se manejan en el administrador de descargas tal como si fuera una descarga web o ftp.

    Finalmente, cumplimos con recordarte que este es un preview y no está libre de bugs. Si tu curiosidad puede más que tu temor, dale una probadita al Opera 9 Preview 2.

    Fuente: ZDNet