Reglas son reglas

por

Yo pensaba que la libertad era como los cubos de hielo: nunca puedes tener demasiado, y mientras más tengas, mejor es la fiesta.

Pero a veces las circunstancias obligan a poner reglas y para muestra un botón: Wikipedia rigidiza las condiciones para escribir, y en el Reino Unido, puede que no permitan más MP3 players en el trabajo.

Para muestra un botón… de pánico

Está bien que no te dejen leer Chilehardware en el trabajo. Digo, es un sitio tecnológico y uno podría alegar, en defensa de la propia autonomía, que leer Chilehardware es educativo y que parte de los trucos que se aprenden sirven para, por ejemplo, arreglar el PC del gerente que tiene como 100 virus y otros tantos spyware (lo cual demuestra que es estúpido o bien se mete a peores sitios que tú).

Está bien, si seguimos con eso, que no te dejen chatear por MSN, porque de verdad que uno puede tener cientos de amigos y siempre es más gratificante chatear con un amigo fome que hacer un trabajo fome.

Está bien, por supuesto, que no te dejen pasar el día en sitios porno, primero porque el porno es un hobby que es más elegante cultivarlo en privado, pero también porque los oficinistas ya son calientes por naturaleza y si les avivan el apetito van a perseguir hasta a la máquina de fax. “Es que la bandeja del papel es tan sexy…”.

Por último, está bien si no te dejan ver películas, porque aunque sean puro cine arte, hay demasiadas películas y antes de que logres verlas todas la empresa habrá quebrado.

Pero si hay algo que no le hace daño a nadie, es escuchar un poco de música mientras se trabaja. Desde el cirujano que pone a vangelis mientras cauteriza una que otra arteria que aletea como pulpo, hasta el albañil que estuca la pared al ritmo de la cumbia villera, pienso yo que la música nos ayuda a inspirarnos.

Sin embargo, al menos en su fasceta de MP3 player, puede que ya no podamos usarla en la pega.

Represión!

Sucede que si buscas las listas de regalos sugeridos para esta navidad, el 99% de los sitios geeks del mundo tienen uno o más reproductores MP3 en el top 10. Pero qué digo geek, si en realidad también las páginas de los retailers de tecnología, las grandes tiendas y los e-tailers, tienen dentro de sus items sugeridos uno o más reproductores de MP3.

La gente, por su parte, no lo hace nada de mal en su papel de contraparte consumista: todo el mundo quiere tener alguna clase de reproductos. Desde el Ipod Video hasta el pendrive chino con mp3 que vale 30 lucas y se escucha como radio AM.

Resulta que la firma Pointsec Mobile Technologies, especialistas en seguridad corporativa y móvil, están cada vez más preocupados por el deambular de reproductores con capacidades de almacenamiento incrementales.

En un principio pensé que era un alaraqueo más de una firma de seguridad que para captar clientes inventa incendios donde no los hay. Y entonces busqué dónde estaban las oficinas de Pointsec. Bueno, a menos que esta gente tenga muchos P.O. Boxes, debo contarles que tienen oficinas en Estados Unidos, Inglaterra, Suecia, Francia, Alemania, Noruega, Australia, Japón y Finlandia. Eso último me mató: a menos que seas finlandés, tener oficina en Finlandia es lo más globalizado que puedes llegar a ser en esta vida.

La cosa es, dicen en Pointsec, que ellos le brindan asesoría a una montonera de empresas que básicamente tienen dos características:

1.- Tienen bases de datos con importante información estratégica que no debe filtrarse.
2. Tienen una red de ejecutivos, todos equipados con su correspondiente notebook, que acarrean parte de esta información clasificada en el portátil. Esta información tampoco debe filtrarse.

Compañías como Pointsec no sólo asesoran a las corporaciones en la implementación de un sistema de seguridad, sino que a veces también administran el flujo de la información. Por poner un ejemplo, los cargos de confianza en bancos como el Citibank tienen que llamar a New York cada vez que quieren loguearse en su notebook: la clave cambia cada hora, y una empresa de seguridad va monitoreando cada vez que alguien usa el PC, cuántas veces llama a la central para pedir la nueva clave, y también qué clase de información lleva cada uno. Knowledge is power.

Aunque puedes ponerle a los ejecutivos un PC sin grabador de CD y sin disquetera, quitarle los puertos USB ya se vuelve más difícil. Si pensamos que todos los reproductores de MP3 pueden ser usados como almacén para otra clase de archivos -a modo de pendrive- entonces la amenaza es clara: qué pasa cuando los ejecutivos, junto con mover sus MP3 de la casa a la oficina y viceversa, aprovechan de llevarse el reporte del presupuesto 2006 pa adelantar pega el fin de semana? ¿Cómo podría una empresa como Pointsec garantizar que ese informe no termine en los lugares más peregrinos del planeta, empezando por la competencia?

