AMD en la cresta de la ola

por

A diferencia de vuestro Press VP que pasó una semana en la cresta de la loma, lo cual no es bueno, AMD está en la cresta de la ola, lo cual es bastante positivo.

Déjenme contarles de su liderazgo sobre Intel en el mes recién pasado.

Calindy ya no sabía a miel

A veces pienso que mi sex-appeal funciona igual que el de la Chilindrina: con efecto retardado. Les aclaro, de pasada que no uso lentes ni vestido verde, así que mis similitudes con ella se limitan a lo mencionado antes.

Digo esto del efecto retardado porque pensándolo bien, creo que durante mi vida he tenido la (buena?) suerte de tener algo con casi todas las mujeres que alguna vez me gustaron. Ese algo varía de encuentros casuales que no se repitieron, a romances que duraron más tiempo. En conclusión, en mayor o menor medida, creo que nunca me quedé con las ganas.

Junto con las que me gustaron también tuve otros encuentros con algunas que no me gustaban, pero hey, la carne es débil.

Lo del efecto retardado es porque en una buena proporción, esos encuentros no fueron en el momento en que más desesperado estaba, sino que ocurrieron años después. Creo que la reflexión era “no quedarme con las ganas” aunque fuera en honor a los viejos tiempos.

Cuando pienso eso me acuerdo de una novela de Arthur Clarke, “Regreso a Titán” en donde cuentan la historia de un muchachito que es un clon. Era de una familia de Titán, satélite de Saturno, que en cada generación clonaba al jefe de familia y lo criaban junto con los hijos de éste, como un hijo más, salvo que el clon tenía preponderancia sobre el primogénito y a la larga se ocupaba de los negocios de la familia: creo que era para garantizar que un hijito de papá no dilapidara todo.

Bueno, haciendo la historia corta, el clon estaba enamorado de la mina que se comía su “hermano” mayor, que de paso le sacaba pica. Ella se llamaba Calindy y en un encuentro casual que tuvieron, más que nada por juego de ella -o por crueldad, las mujeres son raras- él quedó más agarrado aún, y siempre recordaba la noción de que Calindy sabía a miel.

Años después, siendo ya un adulto, el clon viajaba a la Tierra en donde volvían a encontrarse, pero ahora los papeles se habían invertido y era ella la que babeaba por él. Y pese a que ya no sentía lo mismo por ella, y hasta estaba sentido por que ella mal que mal había jugado con él, tenían un revolcón. Al salir de la habitación, el clon pensaba que Calindy ya no sabía a miel.

Creo que eso me pasó con muchas de esas conquistas con efecto retardado. Ya no sabían a miel.

Bueno, yo sé que el intro no tiene relación con la noticia, pero considerando que llevan años de segundones, Hector Ruiz debiera estar saltando en una pata al ver que por segundo mes consecutivo AMD vende más procesadores que Intel. Eso, o bien se acostumbraron a no intentar competir en número, y de tanto sostener esa postura ya ni les importa vender unos cuantos procesadores más. Y en ese caso, Hector debe estar pensando: “Calindy ya no sabía a miel”.

Show me the money!

En el mes recién pasado, AMD le ganó a Intel en el mercado combinado de procesadores Desktop y Laptop, por un 49.5% contra un 48.5%.

En los PC de escritorio, el dominio de AMD pasó de un 52% en Septiembre a casi un 68% en Octubre. Media paliza no? En tanto en portátiles, Intel sigue ganando, con un 60% contra un 30% de AMD. Si pasaste “Resta I” en el colegio, habrás notado que falta un 10%, lo cual demuestra que los Powerbook de Apple efectivamente se venden. Increíble, pensé que sólo los ocupaba Reese Whitherspoon en Legalmente Rubia.

Te contaré además que entre los PC de escritorio, el más vendido, lejos, fué el Athlon 64 con un 32%, seguido del Celeron D, el Pentium 4 y el Sempron, con un 20.5, 17.8 y 17.4% respectivamente.

Según los analistas, el fenómeno se debe a una variedad de causas simultáneas en donde se cuentan la mayor potencia del Athlon 64, su menor precio, y la buena segmentación de nichos de AMD, contra la de Intel, que no tiene una alternativa real para el segmento bajo (pensemos en el Sempron más humilde) ni lidera en el segmento alto. A esto hay que sumar la progresiva e incremental alianza de AMD con distribuidores como Gateway y HP, cuyos E-machines, Presarios y Pavillions le dan un canal valiosísimo.

Por el contrario del mediocre éxito del P4, el éxito de la plataforma Centrino sigue firme y por esto Intel sigue roncando en el mercado portátil, aunque hay que concederle a AMD que igual ha subido su participación en el mercado de los laptops, desde un 20 a más de un 30%. Nada de mal.

Más ventas pero menos plata

Mi profesor de Microeconomía, aparte de ser un sádico y hacernos papilla en las pruebas, decía que siempre convenía vender poco y caro, que mucho y barato. Yo digo que es mejor vender mucho y caro, pero hey, nadie me escucha.

La cosa es que Intel está de acuerdo con el viejo negrero ese, porque pese a vender menos procesadores que AMD, sus ganancias equivalen al 57.6% de la plata que se mueve en estos mercados, mientras que AMD vendió sólo el 40.1% de los billetes a repartir. La razón de esta aparente contradicción es el precio: Intel vende un P4EE y salva el mes.

Validez de la muestra

Les contaré que todos los cálculos arriba mencionados equivalen al movimiento del mercado Retail. En otras palabras, no se están haciendo los cálculos en base a cuánto vende AMD, sino a cuánto AMD se vende en los locales de venta de PC, lo cual no incluye por ejemplo las ventas que HP haga directamente a particulares o empresas, pero claro, tampoco incluye las ventas de Dell, así que la omisión de una facción compensa a la otra.

Amenadiel, fondos mutuos

Les contaré que en el Concurso de la Bolsa de Comercio voy último, con un -14% de rentabilidad. Tengo un ojito para las acciones…

Mi único consuelo es que no lo hago tan mal como CAP, cuya acción ha bajado un 20% desde que la compré.

En fin, les cuento esto para que vean que reportear noticias económicas no ayuda a aprender economía. Algo que aplicado al deporte explica porqué las tres cuartas partes de los comentaristas no saben nada de Futbol.

Fuentes:
X-bit Labs
E-week