No me hubieras dejado esa noche…

No me hubieras dejado esa noche…

por

Aunque la dupla Apple – Intel llena todos los espacios de farándula geek, una mirada algo más entendida revela que nada cambiará sustancialmente producto de ella.

Y partiendo de esa base, cabe preguntarse si acaso IBM está o no dolido por haber perdido su posición como proveedor de la manzanita.

El parche antes de la herida

Como nunca faltan los despiertos que dicen: “esto ya lo ví” empiezo contándoles que este artículo se basa en la noticia breve publicada aquí.

Dicho esto, me largo con la verborrea.

Al cabo que ni quería

Hay un ámbito en la vida que no sé si llamar despecho, resiliencia o simple pica, pero que consiste en reaccionar ante la adversidad poniéndose más firme, más bravo, más impertérrito.

Dicen los siquiatras que la primera etapa del estrés post traumático es la negación. Desde ese punto de vista sería natural pensar que esta reacción: “No me duele, no me duele” es nada más que un mecanismo inconsciente de defensa. A veces no me lo creo tanto, porque hay que reconocer que después de algunos golpes las personas así combativas efectivamente se fortalecen, se templan.

Entonces, cuando uno es pateado por la polola, novia, amante o esposa. Cuando uno es despedido del trabajo, cuando uno es traicionado por un amigo o cuandoquiera que la vida nos dé la espalda… la reacción de decir: “No importa, saldré fortalecido, no dejaré que me duela”. Es simple despecho y negación, o es que somos de esa clase de personas que efectivamente se fortalece? ¿Cómo saber si estamos simplemente cayendo en un shock post traumático o si nos estamos convirtiendo, como Gokú, en super guerreros? Estamos diciendo, como el Chavo del 8 “Al cabo que ni quería” o como Nietzsche “lo que no me mata me hace más fuerte”?

No tengo las respuestas para la vida diaria porque el diploma de Columnista Tech era mucho más barato que el de Gurú y Orientador de Vida y además duraba un semestre menos. Pero sí puedo decirles que en el caso de IBM, ser pateado en el largo noviazgo con Apple debe haber sido un dolor más al orgullo que al bolsillo, y definitivamente tienen por donde seguir llenándolos.

Pague con sencillo

Mientras la gente aullaba en el keynote de Steve Jobs, a lo mejor no escuchó las cifras que reportaban. Un millón de computadores al año es una buena cantidad para un productor elitista como Apple que por lo general nunca ha sido masivo. Pero lo que es bueno para Apple no alcanza para mover el negocio de IBM, un gigante que tiene muchos otros negocios harto más lucrativos y movidos.

Uno de esos negocios es el mercado de los servidores, en donde la competencia es brava pero se mueve muchísima plata. Y otro, el mercado que IBM mejor maneja, la fabricación de chips, en donde se peina con tecnologías como Silicon on Insulator.

En otras palabras, haber perdido el contrato con Apple sin duda debe haber sido un desaire, pero no necesariamente un golpe al bolsillo. Para vender un millón de computadores al año IBM tenía que destinar líneas productivas específicas en las cuales no tenía la ventaja de las economías de escala que logran otros productores. Sin ir más lejos, AMD tiene una capacidad productiva de casi 100 millones de CPU al año, en su Fab36 de Dresden. Ahí sí que hablamos de volumen, no?

En resumen, IBM perdió un cliente que no era malo y le daba vitrina, pero que no le reportaba grandes ganancias y le obligaba a dividirse en un frente adicional.

En cambio en Japón…

IBM, en conjunto con Sony y Toshiba llevan años en una productiva alianza que ha fructificado en la creación del procesador Cell, un bicho cuya potencia no es directamente comparable a un procesador X86 pero que eventualmente podría llegar a competir en un mercado colindante.

El Cell, lejos de ser uno de esos bichos experimentales que nunca ven la luz, nació con un mercado fijo, el PS3, la superconsola que Sony lanzará a la cancha para continuar con su exitoso PS2 y competir con la Xbox 360. Y aunque tanto la consola de Microsoft como la Nintendo Revolution también tienen a IBM metido en medio, los expertos predicen que la ganadora en este duelo será la PS3, que no sólo augura un exitazo de ventas sino que además ya cuenta con herramientas para desarrolladores linux, provistas por IBM.

En pocas palabras, la alianza de IBM con Sony y Toshiba, que no es un papel de simple proveedor de chips sino de parte integrante del equipo de R&D, le reporta al gigante azul más influencia, más mercado, más plata y mejores condiciones que cualquier trato que haya tenido con Apple. En ese sentido, liberar parte de su capacidad para redestinarla a proyectos más productivos puede haberle incluso convenido.

Lo que se viene

Bueno, ilustrándoles un poco el panorama, actualmente AMD fabrica chips en 90nm, y eventualmente piensan cambiarse a 65nm pero no se muestran apurados al respecto.

Intel, por su parte, ya está produciendo a 65nm, y eventualmente a fines del 2007 se pasarían a los 45 nm.

El proceso productivo del procesador Cell ocupa lásers de 193 nm. ¿Tanto? Sí, suena como harto, pero lo cierto es que con las adecuadas técnicas de fabricación (como el uso de máscaras) puedes ocupar una brocha para pintar una miniatura.

Según dicen, este láser de 193nm es capaz de fabricar circuitos de hasta 50 nm, más allá de eso, ocurre un fenómeno llamado Efecto Óptico de Proximidad, que distorsiona todo. Por su culpa, en formas como bordes precisos o esquinas el laser dibuja cosas chuecas, corridas o de un grosor inadecuado.

Existen técnicas para “engañar” a la luz y hacerla llegar adonde realmente quieres que llegue. Es lo que se llama OPC (Optical Proximity Correction). Para esto se usan fotomáscaras especiales que vuelven a reorientar el haz luminoso. Abajo tienen dos ejemplos. En sombreado la figura que se quiere dibujar. Los contornos muestran la forma que hay que darle a la fotomáscara para que la luz llegue donde queríamos.

IBM anunció hoy que prolongará su aventura con Sony y Toshiba en otros cinco años, y que pretenden evolucionar la arquitectura del Cell para producir en 32 nm.

Esta noticia debe hacer temblar muchos pisos. Tanto AMD como Intel son por el momento incapaces de pensar en un tamaño de transistores tan pequeño. Pero es más, Intel puede estar tirándose con todo a abarcar el mercado de la electrónica de consumo con su Viiv, pero admitámoslo, la electrónica de consumo es un campo en donde Sony tiene mucho más experiencia, prestigio y una clientela fiel. IBM se arrimó a la sombra de un arbol frente al cual Intel es un simple arbusto.

Fuente: The Inquirer
Geek.com