Ya el año 2004 ocurrió que el Ministerio de Defensa de Estados Unidos prohibió el uso de Ipods en sus dependencias. La razón? Ser realmente plug and play. En esa ocasión The Register sugirió una serie de medidas de contingencia:

  • Prohibir a todo el personal el uso de cualquier clase de reproductor MP3, pendrive, memory stick, disquette, CD, lápiz y papel, o cualquier clase de dispositivo de señales incluyendo clave morse y banderas.
  • Restringir el acceso de los empleados a los PC. Lo ideal sería remover todo el departamento de informática.
  • Pasar todas las copias duras de todo informe por trituradoras de papel y luego quemar los restos.
  • Restringir el acceso a la información clasificada a un puñado de ejecutivos, luego despedirlos y subcontratar a cambio a un grupo de profesionales bengalíes que cobren la mitad. Con el ahorro comprar más trituradoras de papel y pagar para que tus servidores sean arrojados al mar.
  • Ante todo, mantener la calma. Según los estudios, este año un 11% de la información no será robada ni subastada a la competencia.

    Tu voi vivere a la moda/ ma se bevi/ Wiki and soda

    Como muchos sabrán, Wikipedia es una meta-enciclopedia que cubre virtualmente todos los temas, y que se alimenta de las contribuciones voluntarias de entendidos en tal o cual materia que escriben desde breves reseñas de un tema hasta completos estudios que no tienen nada que envidiarle a una como memoria de título. Y los temas? Igual de amplios: desde una monografía sobre los personajes de Naruto hasta un estudio sobre las propiedades del Fullereno, la formación de carbono más estable detrás del diamante y el grafito.

    La libertad de agregar artículos y posteriormente editarlos tiene también algunas desventajas. Básicamente, una persona que cree que sabe pero no sabe que no sabe (según el proberbio, es la peor clase de necio) puede mandarse un artículo muy completo que termine por dejar a todo lector no entendido con una idea errónea.

    De la misma manera, temas que despiertan alguna clase de pasión o fanatismo difícilmente podrían ser correctamente abordados por alguien a quien el tema en conflicto no le es indiferente. Por poner un ejemplo, hace pocos días revisaba el listado de las capitales del mundo, texto que incluye posesiones de ultramar que no son países autónomos, como sería por ejemplo Groenlandia.

    Cuando llegué a las Islas Malvinas, me encontré con que el nombre de la capital no era Port Stanley sino Puerto Argentino, el nombre que en 1982 el gobierno argentino le puso durante la ocupación de las tropas del vecino país. Y es más, las Malvinas aparecían como posesión argentina. Y aunque
    el reclamo sobre la reivindicación del territorio pueda ser absolutamente válido, lo cierto es que en este momento las Malvinas, o Falkland, no son argentinas, sino un territorio británico de ultramar como lo son Belice, Bermuda o las Islas Vírgenes. Si un incauto confía en ese texto, podría intentar entrar a las Malvinas con pasaporte argentino y pasar un muy mal rato.

    Pero lo que pasó esta vez fué que alguien escribió un artículo sobre el asesinato de Kennedy, en donde se implicaba a un periodista en el manejo de la información posterior al atentado. El afectado reaccionó con indignación y se tiró encima de Wikipedia por esta difamación, amenazando con demandas, querellas, recursos de protección, habeas corpus y pluribus claudem.

    Como resultado del Impasse, ahora en Wikipedia sólo los miembros registrados pueden crear artículos. Con esto se apunta a disminuir la cantidad de información absurda, tendenciosa o abiertamente burlesca que se encuentra en Wikipedia… al menos ahora te pueden llamar la atención cuando escribes una barbaridad, aunque de poco sirve esto si puedes registrarte con un mail brujo (el mismo que usas para registrarte en Atinachile y votar por CHW).

    Es más, aunque ahora no cualquiera puede iniciar un artículo, todavía cualquier usuario no registrado puede editar contenidos… plaf! Es cosa de que alguien escriba algo responsablemente y luego un irresponsable lo eche a perder por la razón que sea.

    Eventualmente, y eso me queda claro, Wiki dejará de ser editable por lectores casuales, y el fin de la libertad lo habrán cavado los mismos indeseables de siempre, que hacen mal uso de cualquier ventana que tengan para volver a la barbarie.

    En conclusión, aunque una fracción de la humanidad está preparada para mandarse sola, y en honor a ello va creando espacios no regulados en donde se confía en el respeto y la automoderación, nunca faltan los indeseables que, sea por resentimiento o animados por una pseudocontestatariedad, se aprovechan de aquellas libertades para “atentar contra el sistema”. En realidad lo único que logran en atentar contra las libertades, y vamos poniendo reglas de nuevo, para que los animalitos no se salgan del corral.

    Fuentes:
    The Register
    Hexus