Ahora sí que sí.

Ahora sí que sí.

por

Creo que alguna vez les conté sobre lo prometedora que es la firma XGI: hace como 4 años que viene prometiendo una tarjeta decente

Aunque dudo que vaya a ser un exitazo, la Volari 8300 ya es una realidad, y en la siguiente noticia te contaré sobre ella.

Pasteles autóctonos

Creo que los berlines son uno de los pasteles más tóxicos del planeta. No es que no me gusten, sino que objetivamente están llenos de aceite y crema y azúcar.

Cuenta la leyenda de mi familia que una tía adquirió la costumbre de comerse un berlín durante el recreo en el colegio. A los pocos meses tenía forma de berlín y dicen que hasta estaba rellena con crema. No se lo he preguntado a ella, claro, pero como en mi familia todo es exagerado, puede que hayan exagerado la historia como puede que efectivamente mi tía haya exagerado con los berlines. Incertidumbre total.

Pero hoy me acordé de los berlines porque se cumplen 16 años desde que los alemanes echaron abajo el muro. Hay que ser muy bestia para destruir una maravilla que puede verse desde la Luna, no creen?

A veces me pregunto porqué los berlines se llaman berlines. Pero es una pregunta sin sentido y si a veces pienso que Erick Honeker repartía berlines entre la gente para hacerla engordar y que no pudiera saltar el muro… al rato se me olvida y la vida sigue adelante.

En todo caso, qué bueno que los berlineses dejaron de tener trabas para circular por su ciudad. Mis felicitaciones para ellos.

Volari, o o. Cantari, uó uó

Empezaré diciendo que dudo mucho que XGI le pegue el palo al gato con esta tarjetita. Está apuntada a un segmento muy barateli y en general más que palos al gato ese segmento permite cuando mucho pegarle un chirlito al hamster. Pobre hamster.

En fin. Esta es una tarjeta que por allá por Mayo fué anunciada sin dar demasiados detalles, pero recién ahora la vemos “de carne y hueso” aunque claro, en una versión prototipo hasta que algún fabricante quiera adquirir la licencia para fabricar su versión.


(nel blu dipinto di blu)

Que no se note riqueza

La tarjeta, cuyo corazón es el core XG47, está apuntada, como les dije antes, a un segmento económico y de bajos requierimientos gráficos. Digamos, los que arman un PC que no pretenden jugar F.E.A.R. con máximos detalles sino sólo tener algo mínimamente mejor que el video integrado.

Cuando digo mínimamente mejor no estoy siendo vago: por sus características es apenas mejor.

La tarjeta, fabricada en 0.13 nm, que soporta DirectX 9.0 y Shader Model 2.0, usa una tecnología llamada eXtreme Caché, que viene siendo lo mismo que Hypermemory para ATI o Turbo Caché para Nvidia: aprovechar el ancho de banda superior del bus PCIe para que la VGA pueda usar memoria del sistema como complemento a la suya propia.

La Volari 8300 tiene memorias de 64 bits, aunque el márketing dice que el ancho de banda efectivo es de 128 bits. Creo que se refieren a que como lee de las memorias del sistema, hay que sumar bits con bits. No sé, no me lo compro. En cuanto a los pipelines, la 8300 trae sólo dos, pero supuestamente son dobles y en operaciones de profundidad pueden hacer ocho por ciclo… osea objetivamente tiene dos pipelines pero se promocionan como ocho.

El GPU y las memorias corren a 300 Mhz. Estas últimas son DDR1 de 2.8ns.

En los gráficos siguientes, OCWorkbench compara la 8300 con una Radeon X300SE, la más humilde de las Radeones PCI Express. (En amarillo la Volari, en verde la Radeon).

Como verán, aunque está más o menos al nivel de la X300, en ciertas configuraciones pierde feo.

Pero el video…

Si bien gráficamente la Volari 8300 no es ninguna maravilla, también es cierto que el objetivo de los fabricantes no era una tarjeta para juegos, sino una solución básica que además pusiera énfasis en la parte multimedia.

La tarjeta soporta un invento de XGI llamado TrueVideo Engine, el cual está enfocado a una reproducción superior de video. La tarjeta puede desplegar HDTV hasta 1280x720p, es capaz de hacer de-interlacing y pulldown 3:2 inverso para desplegar el video en sus dimensiones originales, en tiempo real.

Vean en las imágenes siguientes la comparación entre la calidad de video con una X300 y con una Volari 8300.


(X300)


(Volari 8300)

Evidentemente, en lo referente a video XGI no está blufeando.

En conclusión, queridos amigos, puede que esta tarjeta no sea la solución gamer-humilde que muchos esperamos permanentemente, pero si llega a un precio realmente bajo (digamos, no más de 35 lucas) entonces estaríamos hablando de una alternativa real en el segmento entry level, con la ventaja adicional de ofrecer una reproducción de video superior al resto de los fabricantes. Si es capaz de superar ampliamente a ATI, que siempre ha tenido fama de buena calidad de imágen, y que adjunta el chip Rage Teather a sus tarjetas, entonces tiene argumentos para conquistar por ejemplo a los que quieran un HTPC decente y baratito.

Fuentes:
Digit-Life
OCWorkbench