MS-Antispyware no discrimina

por

Tal como Harry el Sucio disparaba primero y preguntaba después, la herramienta Antispyware de Microsoft le pega a todo lo que se mueva: es mejor no correr riesgos.

El problema surge cuando entre los daminificados hay productos comerciales y potenciales competidores.

La del picao

Antes de pronunciarse sobre las técnicas de supervivencia de una especie hay que preguntarse: cuál es el talento que esta especie trae incorporado por defecto?

Somos una raza de recolectores que eventualmente aprendió a cazar y cultivar la tierra. Mientras más fruta y caza consigamos, más posibilidad de supervivencia tiene nuestro clan.

Últimamente también hemos aprendido a acelerar partículas, inventar máquinas pensantes, modificar genéticamente la fruta, los embriones y Sarita Vásquez, hemos aprendido a crear complejas estructuras sociopolíticas y también hemos aprendido a destruirlas. En el fondo, muy en el fondo, nunca dejaremos de ser una raza de recolectores de fruta. Por poner un ejemplo, las parras que planté hace dos años están dando sus primeras uvas y mis vecinos han vuelto a ser recolectores de fruta: más claro dónde?

En fin, bajo ese enfoque no puedo culpar a mis perros cuando después de comer hasta quedar semiinconscientes siguen gruñéndole al resto cuando pasa cerca de su plato: su especie también aprendió a sobrevivir siendo un poco egoísta.

Entonces, cuando vemos malas prácticas en el prójimo tenemos tres opciones.

1.- Decir “malditos!” y rumiar en silencio.
2.- Decir: “bueno, es su técnica de supervivencia” y no hacerse mala sangre.
3.- Decir “malditos” y tomar un sable de acero japonés y lanzarse sobre los profanadores de la armonía gritando el nombre de la técnica utilizada o el de alguna técnica de animé. Cortar cabezas, brazos y piernas. Terminar en un manicomio para pacientes peligrosos. Recibir terapia durante 30 años, vivir con medicación de por vida en una habitación de 2×2 y paredes acolchadas. Salir bajo libertad condicional y, repito, mucha medicación como para que bajo la siguiente exposición de malas prácticas en nuestro prójimo, podamos reaccionar como indica el punto 2.-

Ok, la moraleja es esta: bajo la capa de urbanidad, todos sabemos que la consigna es “sálvese quien pueda”. Hasta el más virtuoso puede volverse inescrupuloso cuando su bienestar está en juego, así que… qué queda para el resto de la gente y el resto de las empresas?

El teorema de la fiesta de 15

Cuando mis compañeras empezaron a celebrar sus fiestas de 15 años con invitación y tenida formal, se fué volviendo cada vez más común que terminaran llenas de muchachos de cursos más altos. Considerando que mis compañeros eran una manga de espinilludos que se dedicaban a devorar los canapés y jugar a empujarse, no las culpo. Pero como la competencia seguía siendo desleal, cuando la mamá sobreprotectora de alguna compañera nos pedía que vigiláramos que no se colara nadie que no estuviera invitado, en general le indicábamos a todos los grandotes de tercero y cuarto medio, que eran expulsados por una manga de viejas escandalizadas. La venganza de los mansos.

Lo que está haciendo Microsoft no es igual pero ya se empieza a parecer. Como ustedes sabrán, el gigante de Redmond tiene casi lista su herramienta Anti Spyware, un eficiente software que elimina, combate y bloquea todo el abundante y variado código malicioso de programas y cookies que en esta época siempre encuentra la manera de entrar a nuestros PC.

Ahora, que Microsoft se haya metido en un negocio que durante años fué atendido por empresas más pequeñas, muchas veces con software gratuito como AdAware y Spybot Search&Destroy, es puramente anecdótico. Si un día Microsoft ve que el negocio de vender sánguches de arrollado en la puerta de los colegios es lucrativo y decide entrar, será muy triste para don Orlando, el viejo que se pone en un carrito insalubre a la hora de salida pero hey, la competencia es así.

El problema es que el Antispyware es, en buenas cuentas, el que decide qué software se queda y qué software se elimina (o inutiliza) y progresivamente esta es una posición de infinito poder. Pensémolo de este modo: para el resto de los productores de software, es la tierra un planeta seguro para competir si Microsoft le dirá a los usuarios qué software es seguro usar, y qué software hay que eliminar?

Puede que me esté volviendo paranoico o alarmista, pero en mi oficina el té es malísimo y no tolero el café descafeinado así que éste es mi estado natural y, por si fuera poco, la evidencia me respalda.

Norton (Anti?) Virus

Resulta que al actualizar Microsoft Antispyware a los archivos de definiciones 5805 y 5807, el programa empieza a detectar el Norton Antivirus como un virus, supuestamente confundiéndolo con el grabador de Passwords PWS-Bancos un troyano que allá por el 2003 llegaba vía mail y pedía actualizar el password de tu cuenta bancaria.

Por lo general, el usuario que ve el aviso de virus pide que sea borrado y al instante siguiente lo que tenemos es un Norton Antivirus mutilado que ya no sirve para atajar nada, pero es más: esta copia mutiliada es incapaz de desinstalarse o reinstalarse ni menos repararse: la única solución es meterse a editar el registro para quitar Norton a mano y proceder resintalarlo.

El problema es grave no sólo por el atropello a una firma de hardware, sino porque esta herramienta de anti spyware puede instalarse mediante un deployment a toda una red corporativa. De esta manera, empresas enteras pueden ver su antivirus inutilizado en pocos minutos. Aunque Microsoft ha liberado un patch para impedir la detección de Norton, por lo que entiendo el parchado debe ser realizado PC a PC, mientras que el daño se esparce en forma simultánea.

Por lo pronto, Norton no ha reaccionado y para qué hablar de Microsoft: recordemos que el antispyware es apenas un beta, y como todo beta puede tener una que otra falla.

Por lo pronto, la comunidad internacional está rezando para que la versión definitiva no detecte su software como virus, pero ya se rumorea que será una herramienta infalible para eliminar esos troyanos conocidos como Firefox, Google y Openoffice, entre otros.

Fuente: Security Fix